Julieta, la falsa dama de hierro y los años de plomo y pimienta en la UNAH

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

(Por Brayan Flores) Mientras la implacable exprimera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher -más conocida por la prensa soviética como la Dama de hierro por su abierta aversión al comunismo e incondicional alineación a la agresiva política exterior de EE.UU. durante la época del actor de cine Ronald Reagan-, egresaba en 1954 como abogada de la milenaria universidad de Oxford-, Julieta Gonzalina Castellanos Ruiz venía al mundo en la empobrecida San Francisco de Becerra, en el departamento de Olancho, tierra de miserables olvidados por el sistema, cuna de caudillos bipartidistas, tiranos y corresponsables de la tragedia histórica que ha padecido Honduras y que en su momento la pueblerina juró combatir desde la academia y la reivindicación de derechos negados a la sociedad.

Julieta, al igual que más del 70 por ciento de la población, vivió de primera mano la pobreza de Becerra, nombrada a última hora por capricho de un señor que quiso pasar a la historia y mandó al olvido el nombre original -San Francisco de Asís- y supo en primera persona cómo viven los pobres,  sus creencias políticas y religiosas y las súplicas diarias a su creador para salir de la miseria que viven, pues sabe que en el interior de Honduras el misticismo es la piedra angular de la fe y la política es la comidilla diaria: se vive, se sufre y hasta se mata por política. Cuentan muchos en esas comunidades que matar se volvió deporte, otros lo ven como forma de saldarse cuentas incobrables y viejos clavos. Los  Nájera y los Turcios ya tienen experiencia en esos mortales oficios.

El moralista y filósofo helénico y convertido en romano, Plutarco de Queronea, ya hablaba en su magistral obra Vidas Paralelas sobre las virtudes y defectos comunes de los emperadores romanos y griegos. Elaboró 23 pares de biografías para compararlos y sirvió de base para aquellos, como Shakespeare, quien lo inmortalizó en sus obras …si se pudiera reeditar el texto que ha prevalecido a lo largo de los siglos, sería necesario colocar en la historia a Thatcher y a Castellanos,  ya que ambas demostraron en el ejercicio de sus cargos que pesa más el ego y la codicia por trascender que cualquier noción de raciocinio, que prefirieron la destrucción de cualquier atisbo de rebelión y que el orden establecido nunca las sacará de su zona de confort, aún cuando el repudio apunte hacia sus ensimismadas personalidades.

PACTAR CON EL VERDUGO. Incluso, no importa si se pacta con el enemigo -en el caso de la saliente rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH)- que le arrebató en octubre de 2011 la vida de Rafael Alejandro Vargas Castellanos, cuando unos esbirros vestidos de policías lo ejecutaron junto a otro muchacho, hijo de una dama que aún sufre las consecuencias. Su dolor conmovió a muchos, se ganó el cariño de las masas, de aquellos bandos (llamados diplomáticamente “sectores”) que no la conocían y de los periodistas que escribían miles de palabras para trasladar al público el dolor de Julieta para tocar las fibras más íntimas y despertar indignidad y el reclamo. Las fotos con el rostro desencajado de la martirizada madre arrancaron lágrimas y solidaridad de aquellos que hoy son unos parias de la educación superior por mandato judicial.

Llegaron de pronto los premios, reconocimientos, disertaciones e instantáneas con líderes de la talla del exsecretario de Estado de EE.UU., John Kerry, la exprimera dama Michelle Obama. Se coló entre los pensadores más influyentes del mundo y estuvo a la talla del muy modesto papa Francisco, conocido en Argentina como el cardenal Jorge Mario Bergoglio, quien decidió usar el nombre del santo italiano en honor a sus votos de pobreza. Ese nombre lo recuerda la socióloga una y otra vez porque así se llama su pueblo (a excepción de yo aumentado a la enésima potencia de Becerra) y por las carencias que padeció en sus años de niñez y juventud. Por desgracia, su aldea es víctima hoy del populismo estatal ya que los sátrapas de turno chantajean con ecofogones, pisos desechables y bolsas solidarias a los pobladores a cambio de un par de votos.

