Hospital público busca desmarcarse de evidente negligencia médica por muerte de menor

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Tras la muerte de su hija, en un mar de lágrimas y gritos de desesperación, un desconsolado padre condenó la supuesta ineptitud de los “médicos” que por la falta de “una pinche pinta se sangre” no ingresaron a su pequeña al quirófano para poder salvarle la vida.

“El martes la iban a operar, ocupaban una pinta de sangre y no la ingresaron por eso, yo había conseguido la sangre hoy, nunca me dijeron el pronóstico de la niña”, relató el doliente.

Y es que tras ser rechazada, por el inservible sistema sanitario hondureño, el progenitor de María Fernanda Madariaga (8) aseguró que sabía que su retoño “tenía un soplo en el corazón” pero  jamás se esperó que la muerte iba a llevarse a su hija.

Lea: “El mundo debe saber que en el seguro social dejan morir a la gente como perros”

“La tenía en el Hospital María, a ella la tenían que operar pero por una pinche sangre no la pasaron y sabiendo cómo estaba mi bebe, eso fue el martes tres, ese día me pidieron la sangre, hasta hoy conseguí la sangre porque quedé deschabado por la culpa de Juan Orlando”, describió.

De igual forma el enérgico reclamo por parte de la madre de la pequeña no se hizo esperar, y es que según su relato, los empleados del hospital fueron claros y tajantes al decirles que “no tenían” la sangre necesaria y por tanto debían llevarse a la niña fuera del recinto hospitalario.

Prosiguió contando que el jueves, tras mucho esfuerzo, su compañero de hogar logró conseguir la sangre, pero ante el delicado estado de salud de la niña, decidieron llevar a la niña hasta la Clínica de Emergencia Periférica (Cliper) de la colonia El Sitio.

No obstante unos diez minutos después de ingresar a la “clínica de emergencias” la niña falleció.

Lea: Si la gente no tiene posibilidad de conseguir sangre, el hospital les colabora

Hospital se desmarca de culpas. Tras convertirse en viral, la denuncia de los familiares de la menor, el Hospital María de Especialidades Pediátricas aseguró a través de un comunicado que a María Fernanda se le programó un “cateterismo cardíaco” no urgente y fue allí cuando se le notificó al padre de la ahora fallecida sobre “la donación” de la sangre.

De igual forma, aunque los “médicos” determinaron el pasado miércoles que la paciente “presentaba un buen estado en general”, la niña falleció dos días después del supuesto diagnostico favorable.

A continuación el comunicado:

La paciente María Fernanda tras ser referida al Hospital General San Felipe al Hospital María, fue atendida por primera vez el 7 de junio del año en curso, el 18 de julio se le realizó un estudio de Eco Cardiograma y el 8 de agosto  otro Eco Cardiograma, el caso fue discutido ampliamente por el equipo de cardiología y de cardiopatía congénita sino de una hipertension pulmonar.

La joven presentaba un buen estado general, sin las condiciones de un ingreso hospitalario para completar el diagnostico se decide programar un “cateterismo cardiaco” no urgente iniciando el circuito pre quirúrgico en esta etapa hacemos saber al padre de familia que es importante realizar una donación en este caso una unidad de sangre a la Cruz Roja hondureña.

Aclarando que esta donación no interfiere en el proceso de ninguna cirugía que en caso de urgencia fue ni será retenida por el Hospital María por falta de la misma, aclaramos que ni la Cruz Roja ni el Hospital María de Especialidades Pediátricas aceptan beneficios monetarios por las unidades de sangre solicitadas.

Lamentamos el fallecimiento de María Fernanda este día en las clínicas periféricas Clíper de la colonia el sitio y reiteramos que somos un hospital público de especiales pediátricas que trabaja y trabajamos por los niños que requieren nuestra atención.

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!