Biólogos curten tortuga gigante para exhibirla en Universidad del Valle de Sula

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Biólogos de la Universidad del Valle de Sula trabajan en el curtido de una gigante tortuga que estará en exhibición en el Departamento de Biología del centro adscrito a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Participan en este proyecto los especialistas Alex Vallejo, Alejandro Sevilla, Héctor Amador y Peter Larach, quienes están curtiendo al ejemplar que será mostrado a estudiantes y el público que visita el centro de estudios superiores.

Se informó que la UNAH es el único establecimiento educativo en Honduras que podrá mostrar a la sociedad un ejemplar de la tortuga Dermochelys coriacea, más conocida como baula que es una especie de reptil y es la mayor de todas las tortugas marinas, alcanzando una longitud de 2,3 metros y un peso de más de 600 kilos (alrededor de mil 200 libras).

Según especialistas, un individuo macho llegó a pesar 916 kilos, aunque las tortugas de este tamaño son raras. Se encuentra en todos los mares tropicales o subtropicales y es la única especie de su familia.

Esta especie tiene multitud de características únicas que la distinguen en buena medida de otras tortugas marinas. Su tasa metabólica es aproximadamente tres veces mayor de lo esperado en un reptil de su tamaño, lo que, unido a sus intercambiadores de calor contra corriente y su gran tamaño, permite mantener una temperatura corporal de hasta 18 grados centígrados sobre el agua circundante.

“Lo que buscamos es lograr la preservación de esta especie para su exhibición y observación para los estudiantes y la población en general. Estamos realizándole una taxidermia completa a una baula que estaba prácticamente en perfecto estado y era muy joven”, detalló en su momento Claudia Lardizábal, jefa del departamento de biología de la Universidad del Valle de Sula.

Según el reporte de Lardizábal, la tortuga aparte de joven, tenía una numerosa cantidad de huevos que probablemente desovaría en las playas del puerto o La Mosquitia. Su caparazón estaba intacto y su tamaño hace pensar que su edad andaba en los 40 años, pues esta especie suele vivir de 100 a 120 años.

Cabe destacar que la especie del reptil en proceso de disecación es la de mayor tamaño de todas las tortugas marinas, alcanzando una longitud de 2.3 metros y un peso de más de 600 kilos, tiene la capacidad de desovar aproximadamente unos 110 huevos por temporada y es una de las cinco especies de tortugas en peligro de extinción en Honduras por su carne y huevos, que son objeto de caza.

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!