lunes, noviembre 30, 2020
Inicio Internacional Сanciller: Argentina no tiene relaciones con el Gobierno transitorio de Bolivia

Сanciller: Argentina no tiene relaciones con el Gobierno transitorio de Bolivia

BUENOS AIRES, ARGENTINA

(Sputnik) El ministro argentino de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, señaló que el Gobierno de Alberto Fernández no mantiene ningún vínculo con el Ejecutivo transitorio de Bolivia que preside Jeanine Áñez, puesto que no lo reconoce como legítimo al haber surgido de un golpe de Estado.

«No tenemos relación con el Gobierno interino de Bolivia, no reconocemos al Gobierno de Bolivia porque es un Gobierno que surgió de un golpe de Estado», indicó el canciller durante una videoconferencia con representantes de varios medios de comunicación.

El canciller manifestó su expectativa de que se mantenga la fecha prevista de las elecciones generales pendientes en el país, convocadas para el 6 de septiembre.

«Esperemos que tengan elecciones el 6 de septiembre y que sean limpias», sostuvo.

Al referirse al país vecino, Solá aseguró que el Gobierno mantendrá relaciones diplomáticos con quien surja vencedor de ese proceso electoral.

«Nos guste o no tendremos plenas relaciones con el que gane», afirmó Solá.

El ministro argentino aseguró que el rechazo al actual Gobierno de Bolivia «no se trata de color político sino de la génesis del Gobierno, que es de fuerza».

El Ejecutivo de Áñez también «debe responder por la muerte de muchos campesinos que protestaban en Cochabamba y El Alto», además de mantener «rehenes en embajadas, que están asilados ahí sin que haya respuesta».

El canciller no dudó en comparar esta última situación con las técnicas de amedrantamiento que empleó en Argentina la última dictadura cívico-militar (1976-1983).

«Esto es propio de un Gobierno militar, esto ocurrió en Argentina durante la dictadura, y esto ocurre en Bolivia desde hace meses», reiteró.

El Gobierno de Alberto Fernández recibió como refugiado al expresidente derrocado de Bolivia Evo Morales (2006-2019), quien se encuentra en Buenos Aires desde el pasado 12 de diciembre.

El ministro argentino de Relaciones Exteriores afirmó que la Unión Europea comete un error por sancionar a legisladores de Venezuela.

El canciller calificó de «equivocada» la posición de la Unión Europea (UE) «cuando sanciona a legisladores de una de las Asambleas de Venezuela por sus declaraciones».

El canciller se manifestó a favor de que los países no intervengan en Venezuela con candidatos o partidos, y cuestionó que algunos dirigentes venezolanos de la oposición salgan al exterior para pedir apoyo.

Consultado sobre si el Ejecutivo argentino mantiene relaciones diplomáticas con la oposición en Venezuela, Solá refirió que no hay tal vínculo en territorio argentino.

«No hay relaciones con la oposición venezolana salvo las que establece el agregado de negocios, que sí tiene indicaciones de la Cancillería de hablar con todos», indicó el ministro.

Al margen de su postura oficial, EEUU desea que Argentina apruebe sanciones y bloqueos contra Cuba y Venezuela, una situación que rechaza el país sudamericano por no estar de acuerdo con las sanciones a la isla caribeña y por considerar que los bloqueos contra el Gobierno de Nicolás Maduro «agravan la situación del pueblo».

«La solución de Venezuela tiene que ser en Venezuela y no impuesta desde afuera», sostuvo Solá.

La UE sancionó a 11 funcionarios venezolanos, entre ellos el presidente de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral), Luis Parra.

En la lista de sancionados también se encuentran los diputados Franklyn Duarte y José Noriega, así como las constituyentes Gladys Requena y Tania González, a quienes la Unión Europea acusa de presuntamente «privar» de su inmunidad parlamentaria al opositor Juan Guaidó, para que sea investigado por el Ministerio Público.

El ministro argentino de Relaciones Exteriores denunció que Reino Unido incurre en operaciones navales bélicas en las aguas que circundan las disputadas Islas Malvinas (sur).

Se trata de «maniobras navales bélicas en aguas que creemos son argentinas por parte de Reino Unido», señaló el canciller.

Reino Unido está realizando en concreto «maniobras de infantería, de patrullero y de aeronaves».

Han participado de estos ejercicios el buque patrullero HMS Forth, la Compañía de infantería británica A y la aeronave A400M junto a los Typhoons de la 1435 Flight de la RAF, «que forman parte del despliegue militar de ocupación ilegal del Reino Unido en las Islas Malvinas (Falklands para los ingleses)», explicó con posterioridad la Cancillería en un comunicado.

«Rechazamos contundentemente esas maniobras porque es una muestra de fuerza en el Atlántico Sur», afirmó Solá.

