Oficio gansteril: Así desvalija la OABI las viviendas incautadas en Honduras

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Los funcionarios y empleados de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI), se ha acostumbrado a un modelo gansteril de acceder a muebles, electrodomésticos y otros enseres: suelen quedárserlos previo a maltratarlos alegando “daño por uso”.

Varias imágenes -tomadas en fecha reciente- fueron enviadas a la redacción de este periódico en la que se puede constatar la forma en cómo los miembros de esta oficina adscrita a la presidencia de Honduras sacaban varios enseres de una vivienda en la localidad de Sabá, unos 530 kilómetros al noreste de Tegucigalpa, y se los llevaban en una carreta o troco con rumbo no determinado.

En las instantáneas, aparece un picop, color gris metálico, con número de matrícula PDD-1537, remolcando el troco con varios enseres, entre ellos, grabadoras, maletas de mano y otros que fueron embalados en bolsas plásticas para no ser “exhibidos” ante los curiosos que se encontraban en el lugar donde ocurrió la incautación de una vivienda asegurada a una persona.

Dos sujetos, vestidos con ropa casual, fueron los responsables de organizar el levantamiento de los utensilios y transportarlos a un lugar no determinado.

Ninguno de los responsables de haber sustraído los artefactos de la vivienda portaban vestimenta con isignias que los acreditaran como miembros de la OABI; tampoco había presencia de fiscales del Ministerio Público para constatar la acción de ambos individuos y colocarlos en la cadena de custodia, o sea, el envío de los productos decomisados a las bodegas de la institución.

Sobre el picop, una consulta hecha por este periódico en la base de datos del registro vehicular, revela que la información del automotor utilizado no están disponibles al público; en cambio, al hacer introducir detalles sobre otros carros aparece plasmado la respectiva propiedad, las caraterísticas de la unidad y el respectivo pago de matrícula que realiza cada año.

 

A pesar de que la casa fue vaciada en su totalidad, no existen registros públicos de la OABI en su sitio web con la finalidad de hacer constancia que lo decomisado permanecerá en custodia.

Este periódico ha denunciado la apropiación indebida de bienes confiscados a sospechosos de cometer delitos o de tener nexos con el crimen organizado; fiscales, miembros de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), OABI y fuerzas de seguridad han sido señalados de aprovechar los aseguramientos para beneficiarse de forma indebida de lo decomisado.

Muchas veces, las evidencias no son presentadas ante un tribunal como evidencias que pudieran cambiar el destino de los jucios que penden contra los acusados y suelen implantarse otras pruebas que no pertenecen a quienes enfrentan la justicia.

 

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!