Home2017abril (Page 130)

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El exjefe narco Devis Leonel Rivera Maradiaga, uno de los cabecillas de “los Cachiros” habría incurrido en considerables contradicciones sobre su participación en el asesinato de 78 hondureños, su participación con Fabio Lobo y de haber pagado supuestamente fuertes sumas de dinero al expresidente Porfirio Lobo para permitir el tránsito de drogas por el país.

No obstante, las pruebas que habría aportado la agencia antidrogas DEA, podrían hundir de por vida a Lobo; en cambio, si son rechazadas, podría recibir una corta condena, por lo que podría pasar hasta una década preso en una cárcel federal de EE.UU. por haber conspirado para introducir drogas a esa nación.

En la contestación que ha hecho Manuel Retureta, apoderado de Lobo –sometido a un proceso legal por el tribunal federal de Nueva York– y al que ha tenido acceso ConfidencialHN, proporciona algunas consideraciones por las que considera con inconsistentes las declaraciones del exjefe cachiro.

Si bien Lobo reconoce que participó  “en la conspiración de narcóticos con la que fue acusado”, aunque rechaza haber poseído un arma peligrosa, haber sobornado a las fuerzas de seguridad, que participó en el envío de drogas a EE.UU. y que haya sido una pieza clave en el mando.

“Habida cuenta de la falta de credibilidad de Rivera Maradiaga, así como de que su testimonio contradecía algunas de las alegaciones expuestas en el memorando previo a la audiencia del gobierno, el Sr. Lobo concluyó que era necesario presentar esta respuesta. El argumento adicional, la autoridad y las conclusiones de hecho y de ley propuestas serán presentados a la corte de acuerdo con el horario de exposición previamente establecido”, explica Retureta en el extenso documento.

¿DIO DATOS EQUIVOCADOS EL CACHIRO? Entre las argumentaciones que presenta la defensa, cuando quedan pocos días para que se dé la sentencia contra Lobo, es que el testigo del gobierno de EE.UU. –el exjefe cachiro–  incurrió en contradicciones, datos inexactos, informaciones alteradas como su presunta participación en el crimen de 78 personas, pues en fecha posterior cambió de postura y dijo que no había estado en las ejecuciones, por lo que Retureta espera que el juez tome en consideración sus argumentos.

Ante el tribunal federal, expone Retureta, el testigo clave «consideró necesario aclarar que sólo ‘causó’ la muerte de las 78 personas que había aceptado la responsabilidad de asesinar».

«Para ser claros, al ‘causar’ esos asesinatos, las manos de Rivera Maradiaga están tan ensangrentadas como si lo hubieran hecho él mismo. Además, Rivera Maradiaga, líder de una importante organización narcotraficante, no pudo dar ninguna estimación de la cantidad de cocaína los Cachiros movida entre 2009 y 2013, ya que respondió ‘muchas toneladas'».

“Para apoyar muchas de sus alegaciones, el gobierno decidió confiar en un solo individuo. En su memorando previo a la audiencia, el gobierno identificó a ese único testigo como ‘CW-2’. En la audiencia de Fatico, CW-2 fue revelado como Devis Leonel Rivera Maradiaga, uno de los dos hermanos que dirigía una organización violenta de narcotráfico conocida como ‘Los Cachiros’».

Según el defensor, el testigo del gobierno estadounidense cambió su testimonio en unas tres ocasiones, «según Rivera Maradiaga, él no mató a esos 78 individuos, sino que ‘causó’ sus asesinatos».

«El Sr. Lobo sostiene que es una distinción sin una diferencia. De hecho, Rivera Maradiaga era de sangre fría y lejos de ser contenida en su uso de la violencia. Actuó como juez, jurado y verdugo por al menos veinticinco individuos, que figuraban en el apéndice de su acuerdo de declaración de culpabilidad como simplemente ‘sospechosos’ de algo», explica la argumentación de la defensa.

