Home2017 (Page 2128)

RÍO DE JANEIRO, BRASIL

(Spútnik Mundo)  Un motín en la cárcel Anísio Jobim de Manaos dejó «entre 50 y 60 muertos», según fuentes del Gobierno del Estado de Amazonas.

El motín empezó el 1 de enero por la tarde después de que se produjera una pelea entre dos facciones rivales presentes en el centro penitenciario. Este 2 de enero, los amotinados han liberado a siete rehenes.

El secretario de Seguridad Pública del Gobierno de Amazonas, Sérgio Fontes, aseguró que la facción de narcotraficantes conocida como Familia do Norte (FDN) atacó a miembros del Primeiro Comando da Capital (PCC).

«El recuento inicial indica que fueron encontrados entre 50 y 60 cuerpos como máximo», explicó el responsable de la seguridad del estado, que aseguró que en las negociaciones los presos no exigían prácticamente nada.

masacre-carcel-de-brasil

«Sólo pedían que no hubiera excesos cuando entrara la Policía Militar (…) Creemos que ya habían hecho lo que querían, que era matar a esa cantidad de miembros de la organización rival y querían la garantía de que no serían agredidos por la policía», dijo a una radio local. En un principio el grupo que inició el motín hizo rehenes a 12 personas, que fueron liberadas a lo largo de la madrugada de este 2 de enero.

A primera hora de la mañana ya habían sido liberado todos y tan solo uno de ellos fue herido leve por el roce del disparo de una bala y está hospitalizado.

Antes de que se iniciara el motín en la cárcel Anísio Jobim hubo una fuga de presos en otra cárcel del estado, el Instituto Penal Antonio Trindade. La Orden de los Abogados de Brasil en el Amazonas informó de que 15 presos pudieron ser recapturados, pero no informó del número total de fugitivos.

La organización cree que la fuga se organizó como una cortina de humo para desviar la atención de las autoridades y poder realizar la matanza en la otra cárcel. El secretario de seguridad evitó asumir responsabilidades por la matanza y remarcó que el problema no es único del estado de Amazonas, sino que está generalizado en todas las cárceles del país, sobre todo en el norte y el noreste.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Las fiestas de nochevieja año nuevo dejaron 21 personas asesinadas en Honduras, según el recuento de la Policía Nacional.

Aunque la cifra de fallecidos bajó con relación a las ocurridas durante la celebración de nochebuena, hubo saña por los asesinos que llegaron, en el extremo de los casos, a incinerar a sus víctimas.

Dos personas fueron ultimadas en la aldea Yaguacire de Tegucigalpa y respondían a los nombres de Marco y Jimmy Flores. Ambos se encontraban en una pulpería cuando fueron acribillados por desconocidos.

Desconocidos asesinaron la madrugada del domingo a Erick Zúniga de 30 años; fue raptado en un punto no determinado de esta ciudad y ejecutado a inmediaciones de la represa Los laureles. La Policía no ha determinado las causad del crimen.

En tanto, Melvin Larios, fue ejecutado por mareros en la remota colonia capitalina Villeda Morales. La Policía informó que varios mareros llegaron a vivienda donde se encontraba y fue acribillado hasta dejarlo sin vida.

En San Pedro Sula fue asesinado Josué Ponce Rosales de 18 años y residía en la Colonia Stibys. Recibió varios impactos de bala en el momento que se encontraba platicando con varios amigos. De manera misteriosa, apareció en las orillas de un río y fue trasladado a un centro asistencial y murió cuando era atendido.

Asimismo, una pareja fue asesinada en la localidad de Santa Cruz de Yojoa y fueron identificados por los nombres de Ana Zelaya y José Canelas, quienes regresaban a su vivienda en la noche de año nuevo luego de haber acudido a una fiesta cuando fueron interceptados por desconocidos y fueron ejecutados.

Se desconocen las causas del doble crimen, según versión de las autoridades.

Tres cuerpos sin vida fueron hallados en un cementerio clandestino de Peña Blanca, a inmediaciones del lago de Yojoa, quienes habrían desaparecido hace un mes, según relatos de familiares.

