Wednesday, Oct 23, 2019
Home2018octubre (Page 173)

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

La integración de Libertad y Refundación (Libre) en la junta interventora del Registro Nacional de las Personas (RNP) es un derecho que se ganó la formación política, aseguró el exparlamentario Virgilio Padilla.

Asimismo, criticó a la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ) ya que pretenden inmiscuirse en temas estatales.

Sobre el tema, sostuvo que “vemos un error que esta tal ASJ quiera estar metida en todas las instituciones del Estado”.

Dejó claro que Libre es el «más fuerte de la oposición» y sostuvo que “no creemos que podamos dar saltos en la política radical, estoy convencido totalmente que el partido Libre, el más fuerte de la oposición, tiene el derecho de integrar el RNP, además las personas nombradas gozan de mucha confianza para muchos sectores de la sociedad”.

Asimismo, desestimó los cuestionamientos al nombramiento de la junta nombrada la semana anterior por el Parlamento, pues “son los mismos que han hecho pacto con el Partido Nacional para nombrar al fiscal general”.

La integración del equipo que reestructurará el ente de seguridad nacional, por lo que es válido entablar acuerdos «conformado por las fuerzas políticas más importantes de Honduras y es importante porque se lograrán consensos políticos y habrá estabilidad política. No podemos esperar cambios radicales».

CIUDAD DE GUATEMALA, GUATEMALA 

(Spútnik) Al menos siete presos murieron y otras cuatro personas resultaron heridas durante un motín en una cárcel en Guatemala, en el municipio capitalino de Fraijanes, comunicó el periódico local Prensa Libre.

El motín fue provocado por «una riña entre reos» en el Centro de Detención Preventiva para Hombres de Reinstauración Constitucional, conocido como Pavoncito.

El portavoz de la Dirección General del Sistema Penitenciario, Rudy Esquivel, aseguró que «la situación ya ha sido controlada».

Según los Bomberos Voluntarios, cuatro personas heridas fueron trasladadas al hospital.

El diario indica que la cárcel es «de mínima seguridad» y alberga a 1.960 presos.

(Por Edmundo Orellana) ¡Qué corta visión la de nuestros políticos! Su preocupación son las próximas elecciones. Por eso, centran su interés en la depuración del censo electoral y en la tarjeta de identidad. Más allá no hay nada.

No les interesa la democracia. Si les hubiese interesado, la decisión habría sido en el sentido planteado por el PL, acometer, en su conjunto, el problema del sistema electoral y sus procesos, sin concentrarse en un solo aspecto o en una sola entidad, como es el caso de esta intervención, cuyo propósito es abordar la problemática del RNP, ignorando el TSE.

Tampoco les interesa la calidad del ejercicio de la función. Porque nada asegura que de esta intervención resulte una nueva modalidad de gestión del sistema registral. Las prácticas irregulares en el ejercicio de esta función no pueden identificarse a simple vista, porque se mimetizan con las prácticas regulares, ni erradicarse con un memorándum. Para comprender el alcance de la problemática del sistema registral se requiere de un análisis técnico de los procesos, para identificar, con precisión, las irregularidades y, atendiendo estándares de calidad, debidamente acreditados, adoptar los correctivos que sean necesarios.

Los medios y los recursos para modernizar la función, es otro asunto que no podrán resolver. Porque no es competencia de los interventores. Eso está en manos de quien pone a disposición los recursos financieros, es decir, del Congreso, tomando la decisión, y de Finanzas, identificando la fuente de los mismos. Si no ponen a su disposición esos recursos, no habrá posibilidad de adquirir la tecnología requerida ni el equipo para aplicarla.

Los interventores, por muy capaces que sean, no podrán ir más allá de eliminar los muertos del censo. Ni siquiera podrán atender el problema que la emigración plantea al registro, porque esos movimientos migratorios, siendo que son clandestinos, no se pueden registrar.

A todo esto, agréguesele el tema de la ilegalidad de la medida, ampliamente señalada por sectores acuciosos. El Congreso, igual que todos los órganos y entidades del Estado, solamente pueden ejercer las competencias que expresamente señala la ley; en esto consiste, justamente, el Principio de Legalidad. Y en ninguna disposición de la Constitución se confiere al Congreso la atribución de intervenir entidades como lo hicieron con el RNP. Es cierto que ya lo ha hecho. El caso del MP, por ejemplo. Pero eso no quiere decir que una ilegalidad se torne legal si se practica varias veces.

Esta intervención siembra en el imaginario popular que algo importante se hace en el RNP, que se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para quien acude a sus servicios. Sin embargo, se colocan en lista de espera las decisiones fundamentales para la modernización del sistema político- electoral.

Se posterga, por ejemplo, resolver la incompatibilidad que resulta del hecho que el TSE ejerce la función de administrar el proceso electoral y de juzgar las irregularidades que en este ocurran, es decir, su condición de ser juez y parte.

Se minimiza la desaparición del sistema bipartidista. El régimen jurídico debe tener respuestas para la nueva realidad hondureña. En las dos elecciones pasadas participaron más de dos partidos y en ambas se aplicaron las reglas del bipartidismo. En adelante, así serán las elecciones, porque el bipartidismo es cosa del pasado. Las reglas del antiguo orden electoral ya no caben en esta ecuación. Un nuevo ordenamiento se requiere para regular esta nueva realidad y atender los problemas que de esta surjan.

Hay más temas, pero este no es el momento de abordarlos. Basta con estos ejemplos para destacar que algunos partidos políticos no quieren resolver el fondo del problema. Se quedan en la periferia, participando de sus vicios. Por eso, no interesa resolver la problemática del sistema electoral y sus procesos, limitándose a exigir un representante en los órganos electorales.

De esta intervención, seguramente, habrá una nueva tarjeta de identidad. Lo que no es seguro es que se depure totalmente el censo y que se mejore la prestación del servicio.
Pero eso sí, ese proceso ya no será nicho del bipartidismo. Ahora de los vicios también participarán los demás partidos.

A eso se reduce la democracia hondureña.