Home2016septiembre (Page 5)

HANÓI, VIETNAM

(Spútnik Mundo) Durante su visita a Vietnam, el presidente filipino, Rodrigo Duterte, declaró que se sentiría «feliz» si pudiera matar a los drogadictos como Hitler mataba a los judíos.

«Hitler masacró a tres millones de judíos. Ahora hay aquí tres millones de adictos. Me gustaría masacrarlos a todos», ha afirmado este viernes el mandatario filipino ante la prensa.

«Si Alemania tenía a Hitler, Filipinas tendrá mis víctimas, que querría que fueran todos los criminales para acabar con el problema de este país y salvar a la próxima generación de la perdición», ha señalado.

Además, el polémico presidente filipino arremetió contra EEUU y la UE por criticar sus métodos para ‘solucionar’ el problema del narcotráfico.

Hace un tiempo, Duterte declaró que seguirá matando a los narcotraficantes y los drogadictos de las Filipinas «sin preocuparse por sus derechos humanos».

Este enfoque en seguida provocó una ola de indignación en todo el mundo mientras que el mismo presidente fue acusado de incitar a los asesinatos extrajudiciales.

Al defender su política antidrogas y ‘justificar’ los asesinatos múltiples, cuyo número habría llegado recientemente a las 3.000 personas, Duterte acusó a Occidente de utilizar un doble rasero a la hora de hablar de derechos humanos.

El mandatario filipino comparó entonces el problema del narcotráfico en el país asiático con la ola de inmigración que azota actualmente a la UE.

«Podéis llamarme lo que queráis, pero nunca caeré en la hipocresía como lo habéis hecho vosotros. Cerráis las puertas para los refugiados. Es invierno. ¿Dejáis que se pudran y ahora os preocupáis por la muerte de unos 1.000, 2.000 o 3.000?», preguntó.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El expediente que contiene los detalles del asesinato de la ambientalista Berta Cáceres fue robado a una jueza de apelaciones, informó la noche del jueves el portavoz del Poder Judicial, Melvin Duarte.

El portavoz justificó el incidente a la delincuencia común, pues aseguró que el vehículo de la jueza María Luisa Ramos, fue robado la tarde del miércoles en un punto de la capital de Honduras y entre los documentos en poder de la empleada judicial estaba el voluminoso expediente del crimen contra la ambientalista.

Aseguró que “no hay problemas” a pesar de la pérdida de la documentación que contiene evidencias, indicios racionales, carga probatoria respecto al crimen de Cáceres, por lo que se procedió a certificar las copias del expediente para que prosigan las diligencias judiciales.

“Las diligencias ya están consignadas y a pesar que fue un hecho de delincuencia común, no representa ningún problema”, explicó Duarte.

Sostuvo que hasta el momento no se ha dado con el paradero del vehículo de Ramos, ni con l documentación que tenía en su poder.

Cáceres fue ejecutada la noche del pasado 3 de marzo en La Esperanza, zona occidental de Honduras, por miembros de las FFAA y ejecutivos de la empresa Desarrollos Energéticos, S.A. (DESA), quienes se encuentran encarcelados y sometidos a juicio.

La ambientalista se opuso de manera activa a la construcción del embalse Agua Zarca ubicado sobre el río Gualcarque, en el límite departamental de Santa Bárbara e Intibucá, ya que afectaría los territorios del pueblo indígena lenca.

Las autoridades no han dado con los autores intelectuales del crimen que fue condenado por el mundo.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Honduras ha hecho crecer su deuda interna y externa hasta niveles alarmantes y provocaría una de las peores crisis que ha vivido en su historia, ha advertido el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

El economista del Icefi, Jonathan Mencos, indicó que la deuda de Honduras alcanza el 46.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) o el total de la producción nacional y al 31 de diciembre de 2016 podría llegar hasta el 48 por ciento.

Añadió que uno de los factores que ha contribuido al acelerado endeudamiento son las exoneraciones fiscales que reciben las comidas rápidas y algunas grandes industrias, por lo que el Estado deja de recibir miles de millones de lempiras y la vulnerabilidad es evidente.

Las posibilidades que se desate una crisis económica son reales, advirtió Mencos y añadió que el crecimiento de la pobreza es galopante porque la población tiene poco acceso a recursos.

Otra de las preocupaciones del especialista es porque la deuda que contrae el régimen orlandista está destinada al gasto público, o sea, al oneroso pago de sueldos y salarios a burócratas, sostenimiento de programas gubernamentales como el bono 10 mil y bolsa solidaria, entre otros que ha impuesto la administración nacionalista para aumentar caudal político.

Cabe mencionar que el Banco Central de Honduras ha previsto que para los próximos años el crecimiento económico oscilará entre el 3.5 y 3.7 por ciento del PIB; algunos críticos han sostenido que tales indicadores son mínimos porque el crecimiento poblacional es de un dos por ciento y no puede satisfacer las necesidades del país.

En caso que el gobierno pretenda disminuir la deuda, aseguró Mencos, debería tener superávit que su de más del dos por ciento del total de la producción nacional para evitar crisis económicas; no obstante, aseguró, la actual política fiscal “está llena de opacidades” e impiden que haya un crecimiento económico sostenido que pueda beneficiar a la población.

Las medidas que han afectado el crecimiento han sido los fuertes aumentos de impuestos decretados por el Parlamento de mayoría nacionalista que afectan el bolsillo de los contribuyentes. El incremento del Impuesto Sobre Ventas al 15 por ciento ha socavado la economía familiar.

En declaraciones a periodistas Mencos advirtió que el actual ritmo de endeudamiento que sostiene el Ejecutivo nacionalista será insostenible dentro de una década, pues habría superado el 100 por ciento del PIB y la pobreza, desigualdad y miseria sería catastrófica.

Hasta mediados de 2016 Honduras debía a la banca local y extranjera más de 7,500 millones de dólares (172 mil 623 millones de lempiras al cambio del 29 de septiembre de 2016). A pesar de estos alarmantes indicadores, el régimen sigue colocando bonos (comprando deuda) a la banca multilateral cuyos plazos de pago son de cinco a 10 años.

Este acelerado endeudamiento ha provocado que Honduras haya bajado la capacidad de pago. Hasta febrero anterior, se habían pagado 121.9 millones de dólares y el año anterior pagó 124.8 millones, dejando de aportar a sus acreedores unos tres millones de dólares.

No obstante, organismos financieros internacionales se han congratulado con el presidente Juan Orlando Hernández por el desempeño macroeconómico o el comportamiento de las inversiones, exportaciones e importaciones, entre otros, sin tomar en cuenta el elevado ritmo de empobrecimiento que padece la población.