Lucem Aspicio

( Por Lenin Túpac Alfaro) Los días van pasando y el conflicto en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) lejos de resolverse, parece ir “in crescendo” ya que los elementos necesarios para la creación y sostenimiento de una tormenta perfecta están presentes : los estudiantes y sus demandas , las autoridades y su negativa a dichas demandas y la indiferencia de la sociedad ante el conflicto.

La Universidad es el reflejo de lo que vive nuestra país (no podría ser de otra manera) y no voy a inventar el agua caliente al señalar que vivimos en una sociedad: injusta, arbitraria, intolerante, egoísta, mediocre y antidemocrática.

También hoy, como en otras épocas,  nuestra “Alma Mater” no cumple a cabalidad su misión histórica de “buscar la luz” (Lucem Aspicio) que se  ha rebajado a una simple frase vacía en un escudo institucional.

Obviamente no se trata simplemente de hacer elecciones estudiantiles en la Universidad o de retirar los procesos penales contra los estudiantes acusados en los tribunales, es bueno que se implementen procesos democráticos participativos en dicho centro de estudios y es urgente dejar la persecución penal y académica selectiva, pero no es ese el medio y el fin para la solución de la famélica y arcaica academia hondureña, es más complejo y revolucionario de lo que aparenta , hay que construir un nuevo modelo de educación para todos los niveles (preescolar, escolar, media) y la  reestructuración de la “U” es fundamental para tan titánica gesta.

Sin pretender responsabilizar a una sola persona por las llantas cuadradas que mueven a la educación superior en la actualidad, puesto que es un asunto de larga data, pero no se puede negar que la pobre formación académica e intelectual de la Rectora y su círculo de poder más íntimo, dejan mucho que desear, y qué decir de su actitud prepotente y tozuda que convierte su débil liderazgo en un peligro para la comunidad estudiantil.

La conducción de cualquier Universidad ya sea pública o privada y en cualquier lugar del mundo; debería estar a cargo de las mentes más lúcidas y brillantes en representación de la colectividad, y no como en Honduras que está en manos de tristes personajes ya sean de izquierda (gordos) o de derecha (manchas) que en la casi totalidad de los casos sólo los mueve el afán de una chamba.

“Por la ignorancia se desciende a la servidumbre, por la educación se asciende a la libertad”: Diego Luis Córdoba.

No se puede aspirar a sobresalir en el concierto internacional de las naciones, si tenemos un sistema de educación disfuncional y atrasado y en donde prime el oportunismo y el facilismo para ir cumpliendo metas académicas que son una reverenda farsa.

La brutalidad y el salvajismo como método para solucionar problemas no funciona, empecinarse en tener la razón no es lo que nos hace líderes, los problemas concretos requieren soluciones concretas y no es descalificando las demandas y luchas de los estudiantes, como las autoridades universitarias podrán fin al conflicto.

 

Previous article

Los indiferentes

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!