El jurista encuentra hasta raro que cuatro de los asesinatos enumerados en ese apéndice del acuerdo que tiene la fiscalía y la corte neoyorquina, fueron cometidos después que él había decidido entregarse a las fuerzas de seguridad de EE.UU.  Asimismo, le resulta hasta increíble que el último asesinato en el que admitió haber participado «fue el de la madre de su hermano mientras se encontraba en Canadá en noviembre de 2013», precisamente, cuando ya colaboraba con las autoridades norteamericanas.

En esas fechas, Rivera Maradiaga sostuvo encuentros con agentes de la agencia estadounidense antidroga, la DEA, a fin de ofrecer colaboración al proporcionar nombres, fechas clave, lugares con los que se habría encontrado con altos funcionarios hondureños y agentes de las fuerzas de seguridad, quienes habrían participado en la conspiración para llevar estupefaciente al país que lo tiene como testigo.

Asimismo, Retureta ha hallado varias inconsistencias en el aporte de datos hechos por el exjefe narco que, de ser probados ante el tribunal federal, serían un atenuante que ayudarían que la condena de Fabio Lobo sea de unos diez años de cárcel.

Entre las falencias encontradas por la defensa destacan el ingreso de unas 20 toneladas de cocaína a EE.UU. entre 2009 y 2013, «cabe destacar que esa fue la misma respuesta que le dio la cantidad de cocaína que su DTO (Organización Traficante de Drogas, en inglés) había movido durante su toda la existencia, comenzando años antes de 2009. A la información y la creencia, Rivera Maradiaga subestimó groseramente la cantidad de cocaína de la que su organización era responsable».

ACUSACIONES «LUJURIOSAS». Las acusaciones más salaces (lujuriosas) sostenidas por Rivera Maradiaga -añade el litigante- no fueron corroboradas. De hecho, el acusado aseguró en su defensa que la declaración del cachiro están lejos de ser suficiente evidencia y debe ser tratada con mucha cautela.

«Rivera Maradiaga fue incapaz de recordar simples, pero importantes detalles, sin ayuda. Cuando se le preguntó por una estimación de las drogas los Cachiros (que) él ayudó a distribuir, no fue capaz de proporcionar una estimación real sin la ayuda de un abogado del gobierno», es decir, que cada vez que olvidaba un dato que era de interés para el juez federal, debía ser «asistido» por abogados del gobierno con preguntas directas, las cuales se limitaba a decir «sí» o «sí, señor».

En varios tramos del testimonio ofrecido a la corte, era necesario que el abogado del gobierno hiciera preguntas importantes para obtener la respuesta deseada. Aún así -prosigue-, Rivera Maradiaga no fue puntual y preciso con las respuestas o se limitaba a decir «no recuerdo»; a veces, decía a su interlocutor «¿te acuerdas?» cuando respondía de manera negativa a las preguntas. Retureta insiste en su tesis que el testigo cambió en varias ocasiones sobre hechos por los cuales fue capturado su cliente en Haití en 2015.

Además, prosigue el letrado, se negó a estimar si los ingresos que los Cachiros recibían como resultado de la droga que enviaban a EE.UU. eran de aproximadamente a dos o trescientos millones de dólares. «Incluso afirmó que no sabía si su familia estaba involucrada en la conspiración del narcotráfico por la cual se declaró culpable ante esta Corte», explica la tesis de la defensa.

Otro elemento que podría beneficiar al hijo del expresidente Porfirio Lobo, es que Rivera Maradiaga, no ha podido recordar con fina precisión algunos «eventos importantes» en su vida. «Rivera Maradiaga admitió durante su testimonio que participó en sesiones de información conjuntas con su hermano (Javier Eriberto). Los decomisos conjuntos ocurrieron por lo menos quince (15) ocasiones”.

Según Rivera Maradiaga, explica Retureta, cuando se le dio la oportunidad, él y su hermano se consultaron y se asesoraron mutuamente respecto a su cooperación con las autoridades judiciales de EE.UU. por lo que tuvieron de proporcionar información coherente con sus relatos.

