Cambiar lo que tenga que ser cambiado

(Por Lenin Túpac Alfaro) El periodismo y los medios de comunicación en nuestro país, lamentablemente son cada vez más importante en su rol de adormecimiento y embrutecimiento de las masas, la alienación y adoctrinamiento que se escucha y mira en cada aparato de radio y televisión o que se lee en diarios y revistas (con sus honrosas excepciones) es francamente detestable y odioso a la inteligencia de cualquier persona que no sienta gozo y regocijo en la estupidez humana.

Desde que amanece y hasta que anochece, los presentadores,  locutores, escritores, periodistas, analistas, modelos fitness, expertos todólogos, comediantes, religiosos, curanderos y adivinos, futboleros, faranduleros, prepagos, sodomitas y pederastas, vomitan desde lo más profundo de su existencia lo más deleznable y antiético que generación alguna pueda medianamente soportar y lo más vergonzoso para nosotros (no para ellos) es que toda esa bazofia intelectual y moral es presentada con una enorme y coqueta sonrisa.

¡Vergüenza! mil veces vergüenza, saberse parte de una sociedad que idolatra a sus estrellas estrelladas, que día a día mienten y ocultan la verdad, hipócritas que describen un país inexistente, donde la miseria se describe como desarrollo y la inseguridad y la migración forzada como oportunidades de vida mejor, víboras que tratan con maledicencia a quienes denuncian las calamidades y sufrimiento de las mayorías.

Parásitos sociales, gargantas asalariadas, que sabiéndose miserables en sus conciencias, buscan consuelo en los bienes materiales que las clases dominantes y privilegiadas reparten del robo y el hurto, de la estafa y el crimen, de la orgía sangrienta en contra la ciudadanía incauta y embelesada, del despojo de los recursos naturales y del deslinde y amojonamiento tramposo  de nuestro territorio a inversionistas extranjeros o mejor dicho delincuentes internacionales , con la farsa de las “ciudades modelo”.

“Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro”: Groucho Marx.

La información y la orientación que se difunde en la “prensa” proviene de una agenda promiscua y pervertida, donde dueños de medios, políticos, empresarios, religiosos, militares y extranjeros malosos se revuelcan en ganancias mal habidas y se aseguran protección e impunidad, financiando a “líderes“  de todos los partidos políticos, promoviendo elecciones cada cuatro años y patrocinando eventos de caridad con “monedas donadas” por personas como usted y como yo.

No se puede construir una nueva sociedad, no se puede levantar un país próspero , desarrollado, justo, equitativo, moderno, humanista, solidario, con una población distraída, ebria, indolente, fanatizada, ignorante y desinformada -Apagar la televisión o la radio mafiosa- corporativa y encender el cerebro es una excelente opción para empezar a cambiar lo que tenga que ser cambiado.

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!