Nueva funcionaria lleva al Hospital Escuela al fracaso; debe explicaciones por irregularidades

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La actual directora general del Hospital Escuela Universitario (HEU), Cristina Suyapa Rodríguez Osorto, tiene cuentas pendientes por esclarecer sobre supuestas irregularidades cuando fungió como directora del hospital regional de Tela.

Un informe del Tribunal Superior de Cuentas (TSC) revela el pago injustificado de sueldos de varios médicos que han laborado en el centro asistencial caribeño y que causó un daño económico de unos 946 mil 044 lempiras. Según el organismo contralor, no hallaron archivos de contratos de trabajo de varios médicos; algunos de ellos jamás marcaron reloj de forma regular y algunos apenas trabajaban una vez por semana pero devengó un salario completo.

“Asimismo, la doctora Cristina Rodríguez no marcó la tarjeta de asistencia durante  el periodo que fungió como directora del hospital de Tela, además se confirmó la falta de evidencia de supervisiones efectuadas a la asistencia del personal que estuvo bajo su cargo durante su gestión como directora”, explica la auditoría que realizó el organismo contralor.

PÉRDIDAS ECONÓMICAS. Por ejemplo, detalla el informe del TSC que pudieron comprobar que los doctores Héctor Fernando Sosa y Gabriel Arnulfo Lazo, quienes marcaron tarjeta de asistencia de forma irregular y en el caso de Sosa, llegaba en ciertas ocasiones a cumplir con su trabajo.

“Al efectuar revisión de documentación soporte de la contratación de algunos doctores se determinó la falta de información relevante, por lo que en algunas ocasiones fue imposible comprobar el salario devengado y los horarios de trabajo que debieron cumplir según contratos firmados de los siguientes doctores: En el caso del doctor Gabriel Arnulfo Lazo Borjas se comprobó la ausencia de los contratos de trabajo suscritos entre el representante del hospital y su persona”, explica la auditoría que se desprende del informe 01/2011-RLA y denuncia 0107-08-209.

Asimismo, no pudieron hallar información coherente de las planillas de pago de sueldo de los servicios profesionales “prestados al Programa Centro de Atención Integral (CAI) el cual es financiado con fondos internacionales de la Organización no Gubernamental (ONG) Cooperative Housing Fundation (CHF) y de las atenciones realizadas como médico internista de guardia siendo financiadas con fondos nacionales; encontrándose únicamente las planillas de guardias realizadas en el año 2007, de enero a agosto de 2008 y ninguna de los años 2009 y 2010”.

En el caso de Rodríguez, no marcó tarjeta de asistencia durante su gestión entre el 14 de febrero del 2006 al 23 de febrero de 2010 “sin encontrase un fundamento legal que se lo permitiera, además no se encontró evidencia de las supervisiones efectuadas a la asistencia de los empleados por su persona”.

La entonces directora del centro asistencial de Tela evadió las preguntas hechas por el Tribunal Superior de Cuentas con relación a las irregularidades que se registraron en su administración y que costaron a los hondureños casi un millón de lempiras.

NEFASTA GESTIÓN. La directora médica del Hospital Escuela Universitario (HEU), Elsa Palou, envió un informe el pasado 25 de julio a la jefa de la UNAH, Julieta Castellanos sobre los primeros 51 días de gestión de la funcionaria, en la que hace fuertes observaciones respecto a los antecedentes de Cristina Rodríguez.

“…El resultado de la evaluación es negativo; y por tanto, se considera no apta para continuar en el cargo”, explicó la funcionaria a Castellanos.

Entre las razones por las que la cuestionada exdirectora del hospital teleño resaltan que no ha presentado un finiquito del TSC “necesario para ejercer el cargo teniendo abierto un reparo hecho a ella por ese tribunal cuando fue directora del Hospital de Tela Integrado…al preguntársele sobre el tema en la entrevista que le efectuó la Junta Directiva en el proceso de selección e informó que el TSC había archivado las diligencias puesto que había logrado desvanecer los cargos en su contra, sin embargo esa no es la información que maneja el organismo”.

Además, la funcionaria hospitalaria no promueve los trabajos en equipo y ha hecho que el grupo de trabajo tenga animadversión hacia ella ya que pide exagerados volúmenes de trabajo que sean resueltos en poco tiempo y ha neutralizado el papel que realiza la unidad de asesoría legal y evita trabajar con personal eficiente que puede mejorar el funcionamiento del principal centro asistencial del Estado.

Ha hecho contrataciones en áreas críticas del hospital a personas sin experiencia, “expone a la institución con sus decisiones en el área laboral a demandas legales innecesarias en la unidad legal del HEU”.

NEGLIGENCIA ADMINISTRATIVA. La negligencia de Rodríguez ha llegado al extremo que ha atrasado el pago a proveedores “hasta 45 días de lo que puede generar reclamos de los proveedores por pago tardío, pasando los cheques demasiado tiempo en la dirección esperando ser firmados”.

