Corrupción en OABI costó a empresa productora de ocra más de un millón de lempiras

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El director de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI), José Luis Andino, firmó ilegalmente unos 15 cheques por un total un millón 072 mil 600 lempiras a favor de una empresa de fachada creada por la funcionaria del organismo, Eugenia Mourra, a fin de realizar trabajos de auditoría en una compañía productora de ocra que opera bajo dominio estatal en la zona sur de Honduras.

Este periódico tiene en su poder documentación sobre los cheques librados por el funcionario entre el 2 de marzo y 5 de agosto de 2017 a través de las cuentas de cheque 63 y 679 del Banco Atlántida con recursos de la empresa Cultivos Agrícolas Las Sábilas, S. de R. L. (Cuasa) ubicado en Orocuina, en el sureño departamento de Choluteca para hacer efectivo el “pago” de obligaciones a varias personas que laboran para la OABI, pero cobraron para la productura industrial.

De acuerdo a la investigación hecha por este periódico, el dinero fue sustraído de forma ilegal de Cuasa por tal suma de dinero, sin seguir los controles administrativos para la justificación de los gastos incurridos; además, tres días antes de la emisión de cheques fue creada la empresa auditora Agricultura, Mercadeo y Comercialización (AMC) por Mourra y recibió 12 mil 500 dólares, de acuerdo al cheque 327, emitido el 9 de mayo del año anterior.

Respecto a al creación de AMC, se establece que una de las asistentes de Mourra, identificada como Mónica Varela, quien labora en la OABI, envió un correo desde la cuenta mvarela@oabi.gob.hn, recibida por emourra@oabi.gob.hn y otros destinatarios -cuya copia está en poder de este periódico- en el cual se notifica del pago de un segundo cheque, con código 322, pagado el 11 de abril pasado “por 12,500 dólares que fue pagado a la sociedad AMC el 7 de abril de 2017 ya que dicha compañía fue contratada por OABI-Cuasa para realizar labores de auditoría en la empresa Cuasa”.

De hecho, Varela recibió pagos de parte de Cuasa, cuyos montos oscilan entre los 12 mil y 13 mil 125 lempiras quincenales “por servicios profesionales prestados por Mónica Lizeth Varela Irías, a razón de 15 mil menos la deducción del 12.5% de Impuesto (Sobre la Renta)”.  La asistente de Mourra cobró los cheques 690, 1089 y 560 que fueron emitidos por Cuasa en los días 27 de febrero, 16 de marzo y 28 de abril de 2017, de acuerdo a las conciliaciones bancarias a las que accedió este periódico.

 

La investigación efectuada por ConfidencialHN revela que, en efecto, uno de los beneficiarios fue Allan Murillo, responsable de administrar las fincas controladas por la oficina adscrita a la Presidencia de Honduras y recibió una “comisión” por los fondos pertenecientes a Cuasa.

Los cheques fueron girados desde las oficinas de OABI sin cumplir con las normas administrativas de Cuasa. Varela, al ser consultada por el libramiento de estos, explicó que AMC “es una empresa auditora” y que la fuerte suma de dinero era para la realización de las auditorías.

Luego que se le entregara el cheque, Murillo desapareció y su paradero es ignorado al igual que los 12 mil 500 dólares autorizados por la unidad administradora de bienes; Andino, por su parte, exigió que se le entregara un informe respecto a esta irregularidad y jamás tuvo acceso a la documentación que compromete a Mourra.

Gente de total confianza que pidió el anonimato, explicaron que el director de la OABI se vio “sorprendido” de que una empresa fachada hubiera sacado alrededor de 25 mil dólares; posteriormente, aceptó que AMC no realizaba funciones de auditoría, sin embargo, los recursos sustraidos jamás regresaron a las arcas de Cuasa.

MÁS CHEQUES. Otro de los hallazgos de este periódico destacan el envío de dos cheques, con registros 318 y 319 a la empresa Proc Cámara por un total de 4,325.18 y 7,618.58 dólares de manera respectiva. Estos documentos bancarios fueron enviados a Tegucigalpa y, hasta el momento, ningún funcionario de la OABI ha dado una respuesta convincente para despejar las dudas en torno al paradero del dinero sustraido.

Además, se emitieron en cheques unos 192 mil 534 lempiras destinados a viáticos, compra de muebles para la oficina estatal que habrían sido adquiridos en la empresa Acosa y también se libraron varios cheques a favor de Mónica Varela. Resulta hasta curioso que Cuasa, incautada en noviembre de 2016 a Marcos Flores acusado por lavado de activos, compre mobiliario a la OABI, pues esta cuenta con un presupuesto anual para el pago de personal, adquisición de equipos e imprevistos.

Al cierre de esta publicación, el silencio prima entre los funcionarios y colaboradores de la OABI, que fue intervenida en fecha reciente por la MACCIH y UFECIC para investigar una red mafiosa que ha estado apropiándose de bienes, objetos, utensilios y alhajas pertenecientes a personas que tienen señalamientos de estar vinculados al crimen, según las denuncias interpuestas en su momento por Radio Globo y que valieron la felicitación pública del exjefe anticorrupción Juan Jiménez Mayor.

 

 

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!