Durante el proceso que se le sigue a Fabio Lobo, su defensor asegura que el exjefe narco que sirve como testigo «ha hecho esfuerzos exhaustivos para minimizar su responsabilidad por acciones criminales». Aunque el gobierno ha intentado presentar a Rivera Maradiaga como inquebrantable, «esa representación está lejos de ser precisa».

SEÑALAMIENTOS VACÍOS CONTRA PEPE. El jurista Manuel Retureta, con relación al señalamiento del exjefe cachiro que pagó sobornos al expresidente Porfirio Lobo cuando ganó las elecciones generales de 2009, explica que el exjefe de Estado colaboró estrechamente con Washington para facilitar la extradición de hondureños vinculados a la criminalidad organizada, narcotráfico y terrorismo, por lo que el relato de Devis Rivera Maradiaga «es infundado» porque carece de sustento legal.

Es más, los alegatos del exjefe narco «son totalmente irrelevantes». «El señor (Fabio) Lobo considera necesario recordar al gobierno (de EE.UU.) que su padre no es, ni ha sido nunca, un acusado en ningún procedimiento penal», expone. El acusado toma nota  que cuando su padre asumió el cargo en enero de 2010, «el artículo 102 de la Constitución de la República de Honduras prohibió la extradición» de connacionales.

«En gran medida como consecuencia de los esfuerzos del Presidente Lobo Sosa, el artículo 102 fue modificado dos años después para permitir la extradición de nacionales acusados de narcotráfico, terrorismo o delincuencia organizada. Aunque nadie fue extraditado durante su mandato, el Presidente Lobo Sosa fue en gran parte responsable de la ley que hizo posible la extradición de hondureños», según consta en el documento.

Asimismo, las autoridades de EE.UU. «alabaron al padre de Lobo por sus ‘significativos’ esfuerzos para reconstruir los esfuerzos colaborativos de lucha contra el narcotráfico» y recordó que el expresidente «heredó una capacidad severamente limitada para combatir el tráfico ilícito cuando asumió el cargo a inicios de 2010, el Departamento de Estado acreditó sus esfuerzos como resultado de un aumento del éxito de la lucha contra el narcotráfico».

La evidencia presentada en audiencias preliminares -según sostiene Retureta- «es totalmente insuficiente para apoyar una mejora de la sentencia».

Al tomar como referencia el testimonio del cachiro respecto al pago de sobornos a «agentes de la ley» y a Lobo aunque testificó que en algún momento «el Sr. Lobo estaba insatisfecho con la cantidad que le pagaron por asistir durante el transporte de una carga de 1000 kilogramos…Sin ninguna base, Rivera Maradiaga afirmó que Lobo necesitaba más dinero porque necesitaba ‘dar más’ a un oficial de las FFAA, incluso si se acepta como cierto que Lobo deseaba más dinero que el proporcionado, sería mucho más probable que sentí que se justificaba una mayor compensación porque había sido pagado más por menos esfuerzo con respecto a la asistencia que proporcionó durante el transporte de 400 kilogramos».

En caso de confirmarse la tesis de la defensa, el testimonio de Rivera Maradiaga estaría en conflicto con una declaración que anteriormente proporcionó al tribunal y, si el juez así lo considerara, que el testimonio no corroborado del exlíder del cártel que operó en el oriental departemento de Colón, era suficiente para respaldar la mejora de la condena, Fabio Lobo sostiene que tales testimonios «no son creíbles por razones adicionales».

«Por información y convicción, Rivera Maradiaga cambió su historia con respecto a los llamados sobornos pagados al padre de Lobo en numerosas ocasiones. Específicamente, Rivera Maradiaga presentó tres versiones muy diferentes de las cuales, si alguien, contactó a un funcionario durante una presunta reunión», explica el jurista.

Además, Rivera Maradiaga hizo todo lo posible para insistir en que en 2009 y 2010, él y su hermano buscaron asegurarse de que no serían extraditados en caso que se concretara la reforma constitucional efectiva desde 2012, en el momento en que supuestamente pidieron garantías de que permanecerían en Honduras sin ser sujetos de persecución por autoridades estadounidenses.

