Home2016julio (Page 79)

Tegucigalpa, Honduras

Mas de 30 universitarios detenidos y varios golpeados, es el resultado final de un violento desalojo producido este día por militares y policías en la Universidad Nacional autónoma de Honduras (UNAH)

La desocupación obligatoria  se inicio a las seis de la mañana luego de que llegara un juez ejecutor con una supuesta orden judicial que obliga a las fuerzas del orden publico a ingresar a los predios de la Universidad en donde se encontraban unos mil estudiantes que mantenían retenidos varios edificios de distintas carreras universitarias.

El sector estudiantil tomo la máximas casa de estudios desde hace un mes exigiendo la derogación de una serie de medidas administrativas y reformas  académicas, que según su óptica, les afecta sus intereses, especialmente al negárseles el derecho que tienen a la paridad estudiantil.

De acuerdo a lo que informaron dirigentes del movimiento de los estudiantes sin identificarse debido al temor de las represalias, los militares y policías en un aproximado del millar, ingresaron al campus universitario desalojándolos violentamente en cada uno de los edificios «nos quieren quitar la capucha» grito unos de los jóvenes refiriéndose a el protector de rostro que andan en sus rostros para evitar según dicen ellos mimos; no ser identificados ni fichados por las fuerzas del orden publico.

Una acción de esta naturaleza no se había observado en la UNAH por décadas, aún en los años ochenta cuando se en esta región centroamericana se vivía bajo a doctrina de seguridad nacional impuesta por las confrontaciones ideológicas derivadas de la llamada «guerra fría»

«Estamos detenidos aquí en la DPI» (Dirección Policial de Investigación), denuncio a la capitalina Radio Globo, la dirigente estudiantil Alexandra Raquel, que junto a sus hermanos Andrea María y Emilio Flores Sosa fueron sacados de la universidad y  trasladados a la posta policial de la Colonia Kennedy, al oriente de la capital, Tegucigalpa

WhatsApp-Image-20160701WhatsApp-Image-20160701 (1)

Un fuerte grupo de defensores de Derechos Humanos llegaron hasta los predios del alma mater a donde se llevaba a cabo el desalojo y denunciaron que as autoridades policiales y judiciales en ningún momento mostraron una orden de desalojo  mucho menos ordenes de aprensión en contra de los jóvenes   es ilegal, se violenta la autonomía universitaria, no hay órdenes de captura» reclamo Wilfredo Méndez, del Centro de promoción de los Derechos Humanos Honduras.

Por su pare a rectora de la Universidad, Julieta castellanos, justificó el violento desalojo, alegando que no se podía permitir que  por culpa de estos «revoltosos»  se pierda el periodo académico y poner en riesgo la culminación del año académico, castellanos acostumbra en todas sus comparecencias publicas de calificar a los dirigentes estudiantiles de «revoltoso, agitadores o de encapuchados», calificaciones que los estudiantes las consideran estigmatizantes de mucho riesgo para sus vidas

Confidencial HN