Penosos malabares ideológicos del Estado hondureño contra Venezuela

(Por Óscar Marroquín) La desventurada participación de la canciller hondureña María Dolores Agüero en la reciente Cumbre de la OEA en México, puso al descubierto el permanente ataque ideológico que la derecha latinoamericana mantiene contra el gobierno de Venezuela y su modelo económico. Esta incompatibilidad, ha despertado los más rancios discursos de la derecha escuchados con anterioridad durante la política de seguridad nacional o porque no decirlo más claramente durante la época más negra del anticomunismo.

Al margen del escaso coeficiente intelectual mostrado por la canciller hondureña; bien se puede denotar que su prefabricado y sesgado discurso resguarda el nostálgico sentimiento de épocas obscuras para la convivencia democrática de los pueblos. Hay pues, en gobiernos derechistas como el de Honduras la necesidad plena de anular todo aquello que dé muestras de avance democrático real. Los acontecimientos generados tras el golpe de Estado del 2009 son solo una pequeña muestra de la antidemocracia que se vive en Honduras.

Sucede pues que, desde que el Estado venezolano rechazó seguir la ruta del modelo económico neoliberal, este se ha convertido en el centro de los más virulentos ataques por parte de los sectores oligárquicos más conservadores de toda América Latina; pero, además, estos ataques también han trascendido al continente americano. Mariano Rajoy presidente de España y reconocido representante de la derecha española suele atacar constantemente al gobierno venezolano quizá rememorando la sangrienta época de la colonia española en el continente americano.

Vistas, así las cosas, Venezuela se ha convertido hoy por hoy en el enemigo ideológico a vencer por parte de la derecha, así como un día lo fue la Cuba gobernada por Fidel Castro o el gobierno de Salvador por Allende, quien fuera asesinado en el marco ideológico de la política de seguridad nacional.

Dentro de esta perspectiva, las peripecias ideológicas por el Estado hondureño no dieron resultado alguno en la cumbre de la OEA, la realidad contrastante que vive la mayoría de los hondureños puso en entredicho el discurso de María Dolores Agüero, el cual terminó convertido en letra muerta.

Por otra parte, cabe afirmar que Luis Almagro juega el triste papel de preparar el respaldo institucional desde la OEA para sacar del poder al gobernante venezolano Nicolás Madura, y no precisamente por la vía democrática, a no ser que, Almagro entienda por democracia el terrorismo que está llevando a cabo la derecha venezolana en complicidad de gobiernos como el de Honduras.

Este respaldo institucional que busca a toda costa Almagro tiene ya vieja data. En 1965 la OEA jugo un deshonroso papel en contra de la soberanía de Republica Dominicana al ser invadida militarmente por el ejército de los Estados Unidos y otros países entre los que se encuentra Honduras, que hizo su aporte militar con un total de 250 soldados.

Siendo la cosa así, resulta claro, el interés permanente que tiene el gobierno de Honduras en el intento incesante por lograr una declaración desde la OEA en contra del gobierno venezolano. Tras esta necesitada declaración se esconde la creación de respaldo institucional que justifique en su momento una posible invasión en contra del territorio venezolano para destruir por completo el sistema establecido desde el extinto Hugo Chávez Frías.

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!