Lo que no cuesta hay que hacerlo fiesta: Esposa de militar usa carro de FFAA para hacer mandados

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El artículo 272 constitucional reza que las FFAA “son una institución nacional de carácter permanente, esencialmente profesional, apolítica, obediente y no deliberante. Se instituyen para defender la integridad territorial y la soberanía de la República…”, ¡uf! Es pedirle mucho a un soldado cuando carga la carretilla a la esposa de un alto oficial. Quizá tome ese largo y aburrido apartado de “obediente y no deliberante” porque podría pasar una larga temporada en el temido calabozo.

Más aún, protestar por usar un carro -asignado con todo “sacrificio” por el presidente Juan Orlando Hernández con los recursos del “tasón”- para proteger la población de la galopante delincuencia, criminalidad, maras, pandillas, mafias, camorras y todas aquellos que quitan la paz a los pobres ciudadanos que deben dormir con un ojo abierto y otro cerrado, significa ser dado de baja. ¡Valga Dios que ahí no está el mediático Omar Rivera porque lo hubiera linchado mediáticamente y le habría dicho que no es idóneo por gordo!

Lo importante en esta historia que el militar, cuyo sueldo sale de su bolsa y de la mía, no está en las fronteras defendiendo la vilipendiada soberanía, pues a este enloquecido país entran inmigrantes con documentos falsos que huyen del conflictivo Cuerno de África, de los llamados Tigres Asiáticos y hasta pandilleros de El Salvador y Guatemala, pues estos hacen de las suyas en las aldeas y caseríos donde prima la muerte y los soldados brillan por su ausencia. Ni siquiera un tiro de salva suena en esas desoladas fronteras.

Y qué decir del islote El Conejo ya que los salvadoreños, o sea, el gobierno dirigido por el FMLN, se lo quiere quedar -aunque sea de mentiritas- para despertar ese nacionalismo en un pueblo asolado por la brutal violencia de las maras…en las tierras de Froylán Turcios, Medardo Mejía, Francisco Morazán y hasta Roberto Micheletti y Manuel Zelaya ningún alto jerarca del Estado Mayor Conjunto de las FFAA ha abierto la boca para decir que el pedazo de isla pertenece a los hondureños, ¿y la garra catracha? ¿Y el patriotismo?

Jamás sabremos quién es el abnegado y estoico uniformado, que hace las veces de guardaespaldas o criado -como usted lo quiera ver- al cargarle las bolsas llenas de asaber qué a una dama de buen porte y trasladarlos en un picop hasta la vivienda del potentado jefe militar, en una noche donde el crimen reina y la soldadesca se dedica enamorar a las colegialas que rezan para no ser ultimadas o cooptadas por las pandillas…No. Eso no importa, lo fundamental es que la señora no sufra ni un rasguño en ese cortísimo camino a casa.

En este periódico se maneja una regla de oro: El periodista busca historias y los personajes se ponen solos. Nadie los manda a posar para la cámara curiosa que captó el momento en que la señora, de pelo rubio, teñido en finísimos salones de belleza, salía de un supermercado mientras el pobre milico caminaba presuroso con una carretilla repleta de alimentos para el hogar, los colocó en un vehículo color verde, con registro 2751 y salió del establecimiento.

No obstante, tenemos una mala noticia, no sabemos quién es la esbelta fémina, a qué se dedica, con quiénes se lleva y cuál es su estilo de vida. Pero sí sabemos que no sudó ni una gota, apenas se esforzó para cargar la fina cartera que le combinaba con una blusa negra, pantalón verde vivo y unos zapatos negros de tacón bajo.

También hizo un poco de fuerza para sacar del tradicional accesorio un monedero negro las tarjetas de crédito a fin de cancelar cada producto que compró en la atiborrada caja. Eso de andar sacando billetes de 100 y 500 lempiras no va con el perfil de la señora que usó (mejor dicho abusó) de los bienes que pertenecen a los hondureños. Lo que no cuesta, hay que hacerlo fiesta.

Y es que nadie quiere soltar el poder así por así, sobre todo, en una secretaría como Defensa Nacional, donde el presupuesto es de seis mil 997 millones 720 mil 092 lempiras, haciendo que se haga agua la saliva en la cúpula castrense. Más aún, que sea la consentida del todopoderoso gobernante, pues para él, hoy y siempre será la “niña de sus ojos”, ya que cuenta con la tropa para resolver cualquier problema que haya en el país: Crisis en salud, militares a los hospitales; crisis en educación, militares a las escuelas; crisis fiscal, los militares a cobrar a los negocios…Nadie en estas Honduras están tan calificados como los militares ya que con la bayoneta resuelven todo.

Hay que tener mucho cuidado con lo que decía el general Romeo Vásquez Velásquez: “Las bayonetas sirven para todo, menos para sentarse en ellas”.  Ni modo, ya se mandó al carajo el legado del ideólogo de la Revolución Moral, Carlos Roberto Reina de desmilitarizar una sociedad que sufrió las consecuencias de la Guerra Fría y la nefasta Doctrina de la seguridad nacional impuesta a sangre y fuego por EE.UU.

Le pedimos disculpas si disgregamos y nos extendemos en burdas y aburridas explicaciones, tanto ustedes como nosotros nos indignamos de estos abusos. Al fin y al cabo, no pasa más de un reclamo, todos nos olvidamos al día siguiente de los abusos, atropellos, injusticias y atrocidades que seguirán ocurriendo por los siglos de los siglos…

About the author

Related

Loading Facebook Comments ...

JOIN THE DISCUSSION

error: Contenido protegido, comparta nuestras publicaciones en su red social de preferencia!