ASEDIADA POR TODOS. Detrás de ella ha correteado “cuan lancetas” -como dirían las abuelas del pueblo y las tías de la cuartería-, la prensa tradicional y uno que otro desgarbado para pedirle opiniones sobre cualquier tema, ya sea de seguridad, corrupción e impunidad, impuestos y cuanto tema tuviera en la cabeza el reportero. Al fin y al cabo, lo importante ha sido llenar espacios en los periódicos, informativos radiales y televisados sobre cualquier cosa. Así se fue construyendo una imagen que se ha venido destiñendo en forma de canas y semblante alicaído por el paso inexpugnable de los años y la rebeldía estudiantil -que aún no tiene conciencia de clase- y se subleva contra quien sea, incluso, hacia aquellos que se han puesto su camisa de reivindicación.

La extinta primera ministra inglesa no escatimó consejos ni reflexiones para tumbar, reprimir y castigar con crudeza a los que rechazaban su brutal neoliberalismo, llevado a cabo por los Chicago boys, ni sus impopulares medidas que se volcaron contra ella a inicios de la década de 1990. Julieta usó todos sus recursos para destruir al incuestionable y corrupto Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Sitraunah), movió toda la estructura a su favor para perseguir sin ambages a los estudiantes del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) y supo ganarse el favor de los medios tradicionales y algunos que una vez juraron ser revolucionarios, para acompañarla en su cruzada contra los “comunistas” que “pretenden” tomar por asalto la UNAH a través del irreverente MEU, que basaron su lucha en el ideal del expresidente socialista Salvador Allende: “ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica”.

LA EXCUSA PERFECTA. Se aprovechó y se escudó de su prestigio y reputación internacional ganado a punta de sangre de su Rafael para arremeter contra sus críticos, detractores y aquellos que cuestionaran su capacidad. El cargo la hizo levitar hacia lo indecible e inimaginable, se dio el lujo de edificar una torre para no perderse cualquier movimiento que se registrara en sus dominios y adoptó el anticomunismo como un pasaporte para recibir guiños desde el orlandismo. Su carácter independiente la mandó al extremo de la frivolidad. Su congénere británica se conformó con residir durante su mandato en el número 10 del vetusto Downing Street, la vivienda oficial de los primeros ministros y sede de su gabinete de gobierno, que fue cerrado más de una vez por su elevado coste de mantenimiento y su estado decadente y descuidado.

La trinchera del antimarxismo las unió, ya sea coyuntural o porque se dieron cuenta que atentaba contra sus intereses. Al menos, los estudiantes condenados Cesario Padilla, Moisés Cáceres y Sergio Ulloa, lo supieron. “Estos muchachos… creo que han visto mucho las fotografías de cuando Fidel entró triunfante a La Habana y se creen las tres divinas personas; El Che, Fidel y Camilo Cienfuegos. Ellos creen que les van a levantar el homenaje que le hicieron en Cuba a los revolucionarios… están colochos, barbones y ya se están dejando ese estilo”, dijo en torno burlesco. Y es que la confrontación con los estudiantes fue la constante en su segundo mandato que echó mano de las fuerzas de seguridad -sus enemigos “jurados”- y bandas paramilitares alineadas con el cachurequismo para salirse con la suya y convertirse en una alumna “corregida y aumentada” del presidente Juan Orlando Hernández.