 

TEGUCIGALPA, HONDURAS

CORTÉS. Dentro de su centro de trabajo una administradora fue acribillada a disparos por una “sicaria” en la 7 calle y la 4 avenida en el barrio Lempira, San Pedro sula, Cortés zona norte de Honduras.

La victima es Francis Josselin Galdámez Sierra (25) y según sus familiares tenía cinco meses de embarazo. Por su parte el informe policía reveló que el crimen fue ejecutado por una pareja que se conducía a bordo de una motocicleta.

Según las autoridades una mujer llegó hasta el negocio “Novedades Savi” y procedió a disparar contra Galdámez para después escapar junto a su acompañante en la motocicleta.

Después de presenciar un partido de futbol, un aficionado del equipo Real España fue ultimado la noche del sábado en el barrio Guamilito en la ciudad de San Pedro Sula. La versión que por los momentos maneja la policía, es que entre la 10 y 11 avenida del lugar en mención, varios sujetos a bordo de una camioneta color gris acribillaron al aficionado.

En el atentado otra persona resultó herida y fue traslada hasta un centro de atención médica, se desconocen los datos personales de herido y el fallecido.

Aproximadamente a las 5:30 de la tarde del sábado, un joven fue asesinado en la colonia Lomas del Carmen en la ciudad de San Pedro Sula. Según la versión de las autoridades, el crimen fue ejecutado por unos cuatro individuos.

Un adulto mayor murió atropellado el sábado en el Bulevar del Norte a la altura de la colonia Río Blanco. Por los momentos se desconoce el nombre del fallecido; por su parte el conductor de la camioneta que terminó con la vida del anciano, fue detenido y será remitido a la fiscalía.

COMAYAGUA. Un hombre fue asesinado en el centro de la ciudad de Siguatepeque en el departamento de Comayagua, zona central de Honduras. Por los momentos se desconoce la identidad del victimado y demás motivos que determinen los motivos del crimen.

COPÁN. El cuerpo sin vida de Marco Antonio Rivera (28), fue rescatado a tempranas horas del domingo de las aguas del río Chamelecón en la aldea La Bodega en el departamento de Copán, zona occidental de Honduras.  El rescate lo realizó el Cuerpo de Bomberos después de ser alertados que una persona había desaparecido en el rió desde el sábado.

QUITO, ECUADOR

(Spútnik Mundo) El candidato oficialista Lenín Moreno ha logrado una ligera ventaja al hacerse con el 51,15% de los votos frente al 48,85% que cosechó el opositor Guillermo Lasso, del partido Creando Oportunidades (CREO). El triunfo de Moreno apuntala los logros de las fuerzas progresistas en la región.

Moreno, candidato de Alianza País y exvicepresidente de la República, será el nuevo presidente de Ecuador tras imponerse al opositor Guillermo Lasso con el 51,15% de los votos.

«El porcentaje obtenido nos permite dar con mucha confianza los resultados», dijo Luis Horna, vocero de la Escuela Politécnica Nacional (EPN) que realizó el proceso estadístico por encargo del CNE.

Durante la campaña electoral, el ganador prometió continuar con la revolución ciudadana de Rafael Correa, aunque subrayó que sería más conciliador y estaría más abierto a mantener un diálogo con todos los actores sociales del país.

La primera vuelta de las elecciones se celebró el 19 de febrero de 2017. En aquella cita electoral, Lenín Moreno obtuvo 3,71 millones de votos y consiguió una victoria que fue insuficiente para evitar la segunda ronda.

La segunda vuelta de las presidenciales en Ecuador comenzó a las 7:00, hora local (12:00 GMT), del 2 de abril, y un total de 12.816.698 ciudadanos —el voto en Ecuador es de carácter obligatorio— estaban llamados a las urnas. Alrededor de 280 observadores y delegados de organizaciones como la Unasur, la OEA y la Unión Interamericana de Organismos Electorales han acompañado el proceso de votación.

Las últimas encuestas publicadas en la víspera de la jornada electoral daban al exvicepresidente del país como virtual ganador de la Presidencia y, en esta ocasión, han acertado.

Confidencial HN