Home2018mayo (Page 4)

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO

(Spútnik) El candidato presidencial de la coalición mexicana de izquierdas Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, obtuvo 52 puntos porcentuales de las preferencias electorales en la encuesta de mayo del periódico Reforma, publicada a 32 días de los comicios del 1 de julio próximo.

López Obrador, quien busca por tercera vez la presidencia, logró el doble alcanzado por su más cercano perseguidor, Ricardo Anaya, de la coalición centrista Por México al Frente, quien obtiene 26 puntos de las preferencias.

El oficialista José Antonio Meade, de Todos por México, coalición que encabeza el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), recibe 19 puntos porcentuales.

Comparado con el resultado del mismo sondeo mensual del periódico, publicado por un grupo empresarial del norte del país en Monterrey, AMLO como llaman sus seguidores al puntero, creció cuatro puntos desde las 48 unidades logradas el mes pasado.

En contraste, Anaya de 39 años, retrocedió cuatro unidades, abajo de los 30 puntos logrados tras el primer debate presidencial, del que resultó triunfador según los sondeos y comentaristas.

En cuanto al correligionario del presidente Enrique Peña Nieto, quien ha ocupado carteras de Relaciones Exteriores, Finanzas y Desarrollo Social en dos gobiernos consecutivos de distinto signo, solo creció dos puntos, de 17 a 19%.

Finalmente, el único independiente en la contienda, Jaime Rodríguez, el granjero apodado «El Bronco», gobernador del estado norteño de Nuevo León, recibió solo tres puntos de intención de voto.

La encuesta de Reforma fue aplicada del 24 al 27 de mayo pasados a 1.200 personas en viviendas, según la metodología enviada a la Instituto Nacional Electoral.

El partido del candidato de 64 años, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena, izquierda) una escisión del Partido de la Revolución Democrática (PRD, centroizquierda) que obtuvo su registro electoral en 2014, recibe 42% de simpatías, cuatro más que el mes pasado.

Los aliados que abrazan el programa nacionalista de AMLO, los partidos del Trabajo (PT, izquierda) y Encuentro Social (PES, evangélico) solo reciben un marginal 3 y 1% de votos respectivamente, pero serían favorecidos en la repartición de 200 curules de los 500 asientos del Congreso, que se reparten proporcionalmente, a diferencia de los otros 300 diputados electos en igual número de distritos del país.

Con esas preferencias ese joven partido que debutó en los comicios legislativos de 2015, con solo 8,5% de sufragios obtenidos aquella ocasión, se perfila para conseguir una mayoría.

El nuevo Congreso será inaugurado el 1 de septiembre, tres meses antes de la toma de posesión del 1 de diciembre, tras una larga transición de cinco meses después de los comicios generales, que serán los más grandes de la historia del país por la cantidad de cargos en disputa.

El Partido Acción Nacional (PAN, centroderecha) de Anaya, 39 años, retrocedió cuatro puntos, mientras que las formaciones políticas con las cuales integra la coalición centrista, el PRD y el Movimiento Ciudadano (MC, centro) se mantiene en los mismos cinco y cuatro puntos respectivamente.

El PRI de Meade, 49 años, creció ligeramente de 16 a 18 unidades, pero sus aliados en la coalición oficialista Todos por México, el Verde Ecologista y Nueva Alianza (de base magisterial sindical), siguen relegados con tres y dos puntos, respectivamente.

La llamada «encuestas de encuestas» del portal Oraculus, elaborado por académicos expertos en estudios demoscópicos, que procesa los resultados de decenas de encuestas «calibradas con los datos comparados de las elecciones presidenciales de 2000, 2006 y 2012», actualizó sus estimaciones tras la encuesta de Reforma y volvió a colocar a AMLO a la cabeza.

El resultado de Oraculus otorga un promedio ponderado de intención de voto de 46 puntos a López Obrador, 30 para Anaya, 21 a Meade.

Los intervalos promedios con base en nivel de confianza y margen de error colocan a la cabeza a AMLO en una franja de 43 a 49 puntos puntos porcentuales, seguido por Anaya con un rango de 27 a 33% de la intención de voto; Meade en tercer lugar con entre 19 y 23%, y Rodríguez Calderón rezagado con entre dos y tres puntos porcentuales.

Las elecciones sin balotaje en la competencia por la presidencia, en la que se renovará todo el Congreso bicameral, la cuarta parte de los gobiernos estatales y municipales, se realizarán el 1 de julio próximo.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El secretario de la presidencia de Honduras, Ebal Díaz, desestimó la revisión de la fórmula de los combustibles para lograr controlar la escalada de precios, pues está «influenciado» por el mercado exterior.

Al respecto, sostuvo que la guerra civil en Siria y la inestabilidad de Medio Oriente ha influenciado en el incremento de los derivados del petróleo y recordó que el presidente Juan Orlando Hernández fue uno de los promotores del cambio a la fórmula y temperatura del combustible cuando fue titular del Legislativo.