NEGOCIOS RANCIOS. Este periódico obtuvo en exclusiva un documento firmado expresamente por Castellanos, en la que confirma que autorizó el ingreso de la banda jefeada por el nacionalista Ludwil García al campus de Ciudad Universitaria para agredir con brutalidad a los jóvenes que tuvieron control de los edificios, en protesta por las políticas represivas llevadas a cabo por la funcionaria. De acuerdo al contrato RU-004-2017 del 15 de julio de este año precisa que la funcionaria saliente y García, representante de Spartan, pactaron la prestación de servicios por 534 mil 750 lempiras, cuya vigencia fue del 17 al 21 de julio anterior, a fin de echar de las instalaciones de la UNAH a los miembros del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) por métodos violentos.

Tras los actos vandálicos cometidos por Spartan, la funcionaria se vio obligada a rescindir el convenio, con fecha 18 de julio ya que ambas partes “decidieron poner fin al contrato” y que “la terminación anticipada del contrato sólo obliga a la UNAH al pago de emolumentos que de conformidad correspondan al consultor”. Pero resulta que la dirección superior universitaria jamás plasmó si el proveedor de servicios debía devolver el dinero o si se pagaría la jornada que ellos trabajaron.Y qué decir de las jugosas partidas presupuestarias para seguridad y defensa que ascienden a más de 180 millones de lempiras; los actos de corrupción en el Hospital Escuela Universitario (HEU); los contratos que se otorgaron a empresas vinculadas al crimen organizado como la compañía de seguridad Lares, de Ramón Mata Waldurraga, ya que el operador de justicia lo liga junto a otros negocios de movimiento extraño de capitales.

Aparte de ser relacionada con lavado de activos por el Ministerio Público, es señalada de ataques contra pacientes, familiares, incluso contra diputados. Sobran los casos de brutales agresiones hacia personas que tiene que cuidar a quienes se encuentran bajo tratamiento en el HEU. Por estos incidentes, ha primado el silencio y, en el mejor de los casos, Castellanos ha dicho que los agresores fueron trasladados a otros lugares. El rosario de irregularidades que fueron descubiertos por ConfidencialHN y que no fueron esclarecidos por las autoridades. A la fecha, Ningún funcionario del organismo se ha pronunciado al respecto.  

APRETAR POCO. Los logros no pueden quedar atrás, como haber resuelto la ingobernabilidad en que cayó la UNAH por décadas, pues, como siempre, usó la fuerza pública para desarticular al otrora intocable Sitraunah, quien nadaba en las profundas aguas de la corrupción, paralizaba las actividades académicas cuando así lo querían. Pudo llevarla hasta posiciones que pocos pudieron realizarla como ser una de las mejores universidades de la región. Hay que añadir la adhesión del Hospital Escuela a su gestión, para recuperarla del caos histórico que vivió…Quiso tener el control de la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (Hondutel), influir en temas relacionados con la seguridad, depuración o purga policial, influir en la sociedad a través del Observatorio de la Violencia, en fin. Hizo aportes, pero fallaron porque se pretendió abordar de forma transversal todos los problemas que han padecido histórica y legendariamente los ciudadanos. En pocas palabras, el que mucho abarca, poco aprieta.

Margaret y Julieta utilizaron los mismos métodos de represión para hacer imponer su voluntad; la británica trascendió a la historia por su implacable capacidad de mando, dominio y la catracha se la ve desmejorada, el rostro demacrado y manda muchas señales de alerta. Un psicólogo la ve de esta forma: “No daré una evaluación definitiva, pero debería ser vista por un profesional ya que está comenzando a mostrar algunos rasgos de una persona con fuertes desequilibios mentales. La presión que ha tenido en los últimos años la desgastaron y el análisis no caería mal”.

Desde sus posiciones de avanzada, la funcionaria saliente juró una vez reivindicar los derechos violentados de sus colegas maestros…En la película de ficción Van Helsing el protagonista luchó contra los hombres lobos y el sanguinario conde Vlad Tepes, Drácula, con toda la pasión hasta que lo mordió uno de ellos y mutó. Pudo recuperar con el antídoto; en cambio, Julieta no. El virus del poder no tiene cura.

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!