Iglesia católica hace negocios milagrosos con los recursos de la Tasa de Seguridad por 30 millones

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La secretividad con la que se manejó los fondos de la Tasa de Seguridad ayudó a que el obispo auxiliar de la arquidiócesis de Tegucigalpa, Juan José Pineda Fasquelle, se le entregara más de 30 millones de lempiras en recursos que son inauditables, es decir, no se pueden justificar en qué fueron invertidos.

Un oficio del Comité Técnico del Fideicomiso del Fondo de Seguridad Poblacional, más conocido como Tasón establece que Pineda recibió, en efecto, 30 millones de lempiras destinados a financiar “proyectos invisibles de prevención y formación” que realiza la iglesia católica.

El documento firmado por Francisco Cosenza, director del Comité, indicó al exsecretario de la Presidencia y actual diputado Reinaldo Sánchez que por “recomendaciones” de la directora del Foro Nacional de Convergencia (Fonac), Soledad de Ramírez, se le envió el proyecto al Consejo Nacional de Defensa y Seguridad ya que se consideró “factible” y “viable” para que se le entregaran 30 millones de lempiras a la iglesia.

De hecho, en la nota enviada a Ramírez, el religioso le comentó que la petición de fondos se basa en los proyectos que realizan y que “se trata solamente de cerca del uno por ciento de los proyectos que tenemos en todo el país. Son muchos más, más de los que muchos se pueden imaginar, los proyectos de formación, prevención, etcétera”.

“Se trata de solicitar, simplemente un 40 por ciento de los proyectos que están bajo nuestra responsabilidad y que siete millones de hondureños se beneficiarán directa e indirectamente”, explica en la carta girada el 4 de diciembre de 2014 y que tiene firma y sello de Pineda. El proyecto que realizó Pineda en aquella ocasión, de acuerdo a los documentos publicados por ConfidencialHN se llama Prevención y formación – Continuación de proyectos institucionales en el que justifica “formar en valores” a la feligresía y una “comprensión de las leyes y la vida social”.

La parte toral del documento reza: “Queremos dejar constancia, desde el inicio, que los fondos solicitados y presentados por este proyecto cubren, en la mayoría de los casos, solamente el 40 por ciento o menos del costo total de las obras que realizamos. Los proyectos presentados en este documento no suman ni siquiera el uno por ciento de los proyectos que nuestra institución lleva a cabo en el país”.

Aseguró Pineda en su proyecto financiado por el Tasón que los recursos fueron dirigidos a los servicios de educación formal, educación alternativa, especial, inicial, primaria, básica, media, universitaria y hasta doctorados. A pesar que la iglesia a la que pertenece cuenta con medios digitales, impresos, radiales y televisados, afirmó que los recursos irían a las obras de “educación y promoción humana integral”.

Asimismo, ese dinero se “orientó al “servicio de la movilidad humana, con atención a los migrantes y refugiados que de otro modo quedarían abandonados a su suerte. Algo similar ocurre con los servicios del área carcelaria presente en todos los centros penales de la zona”.

Aunque los documentos que comprometen al religioso y allegado al cardenal Óscar Andrés Rodríguez no se encuentra disponible en el Portal Único de Transparencia del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), este periódico pudo ubicar un renglón del documento memoria del Tasón en la cual se especifica que para la iglesia católica se destinaron varios montos en el ámbito de inversión, entre ellos, una aportación de 890 mil lempiras a programas de salud adscritos a la iglesia católica.

Además, fueron asignados 2,8 millones de lempiras al programa de “Asistencia a Migrantes Hondureños retornados”. También se pudo ubicar el origen de 2,3 millones para proyectos generales, Se instauró el programa de Becas San Miguel Arcángel, apoyo a programas sociales y fortalecimiento institucional por 1.8 millones de lempiras.

De igual manera, se pudo ubicar la asignación de fondos por cuatro millones para una dependencia de la iglesia; 138 mil lempiras para un centro de internamiento y otros que se desglosan a “favor” de la iglesia.

En febrero de este año, el sacerdote pineda justificó a este periódico que “el gobierno nos ayuda y nosotros lo ayudamos…No sé de qué se tratan esas son cosas que trata y administra la iglesia. Siempre se ha trabajado con el gobierno y estos siempre han querido trabajar con las iglesias”. Insistió que el gobierno nos ayuda y nosotros lo ayudamos, como usted me ayuda a mí yo le puedo ayudar a usted” y negó que existan transferencias a su nombre.

“Tenemos muchas instituciones educativas, de salud, para enfermos; tenemos muchísimas instituciones que no son necesariamente filantrópicas, son obras de caridad que la iglesia lleva a cabo, nos apoya muchísima gente”, dijo.

 

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!