Save The Children: Honduras es la nación que mata a su infancia

(Por InSight Crime) Un nuevo informe de una organización no gubernamental internacional dice que los diez países con las mayores tasas de homicidio infantil se sitúan en Latinoamérica y el Caribe, lo que pone en evidencia el impacto de los altos índices de criminalidad y violencia en los jóvenes de la región.

Honduras fue el país más violento para los menores de 19 años en la región, con una tasa de homicidios de más de 30 niños por 100.000 habitantes —casi diez veces por encima del promedio global, según el informe “Infancias Robads” de 2017 de Save the Children.

Venezuela, El Salvador y Colombia tuvieron cada uno tasas de infanticidios de más de 20 por 100.000 habitantes, mientras que en Brasil, Guatemala, Trinidad y Tobago, República Dominicana, Panamá y Belice se registraron tasas superiores a los 10 menores por 100.000 habitantes.

ANÁLISIS DE INSIGHT CRIME. El informe asocia las elevadas tasas de homicidio infantil en Latinoamérica y el Caribe a los niveles persistentemente altos de criminalidad y violencia en toda la región a lo largo de muchos años. Y lo cierto es que las tasas de homicidio infantil parecen tener una correlación más o menos directa con tendencias más amplias de violencia en la región.

El Salvador, Venezuela y Honduras fueron los países más violentos de la región en 2016, con tasas de homicidios totales de 81,2, 59 y 59, respectivamente, por 100.000 habitantes. El informe de Save the Children halló que esos mismos países también exhibían las tasas más altas de homicidio infantil.

En El Salvador, el informe halló que la violencia de pandillas fue uno de los principales factores que contribuyeron a los elevados índices de homicidio infantil —una noción sustentada por otra evidencia—. En otros países de la región, sin embargo, la dinámica de la relación entre los homicidos infantiles y el crimen exhibió diferencias.

México, por ejemplo, no se insertó en la lista de países con los diez índices de homicidio infantil más altos, pese a tener fuerte presencia de grupos del crimen organizado que han generado los altos índices de violencia en general.

Esto puede ser así, porque se sabe que las pandillas centroamericanas están centradas agresivamente en el reclutamiento de niños. Quienes ingresan a las pandillas enfrentan un mayor riesgo sobre su seguridad física por la mayor exposición a la violencia criminal. Los que se niegan suelen ser asesinados.

Pero no es el caso de México. Aunque las pandillas callejeras en ocasiones usan a niños como centinelas, en extorsión y otros delitos de poca monta, las organizaciones criminales más poderosas de México son sofisticados carteles de los que no se tiene noticia de que empleen niños de manera tan extendida, por la relativa complejidad de sus actividades criminales.

En Colombia, por otro lado, el conflicto armado que el país padeció durante décadas ha captado a un gran número de niños soldados, lo que puede haber contribuido a su elevada tasa de homicidios infantiles. Casi el 50 por ciento de los combatientes adultos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fueron “reclutados cuando eran menores de edad”, según un informe de 2012 sobre la participación de este segmento de la población en el conflicto armado.

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!