Techo, trabajo y tortillas

(Por Lenin Túpac Alfaro) Parece que la desesperación se está apoderando del candidato a la presidencia de la República por el Partido Nacional y actualmente ocupante de la poltrona presidencial y es que no hace falta ser un experto en temas políticos para ver el corre corre, en el cual se ha metido el cuestionado aspirante a la fraudulenta reelección.

Se pueden destacar algunas tácticas para engatusar al electorado que están siendo utilizadas por los asesores de campaña del candidato reeleccionista, hemos visto a los funcionarios más cercanos del presidenciable nacionalista haciendo un revoltijo con el tema de las extradiciones pendientes a los Estados Unidos, queriendo “dormir” a la población con el cuento que los próximos en ir a parar a las Cortes en Miami o Nueva York, son de otros colores políticos y no del azul profundo con la estrella solitaria.

Además, se ha montado un show permanente con el traslado de reos y presos de un lugar a otro, queriendo hacer un lavado de cerebro en el ingenuo pueblo hondureño para que éste se sienta seguro sabiendo que los malosos y loquillos están encerrados en algún “pozo” penitenciario.

Y finalmente han sacado el superpoderoso “chipote chillón” para darnos justo en la mollera y dejarnos noqueados y alienados con la promesa absurda de cientos de miles de puestos de trabajo a cambio de vender por partes nuestro territorio y soberanía.

Está puesta en escena la misma obra de teatro de todos los tiempos “Trabajo y Seguridad” bueno es la misma obra con diferente nombre, antes se llamaba “Las Tres T”, me imagino que cualquiera que esté leyendo este texto y vivió los ochentas en Honduras recordará lo de Techo, Trabajo y Tortillas , solo que ahora vamos a conseguir las tres “T” vendiendo el país en pedazos.

Si comparamos a nuestro país con La Divina Comedia de Dante Alighieri o, mejor dicho, si buscamos a Honduras en esa obra maestra, nos reconoceremos dentro de la misma en el octavo círculo del infierno (fraude) en el quinto recinto (políticos) siendo guiados por Gerión (monstruo con cara de hombre honesto pero con cola venenosa) y toda su parentela y amigos. ¡Ah!, y también sus supuestos opositores.

“… Porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra”: Cien años de soledad – Gabriel García Márquez.

Seguimos como antes o peor aún, ya los pobres y marginados no son las minorías ahora superan el 68 por ciento, ya no hay estabilidad laboral ni derechos laborales, ahora tenemos empleos por hora, San Pedro Sula y Tegucigalpa entre las diez ciudades más peligrosas del mundo, no se construyen escuelas ni hospitales, pero se inauguran cárceles, ya no cabalga el héroe Morazán y sus ideales unionistas, ahora se vende el país a retazos, ya no tenemos presidentes sin miedo y sin tacha, ahora tenemos presidentes extraditables.

 

Previous article

Rehabilitar

Next article

Triplemente golpista

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!