Encuentran restos de dos “grandes diluvios” en América del Sur

CIUDAD DE PANAMÁ, PANAMÁ

(Spútnik Mundo) El descubrimiento de los restos de tiburón en la Amazonia ayudó a los científicos a demostrar que América del Sur ha experimentado dos grandes inundaciones en los últimos 23 millones de años, informa Lizzie Wade, autora del artículo publicado en la revista Science Advances.

Según los científicos, los rastros de polen en estos sedimentos indican claramente la existencia de dos períodos de tiempo en el que el agua del mar del Caribe inundó la parte noroccidental de la Amazonia.

Los geólogos han debatido durante mucho tiempo sobre la naturaleza de las rocas en esta área.

“Resulta difícil imaginar el proceso que cubrió un bosque tan extenso con aguas del océano”, señala Carlos Jaramillo del Instituto de Investigaciones Tropicales del Smithsonian en Panamá, quien encabezó el grupo de investigadores.

Según Jaramillo, los geólogos han encontrado a menudo en la Amazonia y otras regiones del norte de América del Sur unas rocas “extrañas”, que por lo general se forman en el fondo del mar.

Este tipo de hallazgos han obligado a algunos científicos a afirmar que en un pasado relativamente reciente estas regiones podían haber representado el fondo de las bahías y mares poco profundos, así como lagos de agua dulce, que desaparecieron como resultado de algunos procesos geológicos y climáticos.

Al estudiar las rocas formadas entre hace 12 y 18 millones de años en las llanuras y tierras bajas en el oeste de Venezuela y el este Colombia, Jaramillo y sus colegas demostraron que las regiones de la Amazonia y del norte de América del Sur se inundaron dos veces en los últimos 23 millones de años.

Los investigadores encontraron unos fósiles extremadamente raros para la tierra, como dientes de tiburón, fragmentos de conchas de camarones y polen de las plantas que habitan cerca de las costas de mares, o directamente en el agua. Al comparar la estructura de la roca en diferentes capas de sedimentos, el equipo de Jaramillo llegó a la conclusión de que la superficie de las futuras Venezuela, Brasil y Colombia, no fue cubierta por lagos de agua dulce, sino por el océano.

Según los geólogos, la “gran inundación” se produjo en América del Sur hace unos 18 millones de años, cuando las aguas del Caribe de manera prácticamente instantánea cubrieron la tierra, avanzaron 2.200 kilómetros al sur e inundaron toda la Amazonia occidental y otros terrenos de baja altitud. Esta inundación duró relativamente poco en términos geológicos: casi todas las regiones inundadas volvieron a ser tierra unos 900.000 años después del cataclismo.

La segunda inundación más grande cubrió el norte de América del Sur hace unos 14 millones de años, y aquella vez las aguas del océano retrocedieron solo 3,7 millones de años después, pero las regiones de Amazonia y el centro del continente estuvieron inundados menos tiempo, solo unos 400.000 años. Durante este periodo, en el territorio de todas las áreas inundadas se formó una completa fauna marina, cuyos restos descubrieron los científicos durante las excavaciones.

Según Jaramillo, las razones de ambas inundaciones estaban en el otro lado del continente y se asociaron con la formación de las montañas de los Andes en la parte norte de América del Sur. La cordillera de los Andes se formó como resultado de la colisión de las placas oceánicas y continentales hace unos 20 millones de años. Este fenómeno no solo provocó la formación de las montañas, sino también disminuyó la altura de toda la parte oriental del continente.

About the author

Related

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!