Añadió que la medida fue tomada en cuenta a solicitud de la expresidenta de la iniciativa privada, Juliette Handal, por lo que dejó entrever que no será posible la revisión de la fórmula.

“Cambiar el dos delante del tres o el tres adelante del dos, pero el resultado siempre será cinco”, comentó a periodistas el funcionario tras ser consultado sobre la medida que están pidiendo algunos actores sociales.

Además, señaló que no pueden eliminar los impuestos porque el Estado necesita recursos para financiar el gasto público y social; en fecha reciente, Hernández pactó con los empresarios la eliminación del 1.5 por ciento de impuesto extra y el gobierno dejará de percibir unos dos mil millones de lempiras.

(Por Víctor Meza) Así suele resumir la sabiduría popular la situación aquella, entre otras, de aparente ingratitud que convierte al otrora amigo o aliado en sospechoso e incómodo apestado. Y eso es lo que deben sentir todos aquellos personajes contaminados por el virus de la corrupción, que en su momento fueron o proclamaron ser entusiastas y serviles aliados de las políticas intervencionistas de Washington en Centroamérica.

El anuncio de una inminente investigación para hacer un inventario, algo así como la galería borgesiana de la infamia, de todos aquellos políticos y funcionarios corruptos que habitan y pululan en los pasillos oficiales de los tres países del llamado Triángulo del Norte, es decir Guatemala, El Salvador y Honduras, ha generado una ola de temor, casi de pánico en algunos casos, entre las élites políticas y empresariales de los tres países mencionados.

Ya se imaginan los posibles candidatos a figurar en tan temible galería, las consecuencias indeseables de semejante ‘honor’. Pérdida de visas, para empezar, lo que para muchos casi equivale a perder la propia identidad y la razón de su existencia; luego vendrán las sanciones más drásticas y contundentes, desde las de carácter simplemente patrimonial hasta aquellas que supongan la temible extradición cuando proceda.

La decisión ha sido adoptada por el Congreso de los Estados Unidos, en respuesta a la propuesta hecha por una destacada legisladora de origen hispano. El razonamiento es simple: si la migración es considerada por la nueva Administración Trump como una amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos, se hace necesario buscar los orígenes y características de semejante ‘amenaza’. La lógica elemental indica que tales orígenes están fuera del territorio norteamericano, más concretamente en aquellos países, los del Triángulo Norte por ejemplo, en donde nacen y se reproducen o transitan los grandes flujos migratorios de personas que buscan mejores condiciones de vida en Norteamérica.

Y ¿por qué no encuentran tales condiciones y oportunidades de una vida mejor en sus propios países, a los cuales, razona Washington, se les ha proporcionado en el pasado y se les otorga en el presente ayuda millonaria de todo tipo, desde puramente humanitaria hasta militar y financiera…? La respuesta es una sola y demoledora: la razón hay que buscarla en la corrupción reinante, que le permite a los dirigentes locales, en un clima de grosera impunidad, apropiarse de buena parte de esa ayuda y, por arte de magia mercantil, convertir los dineros públicos en fondos privados.

Por lo tanto, el mal hay que comenzar a combatirlo ahí mismo en donde se origina, es decir entre los políticos y funcionarios corruptos que desvían los recursos nacionales para engrosar sus propias fortunas, impidiendo así el desarrollo real y la creación de mejores condiciones de vida y bienestar para sus propios ciudadanos. O sea, en pocas palabras, hay que combatir la corrupción en los países generadores de migración para reducir el crecimiento amenazante de la misma y disminuir el riesgo y las amenazas a la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Para lograr ese objetivo hay que comenzar por identificar a esos políticos y funcionarios corruptos, incluir sus nombres y demás datos en una especie de listado infernal de la infamia, y así proceder a aplicarles la ley y sacarlos de la circulación pública. Ya existe un precedente regional muy aleccionador: en Nicaragua le aplicaron la llamada ley anticorrupción Magnitsky al señor Roberto Rivas, todopoderoso e intocable hasta entonces presidente del Consejo Supremo Electoral de ese país. El Gobierno se vio obligado a retirarlo del cargo y refugiarlo en otro rincón burocrático de menor visibilidad pero de parecida impunidad.

La aprobación de la propuesta y el mandato legislativo para que las diferentes agencias del gobierno norteamericano procedan a ejecutarla, ha creado temor y confusión en los círculos políticos de la región. No son pocos los funcionarios, diputados y dirigentes de los paridos políticos que han empezado a poner sus barbas en remojo. Eso explica esa alocada carrera por modificar apresuradamente leyes e instituciones, en un afán delirante por blindar sus posiciones, proteger sus fortunas y ponerse a salvo de los ojos de Washington. Es como si el barco se les hundiera y las ratas empezaran a abandonarlo. No son pocos los que tendrán en mente, en esta hora fatal, el viejo proverbio aquel que advierte cuán mal suele pagar el diablo a quienes mejor le han servido…

Confidencial HN