La Casa Blanca publica los primeros planes de la Administración Trump

WASHINGTON, EE.UU.

(Spútnik Mundo) Derrotar a los grupos terroristas, especialmente a Daesh, la independencia energética de la OPEP y detener la inmigración ilegal serán las prioridades del nuevo Gobierno de EEUU, según la Casa Blanca.

PRIMER PLAN DE POLÍTICA EXTERIOR.  Derrotar a los grupos terroristas, especialmente a Daesh, será la principal prioridad del nuevo Gobierno de EEUU, según el Primer Plan de Política Exterior publicado por la Casa Blanca.

“Para derrotar y destruir a estos grupos, vamos a promover agresivas operaciones militares conjuntas cuando sea necesario”, añade el plan.

Según la Casa Blanca, la nueva Administración “adoptará” la diplomacia como mecanismo para conseguir una política exterior “basada en los intereses de EEUU”.

“El mundo debe saber que no vamos a ir al exterior en busca de enemigos, que siempre nos pone felices cuando viejos enemigos se vuelven amigos, y cuando los viejos amigos se vuelven aliados”, dice el texto.

PRIMER PLAN ENERGÉTICO DE AMÉRICA.  “Además de ser bueno para nuestra economía, impulsar la producción de energía doméstica es de interés para la seguridad nacional de Estados Unidos”, dice el Primer Plan Energético de América.

El texto agrega que EEUU maximizará el uso de sus recursos energéticos domésticos para poner fin a la dependencia del país del petróleo extranjero.

Además, el plan supone el uso de recursos energéticos no utilizados para llevar a cabo una revolución de petróleo y gas de esquisto.

“Una política de energía sana comienza con el reconocimiento de que tenemos enormes reservas de energía doméstica sin explotar aquí en Estados Unidos; la administración de Trump adoptará la revolución de petróleo y gas esquisto para traer empleos y prosperidad a millones de estadounidenses”, señala el documento.

POLÍTICA DE FORTALECIMIENTO DE LA LEY.  “El presidente Trump está comprometido a construir un muro en la frontera para detener la migración ilegal, para detener a las pandillas y la violencia, y evitar que lleguen las drogas a nuestras comunidades”, dice el texto.

La construcción de un muro en la frontera entre México y EEUU para impedir el ingreso de indocumentados mexicanos a territorio estadounidense ha sido una de las principales promesas de campaña de Trump, y una de las más polémicas.

Trump incluso anunció su intención de que el muro sea financiado por el propio Gobierno mexicano.

“Apoyar el fortalecimiento de la ley supone también deportar a los inmigrantes ilegales que tengan antecedentes penales por delitos violentos y que se han quedado en el país”, informó el nuevo Gobierno.

En noviembre Trump dijo en una entrevista a la cadena estadounidense CBS que cuando comenzara su mandato procedería a la deportación inmediata de dos a tres millones de inmigrantes que han cometido crímenes.

Esa cifra entre dos y tres millones a la que se refirió entonces Trump proviene de un reporte del 2013 del departamento de Seguridad Nacional que abarca el historial de todas personas que viven en Estados Unidos que no son ciudadanos y que han cometido delitos, lo cual incluye a inmigrantes con la tarjeta verde, a los que tienen visas y a los indocumentados.

Este 20 de enero, durante la ceremonia de investidura de Trump como presidente, manifestantes de grupos latinos, musulmanes y afroestadounidenses, entre otros, protestaron en los accesos cercanos a la Casa Blanca en Washington contra la llegada del magnate.

Trump asumió este 20 de enero como el presidente número 45 de EEUU.

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!