La insistencia de Reino Unido en realizar estas operaciones vulnera la resolución 31/49 de la Asamblea General de Naciones Unidas que insta a Buenos Aires y a Londres a que se abstengan de adoptar decisiones unilaterales mientras siga en curso el proceso de negociación recomendado por la ONU.

El ministro también recordó la resolución 41/11 de la Asamblea General sobre Zona de Paz y Cooperación en el Atlántico Sur que exhorta a los Estados a que se respete la región del Atlántico Sur como zona de paz y cooperación, principalmente con la reducción y eventual eliminación de su presencia militar en esta región.

Esa última resolución insta a «no tomar actitudes unilaterales mientras estemos en proceso de negociación», más allá de que el Gobierno británico «se niega a iniciar conversaciones», observó Solá.

Argentina no va a dejar pasar esta circunstancia, afirmó el canciller al asegurar de que no se justifican los ejercicios militares en supuesta defensa de los habitantes del archipiélago.

Esas maniobras «son estratégicas y mucho más amplias, aprovechado el portaviones natural que son las Islas Malvinas, donde han establecido una base (militar) de 1000 hombres», añadió Solá.

Por ello el Ejecutivo argentino ha pedido a la Unión Europea (UE) que considere las Islas Malvinas «no como territorio de ultramar de Reino Unido sino como territorio en disputa» para que no se acepten los recursos pesqueros provenientes del archipiélago que el país quiera comercializar en esta región.

«No queremos que Europa ratifique esa situación y brinde el mismo tratamiento a productos que provengan de Malvinas», concluyó Solá.

Las Islas Malvinas están ocupadas por Reino Unido desde 1833.

Desde entonces Argentina y Reino Unido mantienen un litigio por la soberanía de la región, lo que llevó a que en abril de 1982, la Junta Militar argentina del general Leopoldo Galtieri (1981-1982) intentara recuperar las Islas Malvinas a través de una ofensiva contra el Reino Unido de Margaret Thatcher (1979-1990).

La guerra culminó el 14 de junio con la derrota del país sudamericano y con casi 1.000 muertos entre ambos bandos solo durante el conflicto armado.

Buenos Aires y Londres retomaron sus relaciones diplomáticas en febrero de 1990 en la administración del entonces presidente argentino Carlos Menem (1989-1999).

El acuerdo del Mercado Común del Sur (Mercosur) con la Unión Europea (UE) deberá ser debatido en el Congreso y no en el Poder Ejecutivo, afirmó Felipe Solá.

«Nosotros no tenemos palabra final, pero estamos más cerca de que se discuta en el Congreso y no en el Poder Ejecutivo el acuerdo con la UE», señaló el canciller.

El canciller deslizó que «el paso del tiempo» hace cambiar y pone en discusión «las estrategias políticas».

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, explicó que el Gobierno argentino está realizando una serie de estudios sobre el impacto económico que tendría el convenio en la economía argentina.

«Estamos realizando estudios de impacto del tratado de UE que el Gobierno argentino en su momento no hizo», señaló en alusión al Ejecutivo del expresidente Mauricio Macri (2015-2019).

Dado que el acuerdo del Mercosur y la UE «está cerrado y no puede ser modificado», el Ejecutivo argentino quiere analizar con más profundidad las consecuencias que podría tener en el país sudamericano.

Ese informe será enviado al Congreso cuando el Poder Legislativo tenga que discutir su ratificación, añadió Neme.

Los representantes de la Cancillería argentina aseguraron que la negociación con la UE «está cerrada» y se encuentra en «revisión legal», un proceso que se prolongará al menos unos seis meses.

Por otro lado, el secretario de Relaciones Estratégicas destacó el interés de Argentina por que el Mercosur profundice y actualice los acuerdos vigentes con otros países de la región.

Neme mencionó como «mercados dinámicos» los de Chile, Colombia, Ecuador, Cuba, República Dominicana y México.
«Estamos trabajando con esa prioridad», afirmó el funcionario.

El acuerdo entre la UE y el Mercosur se alcanzó el 28 de junio de 2019 tras casi 20 años de negociaciones.

Para que entre vigor se necesita el visto bueno de todos los países del bloque sudamericano y de los parlamentos nacionales de los países de la UE.

- Advertisment -

Notas Populares

Finanzas anuncia pago de aguinaldos para empleados públicos

TEGUCIGALPA, HONDURAS.  La Secretaría de Finanzas comunicó que a partir del 15 de diciembre se cancelarán los salarios del último mes y los aguinaldos a...

Buque Gracias a Dios traerá donaciones de hondureños en Florida para afectados por Eta y Iota

TEGUCIGALPA, HONDURAS.  El buque Gracias a Dios llegó este domingo a las instalaciones de la portuaria de la Florida para transportar las  donaciones de parte...

Comentarios Recientes