En el documento al que tuvo acceso este periódico revela que ha prohibido a sus colaboradores mantener comunicación con la junta directiva del HEU, “intentando mantener un nivel de desinformación hacia sus jerárquicos superiores…y al no estar de acuerdo en que la Junta Directiva copie sus decisiones en áreas del hospital involucradas en las mismas”.

Palou alertó en el análisis de gestión hecho a la subalterna ya que “se han suplantado funciones de la Junta Directiva saliéndose del marco de sus competencias e invadiendo las competencias de la Junta Directiva como sucedió con la sesión de Junta Directiva del 19 de julio recién pasado, en la cual la agenda contenía en su mayoría oficios que habían sido enviados a la dirección general para aprobación; además, ha ignorado instrucciones emanadas por la oficina de la rectoría como sucedió el 28 de junio recién pasado cuando consintió la permanencia de mantas y carteles con contenido insultante hacia la coordinadora de la Junta Directiva en funciones por varias horas a pesar de la comunicación del jefe de gabinete de rectoría instruyendo lo contrario”.

En la opinión de la funcionaria, el Hospital Escuela Universitario ha sufrido un deterioro en la calidad de atención, atraso en los procesos administrativos por negligencia de la actual directora y prima en el personal de planta un ambiente de desmotivación, por lo que se prevé una involución a la crisis que ellos encontraron en 2012.

RESTITUIR A MÉDICOS. La controvertida directora general del HEU se ha dedicado a granjear enemistades entre el personal administrativo, auxiliar y médico a fin de imponer sus intereses. El pasado 10 de julio destituyó a los galenos Mario Enrique Rivera Peñalba y Gustavo Adolfo García Galo, porque “fueron contratados con el presupuesto de la Secretaría de Salud” para labores como docentes y “no es correcto”. Además fue destituido concepción Zúniga, quien tuvo el cargo de relaciones institucionales.

Ese hecho provocó un airado reclamo de los despedidos, quienes cuestionaron la conducta autoritaria de la funcionaria del centro asistencial, ya que “hubo abuso de autoridad” por Rodríguez; no obstante, el oficio 1620-2017 UALHEU, emitido por la unidad de asesoría legal del HEU precisió con claridad que los afectados no podían ser destituidos de sus cargos.

El oficio dice de manara taxativa que se debe “seguir estrictamente lo estipulado por nuestro ordenamiento jurídico, en el sentido de no dar por terminada la relación contractual a menos de que exista una causa justificada que faculte al Hospital Escuela Universitario a dar por terminada la relación de trabajo, mismas que se encuentran estipuladas en el artículo 112 del Código de Trabajo, cuando el trabajador se rige por la modalidad de contrato, que son los casos mencionados, y de esta forma no caer en ilegalidades las cuales acarrean responsabilidad judicial”.

DESCONTROLES. Producto de las irregularidades en el HEU, tuvo que intervenir el Comisionado Nacional de DDHH (Conadeh) ya que varios pacientes que padecen esclerosis múltiple no suelen contar con fármacos que les permita tratar las dolencias que padecen.

Los pacientes que padecen de esta enfermedad, señala el oficio ORCO-834-2017, “no siempre cuentan con el suministro del medicamento Interferon 1A y 1B” que debe ser comprado cada mes a un elevado costo. Recabaron testimonios de varios pacientes quienes han tenido hasta largas temporadas sin acceder al medicamento.

“De igual manera, tenemos conocimiento que para poder adquirir este medicamento mensualmente, los pacientes deben realizar una serie de trámites que les causa menoscabo en su salud” para tener acceso al medicamento, por lo que el Conadeh pidió que se acorten los trámites burocráticos para garantizar la existencia del fármaco.

Lo mismo pasó con una paciente, quien esperaba ser atendida por una cirugía para retirarle un quiste maligno de su cabeza, pero por “órdenes superiores” se suspendió cualquier procedimiento y hasta le pidieron que realizara cita en el hospital San Felipe para tratar la enfermedad.

“Ante este hecho lamentable y viendo la gravedad de mi diagnóstico, que es altamente peligroso para mi vida, acudí a la Fiscalía de DDHH para ponerlos en conocimiento y me ayudaran y se me dijo que investigarían el caso”, reza la queja enviada a la jefa hospitalaria Cristina Rodríguez.

“Apelo a su ética y humanidad…y ver tanta indifernecia de las autoridades que han sido encomendadas para salvar la vida y ver tanta indiferencia por no decir negligencia, es demás decirles que me retiré del hospital muy mal ya que esperé con estrés y tristeza esta operación ya que tengo familia por la cual luchar y desde el día que se me dio este diagnóstico no tengo paz y esperaba con ansias salir de esto. Ahora me toca perder tiempo precioso”, lamentó la paciente en una conmovedora carta a Rodríguez y que fue respaldada por un oficio hecho por Palou para que se esclareciera este hecho.

A la fecha, la cuestionada directora general del HEU se ha llamado al silencio.

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!