JOH usa ‘Tasón’ para posicionarse como salvador y ganar reelección

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ha sabido sacar provecho de los recursos de la Tasa de Seguridad para promocionarse como el “hombre que trajo la paz” al país, a costillas de los multimillonarios recursos que la población y el empresariado transfieren cada año.

De los 561 millones de lempiras que ha desembolsado el Comité Técnico del Fideicomiso del denominado Tasón, y que constituyen el cinco por ciento de los más de 15 mil 345 millones del total registrado, se destinaron alrededor de 1oo millones para la construcción de los denominados Parques para una vida mejor y es una de las aristas que ha utilizado JOH para ganar caudal político y abrirse campo para reelegirse en el cargo.

Desde 2014, la Tasa de Seguridad ha registrado fuertes erogaciones de dinero para proyectos de prevención, que dentro del global asignado, no es significativo en términos de inversión, pero es una fuerte suma que ha sido una suerte de colofón aprovechado por Hernández para su populismo y captar más electores en su campaña.

Una relación entre el equipamiento de las fuerzas de seguridad y defensa y la construcción de, al menos 28 parques, donde el gobierno ha aportado vía Tasón, no llega ni al uno por ciento; pero la transferencia hacia unidades como la Policía Militar del Orden Público, ha sido superior a los mil doscientos millones de lempiras y los resultados han sido nulos o nefastos.

En los 21 parques construidos en Honduras, se invirtieron en promedio unos 4.7 millones de lempiras, cantidad demasiado elevada si se toma en cuenta en las zonas que fueron edificadas. Para el caso, uno de los parques ubicado en la colonia 21 de febrero, en Comayagüela, cuyo costo fue de 18 millones de lempiras, no ha contribuido a menguar la alta tasa criminal que padece esa y varios vecindarios a su alrededor y que son controladas por la Mara Salvatrucha.

Otro parque fue construido en el peligroso megabarrio Chamelecón de San Pedro Sula y que fue inaugurado de manera personal por Juan Orlando Hernández. A la fecha, esta localidad sigue siendo un refugio de pandilleros, alta incidencia criminal y, al menos, tres mujeres fueron asesinadas en uno de las peligrosas colonias ubicadas en la zona.

Si bien una fundación, denominada Convive, aportó una parte para la edificación de estos parques, el gobierno de Hernández, en un acto de populismo y demagogia, utilizó su lema Vida mejor para bautizar al complejo de centros de recreación ubicados, en gran parte, en San Pedro Sula y Tegucigalpa. En consecuencia, hay un evidente abuso de los fondos utilizados por el Tasón para beneficio del candidado-presidente.

Para la construcción de parques -cuyos fondos son asignados por el Comité Técnico del Fideicomiso del Tasón-, no están incluidas dentro de las normas ya establecidas por la Secretaría de Finanzas ni la Contaduría General de la República, tampoco están reguladas la controvertida Ley de Seguridad poblacional, por lo que queda a discreción del poderoso Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, que preside el mismo Hernández.

Un documento, denominado Registro de fideicomisos excepto Tasa de seguridad y Vida mejor, cuya revisión data de 2015, ordena cómo deberían ser documentados todos los fideicomisos, incluso el Tasón; una copia del diario La Gaceta 33,610 del 18 de diciembre de 2o14 ordena registrar en el Sistema de Administración Financiera Integrada (Siafi) las operaciones derivadas de los contatos de fideicomisos constituido por instituciones de la Administración Central.

Sin embargo, una búsqueda confirma que no hay registros o normas legislativas o ejecutivas que apliquen tal prohibición; sin embargo, la Ley de secretos oficiales de 2013 blinda automáticamente cualquier estado financiero del fideicomiso del Tasón Vida mejor. 

Cabe recordar que fideicomisos ascienden a más de 10 mil millones de lempiras, según datos del Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh) y se encuentran distribuidos en los programas presidenciales creados por Hernández para atender el clientelismo político y la cuestionada Tasa de seguridad que recauda cada año unos dos mil millones que provienen de los contribuyentes.

En la mayoría de las ocasiones, señala el Fosdeh, no se cuenta con los recursos para financiar la pesada carga de estos programas promovidos desde el gobierno anterior y deben recurrir al sistema financiero para solicitar préstamos que son administrados vía fideicomiso. En este entramado, la entidad gana un 10 por ciento: cinco por ciento por la administración de los recursos y el otro cinco por ciento por la tasa de interés (valor del dinero) por el préstamo.

Sobre la nebulosa que pende sobre los multimillonarios recursos, el Parlamento aprobó en 2014 una extensión de 10 años a la Ley de seguridad poblacional, con lo que su potestad de recaudación quedó vigente hasta 2021.

“En esa reforma también se establece que el Comité Técnico del Fideicomiso (CTF), de la TSP, deberá presentar un informe semestral a la Comisión de Seguridad del Congreso Nacional. En otra reforma relevante que se hizo a la TSP, se amplió la discrecionalidad del Consejo Nacional de Defensa, órgano que decide el destino de los fondos”, explicó en un análisis el Centro de Estudios para la Democracia (Cespad).

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!