Tembladera de patas en el Partido Nacional

(Por Óscar Marroquín) Eso de que Porfirio Lobo está en la lista de los extraditables, era un secreto a voces, pero ahora que Adolfo Facussé lo afirma, las cosas ya comenzarán a tener un nuevo rumbo en Honduras, seguramente tras el nombre del ex presidente Porfirio Lobo, también irán apareciendo otros que hoy por hoy se esconden en las tenebrosas neblinas del Partido Nacional.

Además, las declaraciones de Facussé seguramente ya habrán despertado nerviosismo en Juan Orlando Hernández, pues no hay que olvidar que el hermano del propio presidente ha sido señalado en múltiples ocasiones como un implicado más en asuntos de narcotráfico. El diputado Tony Hernández es acusado de haber recibido sobornos por parte de los Cachiros.

Aunado a lo anterior, cabe señalar que en cierta ocasión algunos periodistas señalaron que el gobierno hondureño tuvo la intención de asesinar a los narcotraficantes Devis Leonel y Javier Rivera Maradiaga más conocidos como los Cachiros, el objetivo era borrar información sensible que pudiera llegar a manos de la Administración para el Control de Drogas (DEA) de los Estados Unidos, ahora parece que es demasiado tarde.

Con la captura de Fabio Lobo por parte de la DEA, quedó completamente demostrado que en Honduras los Cachiros y altos funcionarios de gobierno mantuvieron por largo tiempo una relación muy estrecha de sucios negocios, incluyendo el financiamiento de campañas electorales.

Poco a poco ha ido en aumento la aparición de nombres de gente “importante” que ha ostentado cargos dentro del gobierno del ex presidente Porfirio Lobo y del actual mandatario Juan Orlando Hernández, en su momento se dijo que el Ministro de Seguridad Julián Pacheco y el diputado Fredy Nájera también tienen sus ropas manchadas por haber colaborado con los Cachiros.

Si todo lo anterior lo colocamos en el contexto de las elecciones del 26 de noviembre, bien podemos afirmar que la tan llevada y traída “fiesta democrática” podría venirse abajo, si se llegara a verificar que Porfirio Lobo y otros nacionalistas están siendo perseguido muy de cerca por la DEA.

Ahora queda mucho más claro porque Juan Orlando está haciendo hasta lo imposible por mantenerse como presidente, es decir, los nacionalistas creen que manteniéndose en el poder les garantiza alguna posibilidad de negociación con la justicia norteamericana.

Desde mi particular punto de vista, para muchos ex funcionarios incluyendo a Porfirio Lobo la suerte está echada, no importando si es antes o después de las elecciones, el brazo de la justicia de los Estados Unidos tarde o temprano podría sentar en el banquillo de los acusados a estos mal vivientes.

A manera de conclusión, confiados de haber quebrado toda la institucionalidad hondureña, creyeron que nunca serian alcanzados por la justicia, pero como dice el pueblo, “les salió el tiro por la culata”, nunca imaginaron que los Cachiros olfatearon la muerte y por eso decidieron entregarse personalmente ante una corte en EEUU, una vez asegurada su vida, cantaron como verdaderos gorriones.

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!