WASHINGTON, EE.UU. 

(Spútnik Mundo) Los cancilleres de la Organización de los Estados Americanos (OEA) resolvieron suspender la reunión de consulta sobre la crisis venezolana para consensuar un texto que reconciliara los borradores propuestos por el bloque caribeño y por Canadá, EEUU, México, Panamá y Perú.

«Las consultas informales que venimos realizando indican que estamos muy cerca del consenso; se necesita un poco más de flexibilidad para lograr ese consenso, por tanto la Caricom (Comunidad del Caribe) propone que la sesión se suspenda (…) porque necesitamos más tiempo, y nos volvamos a reunir en un momento a acordar», expuso el ministro de Exteriores de Bahamas, Darren Henfield, a nombre de los 14 países caribeños, luego de un cuarto intermedio que duró más de una hora

De inmediato pidió la palabra el ministro de Exteriores de Perú, Ricardo Luna Mendoza, quien sostuvo que las delegaciones de su país, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, EEUU, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Uruguay «apoyamos la moción de Bahamas».

Acto seguido, se suspendió la reunión de cancilleres con el aplauso de los participantes.

«La Caricom está convencida de que la solución a la crisis venezolana solo será posible y sostenible si es interna y basada en un diálogo entre las partes (Gobierno y oposición) que deben deponer su enfrentamiento», dijo Henfield al presentar el borrador caribeño.

El texto llama a respetar el Estado de derecho, los derechos humanos y la Constitución venezolana e insta a Caracas a reconsiderar su salida de la OEA, resuelta por el Gobierno de Nicolás Maduro a fines de abril, cuando el bloque hemisférico decidió organizar esta reunión de consulta.

​El representante permanente de Antigua y Barbuda, Ronald Sanders, apuntó que «nos plegamos a ese texto, no para interferir en los asuntos de otros estados miembros, sino para ver si colectivamente podemos suministrar alguna ayuda, si es solicitada por el Gobierno y por otras partes de Venezuela para resolver su crisis» para añadir que «la solución solo será sostenible si es alcanzada por el pueblo venezolano».

​De modo, concluyó el diplomático, «que la flexibilidad es la única forma de que lleguemos a una resolución única», pero «el consenso depende del espíritu de transigencia; esperemos que ese espíritu prevalezca.

El texto de Canadá, EEUU, México, Panamá y Perú se hace eco de varios reclamos de la oposición venezolana.

El eje de la propuesta incluye la conformación de un grupo de contacto, conformado por países que satisfagan a las dos partes (Gobierno y oposición) para intentar mantener abiertos canales diplomáticos que aliente un diálogo; reclama que dicho diálogo se fije sobre objetivos concretos y verificables e insta a los actores venezolanos a comprometerse con dicho proceso.

Entre esos objetivos el borrador asienta un cronograma electoral claro, la liberación de presos por razones políticas, el respeto de la separación de poderes y la aceptación de asistencia humanitaria a la población para paliar la escasez de alimentos y medicinas.

Varios de los países que apoyaron este borrador se manifestaron asimismo por incluir entre los facilitadores del diálogo al Vaticano y a un enviado del secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres.

Queremos «contribuir a una salida a la crisis, según lo deseen los venezolanos», dijo la ministra de Exteriores y vicepresidenta de Panamá, Isabel de Saint Malo de Alvarado, uno de los países promotores de esta propuesta.

«Deploramos la convocatoria a la Constituyente en términos que no resultan incluyentes», añadió.

La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, fue una de las varias que se pronunciaron en contra de la Constituyente.

«Hemos oído voces en el Tribunal Supremo de Justicia y de la propia fiscal general (Luisa Ortega) de que la Constituyente es inconveniente para resolver la actual situación», dijo Holguín, quien también exhortó a «no armar a la población civil».

«Hacemos llamado urgente a Gobierno y oposición a que dejen de lado la confrontación y abran paso a un diálogo», subrayó.

Bolivia, uno de los países que junto a Ecuador y Nicaragua, ejercieron la defensa del Gobierno venezolano, intentó sin éxito forzar una votación de los dos proyectos.

En las afueras de la sede de la OEA en Washington, algunos cientos de venezolanos se congregaron para protestar contra la administración de Maduro, mientras en Caracas, opositores y oficialistas se manifestaban respectivamente a favor y en contra de que el foro hemisférico discuta la situación de su país.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

“No tenemos ninguna necesidad que nos den ningún título, ni ningún cargo, no queremos coordinaciones no queremos nada, inclusive he dicho que hasta la diputación la ponga sobre la mesa si alguien necesita mi espacio, el partido puede disponer de cualquier circunstancia que le convenga”.

En estos términos se expresó hoy el candidato a diputado liberal, Elvin Santos, ante los fuertes roces que el bando del presidenciable Luis Zelaya tiene con la facción de la ex precandidata Gabriela Núñez por aspectos partidarios.

Aunque dijo que seguirá recorriendo barrios y colonias de la capital para conseguir caudal político, está dispuesto en declinar su aspiración a un curul en el Congreso Nacional de Honduras y manifestó de manera sutil que Zelaya está rodeado de cuadros que no les interesa el triunfo del partido rojiblanco en las elecciones generales de noviembre.

Rechazó tener roces con su compañero a una diputación Mauricio Villeda, pues aseguró que han limado asperezas y somos gotas del mismo manantial, él es abogado y yo ingeniero y juntos podemos construir un futuro de propuestas acompañando a Luis Zelaya”.

Santos negó que el orlandismo financie al partido opositor, según señalamientos de la candidata a designada presidencial por la Alianza Opositora, Xiomara Castro, y pidió que entreguen pruebas sobre la supuesta entrega de recursos del oficialismo a la centenaria organización.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El jefe de la Misión Anticorrupción de la OEA para Honduras (MACCIH), Juan Jiménez Mayor, dio hoy un paso atrás en su molestia por la elección de los nuevos fiscalizadores del financiamiento de campañas políticas y avaló el proceso de escogencia.

En una comparecencia, Jiménez aseguró que “pudo ser mejor” el mecanismo de escogencia de los nuevos miembros de la nueva unidad adscrita al Tribunal Supremo Electoral (TSE) y comentó que los parlamentarios hicieron caso a la mayoría de las recomendaciones hechas por la MACCIH.

Al respecto, dijo que la misión se limita a proponer, recomendar y sugerir, pues la decisión es tomada por el Congreso, “más allá si uno está satisfecho o no, puedo decir que vamos a seguir trabajando, para nosotros esta unidad es muy importante”.

Reveló algunas irregularidades en la selección de los actuales comisionados al considerar que fue “una de cal y otra de arena”. Destacó el currículum y experiencia del nacionalista Kelvin Aguirre, pues es abogado, con máster en gestión y fue fiscal de derechos humanos; fue el segundo mejor evaluado y pasó a la primera posición cuando se lo entrevistó.

Sobre los comisionados German Espinal y Javier Franco, comentó que ambos, en la evaluación curricular, estaban en el tercio inferior (baja calificación) y en entrevista saltan al tercio superior”.

Tras las evaluaciones, donde varios fueron aplazados al no superar las pruebas de confianza y otros reprobaron las toxicológicas, se envió una lista “blindada” al Parlamento a fin que se escogieran a los mejores, mediante la metodología propuesta por la MACCIH.