Ministerio Público revela que siete funcionarios están involucrados en trama corrupta Odebrecht

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Los negocios que realizó la multinacional de la construcción panameña Odebrecht habría dejado jugosas ganancias a los altos funcionarios del gobierno de Honduras, cuyo monto oscila en 380 mil dólares.

Los funcionarios que habrían recibido tal suma de dinero serían de los gobiernos de Manuel Zelaya (2006-2009), Porfirio Lobo (2010-2014) y la dictadura de Roberto Micheletti que, de acuerdo a informes que recibió este periódico y que fueron confirmados este día por el Ministerio Público, están vinculados a la trama corrupta, aunque no se revelaron sus nombres.

El organismo acusador y la MACCIH viajaron esta semana a Brasil donde obtuvieron información clave que ayudará a desenredar la madeja a fin de perseguir penalmente a quienes recibieron sobornos para facilitar la construcción de las represas Llanitos y Jicatuyo, cuya obra fue estimada en unos 800 millones de dólares.

Si bien el proyecto no pudo ser concluido por el golpe de 2009, los cambios abruptos de administración y el desinterés por liberar dinero para ejecutar las obras de ingeniería, deja claro que Odebrecht hizo sus gestiones para obtener la construcción de ambos proyectos hidroeléctricos y, como ocurrió en los países donde tiene sede, sobornó para que los funcionarios cabildearan y agilizaran la puesta en marcha de las obras que jamás pudieron concretarse.

Según datos recabados por ConfidencialHN el entonces jefe del staff presidencial Roberto Babún Sikaffi fue el contacto entre la constructora y la administración hondureña que permitió los acercamientos entre el entonces presidente Manuel Zelaya y el gobierno de Brasil, dirigido por Luiz Inácio Lula da Silva, que los llevó -más allá de las relaciones comerciales- a una fortísima amistad que traspasó las fronteras ideológicas.

Los 380 mil dólares habrían sido distribuidos entre varios colaboradores sin rostro de los exgobernantes, aunque no necesariamente esa trama salpique a los entonces titulares del Ejecutivo. Tampoco se documentaron investigaciones por los operadores de justicia que pudieran establecer las conexiones para tener pruebas concluyentes, a fin de descartar o comprobar actos ilícitos.

PIEZA CLAVE PARA LLEGADA DE ODEBRECHT. En el caso de Babún Sikaffi, lo convirtieron en una pieza clave para que Odebrecht atracara en puerto seguro y se abriera campo como un contratista preferido para acceder a cuanto proyecto de infraestructura fuera posible, pues su carta de presentación y más de siete décadas de presencia en la región le abríeron las puertas de par en par y se aprestaban a edificar los dos embalses que -a la postre- serían la punta del iceberg de una posible trama corrupta que, de acuerdo a la revelación del Ministerio Público, involucra a varios exfuncionarios, según indagaciones que efectuaron en Brasil.

Sobre el tema, el portavoz del operador de justicia, Yuri Mora, precisó que si bien se confirma la participación de los exfuncionarios, “resulta ser compleja” por lo que se deberá esperar hasta que finalicen las investigaciones para que los fiscales determinen qué acciones se tomarán al respecto. “Desde hace un año la Fiscalía Anticorrupción viene efectuando esta investigación y el contrato fue firmado en la gestión de Manuel Zelaya, luego hubo una modificación en el gobierno de Micheletti y una ampliación en el gobierno de Porfirio Lobo”.

Explicó que se  recogieron dos testimonios de los ejecutivos de Odebrecht, quienes negociaron los contratos y sus respectivas modificaciones de los acuerdos suscritos entre la constructora y el gobierno hondureño.

SUPIERON DEL CONTRATO DE LA CONSTRUCTORA. Cabe recordar que los gerentes de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) durante los tres mandatos fueron Riccy Moncada, Jacobo da Costa Gómez, Emil Hawit y Roberto Martínez Lozano, quienes tuvieron conocimiento sobre el proceso de la construcción de los dos embalses que debió hacer en su momento Odebrecht; también supieron -excepto Moncada- sobre las modificaciones que sufrió el contrato.

La exfuncionaria negó cualquier señalamiento en su contra y manifestó que está dispuesta a ser sometida a cualquier investigación que se realice, pues “la que presidimos fue la más transparente”. Asimismo, se debe decir que durante el régimen de Micheletti y el expresidente Lobo hubo varias modificaciones y viajes autorizados por altos mandos de la ENEE para que prosiguieran con las negociaciones y modificaciones en los contratos suscritos con Odebrecht, que fueron frustrados por los banqueros hondureños.

Sobre las variaciones que sufrió el convenio -que debió ser financiado por la banca multilateral y una contraparte aportada por el Ejecutivo-, Hawit viajó de “emergencia” a Ciudad de Panamá entre el 6 y 8 de marzo de 2012 para reunirse con los ejecutivos de la multinacional a fin de hallar una solución a fin de construir los dos embalses, según el acta JD-1098-2012 del 15 de marzo de 2012, en el que se dejó plasmado el viaje.

Pero el entonces funcionario decidió sostener el encuentro “de urgencia” antes que se celebrara la reunión de la junta directiva de la ENEE, pues no se había convocado  a sesión de junta directiva.

Ante esa sorpresiva noticia, la junta determina, dirigida por el ex subsecretario de Recursos Naturales y hoy prisionero Roberto Darío Cardona; el exrepresentante de la iniciativa privada, Benjamín Bográn; el caficultor Asterio Reyes;  el exsecretario de Obras Públicas, Adolfo Raquel Quan y otros determinaron autorizar las modificaciones al fallido contrato.

EL VIAJE MISTERIOSO DE BABÚN. El 7 de octubre de 2007 Babún efectuó un viaje relámpago a México en el vetusto avión West Wind para realizar gestiones que sólo el expresidente y su círculo interno tienen conocimiento. Un rotativo sampedrano reveló que el jefe del gabinete llegó a ese país junto a los pilotos Javier Prince -exjefe de la Fuerza Aérea- y Pastor Landa, pero nadie tuvo conocimiento del vuelo siendo calificado de “misterioso”.

El propio Zelaya admitió en aquella ocasión que su colaborador era “parte de la avanzada” a México, donde se reuniría con empresarios y reiteró que Babún viajó en la aeronave. El otrora funcionario se quedó realizando gestiones “que se le encomendaron” y el jet regresó en cuestión de horas. El expresidente manifestó que el viaje “era de prueba”. Nadie dio una explicación lógica del vuelo chárter.

“VISIÓN DE LARGO PLAZO”. El representante para este país fue Marcos Machado; en 2013, la multinacional se marchó ante la negativa del gobierno de Lobo de entregar 100 millones de dólares para iniciar la construcción de las represas ubicadas en el departamento de Santa Bárbara, cuyo convenio fue firmado en enero de 2009 por la administración Zelaya, justamente, unos meses antes del golpe de Estado.

Norberto Odebrecht elogió la “visión de largo plazo” del exgobernante hondureño, “que apoya la construcción de represas y el desarrollo sostenible”, y refirió que las negociaciones del proyecto duraron dos años.

INFO

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!