De manera preliminar, se supo que se llamaban Olvin Pérez, Luis Enrique Flores y Bayron Aguilar; los fallecidos trabajaban en una construcción y desaparecieron a finales de noviembre anterior.

Los cuerpos de los tres jóvenes se encontraban en estado de descomposición, según Medicina Forense del Ministerio Público.

El comerciante Ricardo Umaña fue asesinado al amanecer del domingo en el barrio sampedrano Paz Barahona. Uno de los amigos del ahora occiso dijo que lo halló sin vida en un bar dentro de la vivienda donde residía y no se descarta que el crimen haya sido por robo.

Una dama fue liquidada por sujetos no identificados en la localidad de El Negrito, en el central departamento de Yoro.

Fue identificada como Maira Mateo Castellanos, de 31 años, quien residía en Guatemala y llegó a su ciudad natal para celebrar las fiestas decembrinas; fue atacada en el momento que ingresaba a su vivienda y le despojaron de objetos de valor.

En Ceguaca, en el occidental departamento de Santa Bárbara, dos hombres se mataron al calor de los tragos. Fueron identificados por los nombres de Samuel Enamorado y Donaldo Bardales, ambos se encontraban ingiriendo bebidas alcohólicas cuando comenzaron a discutir y se enfrentaron a disparos.

Un motociclista perdió la vida al estrellarse contra una motocicleta en un punto no determinado de Copán, zona occidental de Honduras. El fallecido fue identificado como Roidi Umaña de 24 años, producto de un trauma cerebral severo que no pudo ser tratado por los médicos del hospital regional de Santa Rosa de Copán.

En La Ceiba, zona atlántica de Honduras, un joven identificado como Elmer Santos, fue atropellado por una camioneta que se dio a la fuga al percatarse que había arrollado al joven que venía saliendo de una discoteca.

Por su parte, Miguel Escobar Bonilla (76) fue ultimado por su propio hijo en la vivienda donde residía en la comunidad de La Masica. El joven, capturado por la policía, no aceptó consejos de su padre quien le pidió que dejara las drogas, por lo que sacó un machete y lo asesinó en el acto.

El periodista Marvin Morales determinó matarse de un disparo en su cabeza, producto de supuestos problemas sentimentales. El cadáver del comunicado fue hallado en su casa ubicada en la colonia Lobo Sosa de Juticalpa, en el nororiental departamento de Olancho.

No se han esclarecido las causas para determinar si Morales se suicidó o hubo mano criminal.

En Choluteca, sur de Honduras, un hombre no identificado falleció carbonizado, según información de la Policía Nacional, el hombre fue hallado a inmediaciones de un puente de la cabecera departamental.

Además, dos personas fueron asesinadas en la localidad de Tapatoca, Choluteca; no se proporcionó información sobre la identidad de las víctimas, ni las causas del doble crimen.

Por último, una persona fue asesinada entre el 31 de diciembre y 1 de enero en una vivienda de Comayagua. Las autoridades investigan las causas del asesinato.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El gobierno de Honduras da el primer regalo de 2017 a la población: los combustibles aumentarán en más de un lempira.

La Comisión Administradora del Petróleo (CAP), determinó aumentar al cierre de 2016 el precio de los carburantes, mientras la ciudadanía reclamaba en sus deseos que el régimen no aplicara más trancazos, por lo que deberán pagar más a partir de este 2 de enero.

La gasolina superior aumenta 1.49 lempiras y su nuevo precio en bomba será de 88.66 lempiras; la semana anterior costaba 87.17.

La gasolina regular, por su parte, costará 80.50 lempiras, luego que se decretara el aumento de 1.49 lempiras por galón de combustible.

El diésel, por su parte, sube 95 centavos y pasa de 70.51 a 71.53 lempiras por galón, según órdenes de la CAP.

El LPG vehicular costará 40.41 lempiras, luego de haber subido un lempira con cinco centavos por galón, informó el organismo adscrito a la Secretaría de Desarrollo Económico.