La Piedra de Sísifo y la impunidad en Honduras

(Por Filiberto Guevara Juárez) Estimado lector(a): el título del presente artículo debe parecerle muy raro. Lo acepto. Pero resulta que, para poder ilustrar el mal crónico y terrible de la corrupción e impunidad que azota a Honduras, resulta mejor ilustrarlo con el mito griego de la piedra de Sísifo, el cual consistía en lo siguiente: el gran poeta griego, Homero, en su obra la Odisea, recurrió al mito de la piedra de Sísifo, para ejemplificar el sufrimiento eterno de una persona, es decir, del Rey Sísifo.

El cual se ilustraba así: el Rey Sísifo, estaba condenado eternamente a empujar una gran piedra cuesta arriba; pero cuando estaba a punto de llegar al final, el peso de dicha piedra, lo hacía retroceder hacia el inicio; lo cual obligaba al rey a volver de nuevo a intentarlo; pero sin lograrlo nunca. Desgraciadamente, tal parece que con respecto a la corrupción y a la impunidad, eso mismo le está pasando al pobre pueblo pobre hondureño, debido a la maldad de un grupo de políticos corruptos que desde hace muchos años nos vienen gobernando.

Así pues, la corrupción en Honduras, se ha entronizado gracias a la impunidad constitucionalizada y sistematizada. Ósea que, es muy propia de un sistema creado maquiavélicamente, a través de leyes emitidas en el Congreso Nacional de la supuesta república de Honduras.

El último y nefasto ejemplo, es el ya famoso decreto de impunidad, llamado así, acertadamente por el pueblo hondureño, porque mediante dicho decreto se está tratando de proteger a todo el grupo político corrupto de Honduras; independientemente del color de la bandera bajo el cual se arropan. Hasta han recurrido a la “bendita” fe de erratas, para hacer prevalecer su malvado deseo. Es tan grande el lío que enfrentan actualmente los cachurecos, que para desviar la atención tuvieron que recurrir forzadamente – por la acción de la MACCIH y el CNA -, a buscar una víctima propiciatoria en la ex primera Dama de la nación, Doña Rosa Elena Bonilla de Lobo.

“Es ahí donde la mula botó a Genaro”, tal como lo dice nuestro pueblo. Porque a raíz de las “espinas” de Rosita, están saliendo pinchados muchos corruptos, al grado tal que, hasta la reelección del fiscal general, Óscar Chinchilla, parece ser que se le ha venido abajo, en los planes, en tal sentido, al actual gobernante Juan Hernández Alvarado (JOH) ¡Crisis en el Partido Nacional de Honduras! ¡Quién puede negarlo!. Lo peor del caso, es que el “Lobo” todavía no ha aullado… tan sólo ha gruñido. Es probable que, los cachurecos, estén recordando: “calladitos se ven más bonitos”.Bueno poniendonos serios, y hasta circunspectos, resulta que, a raíz de la salida del vocero de la MACCIH, Don Juan Jiménez Mayor; muchas “cositas” salieron a relucir.

La primera: hubo contubernio entre el actual régimen de Honduras, con el secretario general de la OEA, el señor Luis Almagro; para que la MACIH no funcionara. La segunda: la MACCIH fue infiltrada por quintacolumnistas, para que no diera resultados positivos en el combate a la corrupción e impunidad en Honduras. Tanto JOH, como el Señor Almagro, no querían que Juan Jiménez Mayor fuese el jefe de la MACCIH; sino simplemente un vocero. Cuarto: resulta ilógico pensar, que una misión de tal envergadura venga sin jefe y sin independencia administrativa.

Si hasta en la familia que es la célula de la sociedad, tiene que haber un jefe para que todo funcione adecuadamente. Menos mal que el señor Jiménez Mayor, jugó hasta donde pudo su papel de jefe. Fue así, como logró destapar la caja de pandora de la cual están saliendo muchos demonios, que tienen en crisis a todos los corruptos de Honduras. Quinto: la corrupción de la burocracia internacional entronizada en organismos como la OEA, se hizo más que evidente con la salida de Jiménez Mayor, debido a que éste señor, prefirió dignamente renunciar, antes que burócratas corruptos impuestos por el Señor Almagro, le impidieran hacer su trabajo.

El cáncer de la corrupción y de la impunidad en Honduras, es gigantesco tal como bien lo dijo la honorable señora Anna Acosta de Zelaya, en su artículo recientemente publicado bajo el título: Camino a Somalia: “Honduras por la voracidad y cinismo de los últimos gobiernos nos han empujado a un abismo de descomposición y pillaje jamás visto. Hemos caído hondo como caballo desbocado en picada y sin freno”… “indigna la pericia con que blindan su red corrupta, ya no conspiran en secreto, ahora saquean con descaro a través de “ampliaciones presupuestarias, decretos de emergencia, comisiones de verificación y fe de erratas…”.

El noble pueblo hondureño no se merece, que repetidamente haga un esfuerzo por liberarse de la pesada piedra de la corrupción e impunidad, tal como lo ilustra, el gran poeta griego Homero, en su obra la Odisea, con el mito de la piedra de Sísifo.

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!