Carta abierta al Sr. Salvador Nasralla 

(Por Óscar Marroquín) En ocasiones la vida le presenta a algunos hombres o mujeres la oportunidad de pasar a la historia como personas imprescindibles, por su valor incólume, por su valentía o por sus acciones en favor de una sociedad o de la humanidad. Mahatma Gandhi, Ganxhe Agnes Bojaxhiu más conocida como Madre Teresa de Calcuta, el Beato Oscar Arnulfo Romero arzobispo y mártir, pasaron a la historia y escribieron sus nombres con letras de oro. Ahora usted señor Nasralla tiene en sus manos la oportunidad de pasar a la historia como un hombre imprescindible en la sociedad hondureña.

En unas pocas palabras expondré las razones que me llevaron a escribir esta carta. La sociedad hondureña ha sido convocada a participar de la contienda electoral y, que desembocará en las elecciones el día 26 de noviembre; como comprenderá, las elecciones en casi toda América Latina son prácticamente el enfrentamiento a muerte por la conquista o resguardo del poder, siendo así, las elecciones nada tienen de fiesta electoral, fiesta cívica o como le quieran llamar quienes intentan encubrir el verdadero concepto.

Partiendo entonces, de que las elecciones son la conquista del poder o el resguardo del mismo, es gravemente preocupante saber que la alianza de partidos políticos que usted encabeza se ha presentado a un proceso electoral con reglas del juego nada transparentes; hace tan solo unos cuantos meses el jefe de la misión exploratoria de la Unión Europea, Emanuel Giaufret manifestó que aún había tiempo para llevar a cabo reformas electorales, no obstante, el gobierno hizo caso omiso a esa sugerencia. Usted mismo también solicitó realizar reformas electorales, con el ánimo de transparentar el proceso electoral, sin embargo, tampoco tuvo suerte, sus peticiones no fueron escuchadas.

Ya no hay tiempo para reformas electorales, dijo el gobierno. Pero sí hubo tiempo de sobra para el presidente Hernández y la Corte Suprema de Justicia que en un abrir y cerrar de ojos lograron dejar de lado el artículo 239 de la Carta Magna que prohíbe la reelección presidencial. Ahora y de manera insólita existe en Honduras un presidente-candidato inconstitucional. Los dos párrafos anteriores, son más que suficientes para afirmar que la oposición no está frente a un proceso electoral transparente.

Las posibilidades que usted tiene de salir victorioso en esta contienda electoral son bastante grandes, pero solamente si estas elecciones se desarrollaran en un contexto político transparente; por el momento todo indica que el FRAUDE ELECTORAL ya está decidido. El reto que ahora usted tiene es gigantesco: detener este FRAUDE.El inmenso desgaste político sufrido por el presidente Hernández y el Partido Nacional, no es un buen referente para creer que los electores tengan en mente conceder la reelección, consciente de esto, el presidente tiene como única opción el fraude electoral para quedarse en el poder. 

Cinco son los motivos para afirmar que Juan Orlando y el Partido Nacional no tendrían posibilidad alguna de ganar las elecciones si estas fueran verdaderamente trasparentes:

1. Acosado el presidente ante la presión social exigiendo inmediata investigación ante tanta corrupción, éste no tuvo más camino que aceptar que dentro de su gobierno hay una enorme red de corruptos, en tal sentido recurrió a organismos internacionales en búsqueda de ayuda, dado que el sistema judicial del país también está envuelto en la corrupción. Existen pruebas de sobra que parte del dinero desfalcado al Estado sirvió para financiar la campaña electoral del actual mandatario. Quedarse en el poder serviría para diluir en el tiempo todo tipo de responsabilidad.

2. Existe fuerte presunción que Juan Orlando no quiere investigar a fondo el asesinato de la dirigente ambientalista Berta Cáceres, la negativa de llevar a cabo la investigación ha producido un enorme desgaste político nacional e internacional para el gobernante. La Organización de Naciones Unidas (ONU) y otras organizaciones han pedido al mandatario que este crimen no quede en la impunidad. ¿Qué motivos tiene Juan Orlando para dejar en la impunidad este delito?

3. Honduras se ha visto estremecida por una ola de crímenes que han colocado a este país internacionalmente como uno de los más violentos del mundo; todo ello a pesar de que el presidente Hernández cuenta con un impuesto especial que le permite obtener fondos económicos suficientes para contrarrestar la criminalidad, no obstante, ya se habla de la posibilidad que estos fondos puedan estar siendo desviados para beneficio personal. La compra de millonarias propiedades en los Estados Unidos coloca al presidente en una situación bastante sospechosa.

4. El territorio hondureño ha servido como puente para trasladar enormes cantidades de cocaína y otro tipo de drogas hacia los Estados Unidos; el hijo del expresidente nacionalista Porfirio Lobo Sosa esta ahora mismo a la espera de ser condenado por una corte neoyorquina por la actividad de narcotráfico. ¿Qué tipo de implicaciones podría tener el narcotráfico con el Partido Nacional?

5. El expresidente Rafael Callejas y miembro del Partido Nacional también está siendo procesado en Estados Unidos por delitos cometidos en contra de la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA). Han pasado apenas unos cuantos días de haber arrancado la campaña proselitista y, abruptamente Juan Orlando ha manifestado que estas elecciones serán las más observadas de toda la historia política de Honduras, obviamente hay una intencionalidad aviesa en estas declaraciones; hacerle creer a la población que la veeduría internacional garantiza un proceso transparente; esto como usted comprenderá, es una trampa para preparar las condiciones de un FRAUDE ELECTORAL.

Juan Orlando y el Partido Nacional saben perfectamente que la veeduría internacional no es garantía para contener un fraude, dado que no existe vinculante alguno con las leyes nacionalesEn este mismo orden de cosas, el mandatario de manera subliminal ya le está pidiendo al pueblo respetar los resultados, hay sin lugar a dudas una urgente necesidad por construir condiciones que puedan hacer creer por adelantado que la posibilidad de un fraude electoral es nula.

En pocas palabras, Juan Orlando Hernández está utilizando la veeduría internacional como una forma de eliminar cualquier sospecha de un posible FRAUDE ELECTORAL. En conclusión, señor Nasralla, hace algunos días usted dijo que sacaría a la gente a las calles si el gobierno no aceptaba hacer reformas electorales que permitan una contienda transparente. Las reformas no fueron hechas, pero tampoco usted sacó a la gente a las calles para exigir la creación de dichas reformas. Le pregunto entonces ¿Ha aceptado usted participar de un proceso electoral con vicios, que podrían conducir a un FRAUDE ELECTORAL?

Sólo usted sabrá donde quiere dejar escrito su nombre.

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!