¡Que se rinda tu madre! Gritó el nicaragüense Leonel Rugama a la dictadura

(Por Óscar Marroquín) El pueblo catracho ahora recoge aquel grito de batalla que en algún lugar de la bella Nicaragua se escuchó un día; la criminal Guardia Nacional del dictador Anastasio Somoza, cercó una casa de seguridad donde se encontraban tres muchachos que luchaban contra la dictadura, la guardia utilizó todo tipo de armamento para que los luchadores se rindieran; ya herido de muerte Leonel Rugama gritó a los esbirros, que se rinda tu madre.

Las marchas y protestas contra la dictadura seguro estoy, han suya aquella frase de Leonel Rugama, para decirle a David Matamoros Batson, Juan Orlando Hernández y a toda la mafia que conforma el Partido Nacional, que se rinda tu madre.

Por que digo esto, es muy sencillo desprender que, a pesar del toque de queda o Estado de sitio, la gente no ha querido callar, por barrios y colonias desarrollaron la noche anterior el cacerolazo que llegó hasta las puestas del mismo dictador, esto ruidos y gritos hacen pensar que el pueblo le dice a la policía, al ejército, a los escuadrones de la muerte y a Billy Joya, que se rinda tu madre.

La mafia llamada Partido Nacional, no parece entender que el pueblo dijo ya basta, no mas corrupción, no más narcotráfico, y sobre todo no más impunidad.

La revuelta de los pasados días es tan solo el desahogo social, esta sociedad ha callado y guardado mucha paciencia, mucho mas de lo que ahora los ladrones y criminales del Partido Nacional le piden que tenga, pero a mi manera de ver las cosas, parece que esta mafia cree que el pueblo debe ser paciente mientras los nacionalistas roban a manos llenas los recursos económicos del pueblo y ahora también la esperanza de tener un nuevo gobierno.

Los señores narco-nacionalistas, deben comprender de una buena vez por todas, que la paciencia de un pueblo tiene un límite, que no dura para siempre y, que cuando esta se acaba puede hacer volar en mil pedazos todo lo que este a su alrededor.

Lo ocurrido en los últimos días, es el desencanto, la frustración y odio acumulado por décadas enteras, ante tanta y tanta promesa sin cumplir, ante tanta pobreza, ante tanto reclamo social si respuesta, ante la falta de institucionalidad, ante tanta migración forzada, asesinatos no esclarecidos como el de Berta Cáceres, ante tanta corrupción que ha quedado y sigue en la impunidad.

No vengan ahora a tildar a este pueblo de ladrones, saqueadores o mal hechores, miren que ustedes nacionalistas no tienen boca con que hablar, ¿quiénes más ladrones que ustedes?, quieren una sola prueba de lo que aquí sostengo, pues bien, sin temor a equivocarme se las daré en dos palabras: LA MACCIH.

He ahí lo que les impide hacerse pasar por un partido político honrado, incólume y democrático. El robo de las elecciones que intentan llevar a cabo es prácticamente la gota que rebalsó el vaso, ante el mundo entero han quedado como viles bandoleros, que ya sin una pizca de vergüenza intentan seguir gobernando a sangre y fuego a este pueblo que los rechaza ya sin temor alguno.

El título que ocupa este artículo es sin lugar a duda lo mas apropiado que un pueblo puede gritarle a un dictador: que se rinda tu madre.

 

 

 

Previous article

¡Otra vez!

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!