Friday, Oct 18, 2019
Home2018octubre (Page 7)

SAN SALVADOR, EL SALVADOR

(Spútnik) César tiene 20 años y el 31 de octubre saldrá desde El Salvador en una caravana de migrantes hacia EEUU dispuesto a llegar o morir, dijo a Spútnik.

«Voy dispuesto a llegar o morir en el camino, pero no pienso morir y no haber hecho nada por mi vida», afirmó César quien deja en El Salvador a su esposa Josselyn y a su hijo para viajar a EEUU en la caravana de migrantes que saldrá este miércoles desde San Salvador.

La de este miércoles 31 es la segunda caravana de migrantes que parte este mes hacia EEUU desde El Salvador, la primera salió el domingo.

César saldrá a las 6:00 hora local (12:00 GMT) desde el monumento al Divino Salvador del Mundo y contó que el martes 30 de octubre ya había gente en ese lugar esperando para partir.

La semana pasada, la cadena de noticias NBC News informó que el Departamento de Seguridad Interna de EEUU estaba investigando una caravana de migrantes que saldría desde El Salvador el 31 de este mes y que se sumaría a la que partió de Honduras el sábado 13 con unas 1.500 personas.

César no sabe cuántas personas saldrán este 31 de octubre, pero calcula que serán más que las del domingo 4 de noviembre.

La directora de la Dirección General de Migración y Extranjería de El Salvador, Evelyn Marroquín, dijo anteriormente al Canal 33 local que «es difícil precisar un dato real de las personas que iban acompañando la caravana, hacemos un conteo a partir de las 10:00 (16:00 GMT) al cierre del domingo 28 de octubre en ese período salieron 685 salvadoreños, pero no podemos asegurar que todos iban con esa intención».

La caravana que salió el domingo ya está en la frontera de México, contó César.

El salvadoreño dijo que hay personas que viajan pidiendo aventones y hacen parte del trayecto a pie, pero él prevé viajar también en el famoso tren «La bestia», una red de ferrocarriles de carga que une las fronteras sur y norte de México y suele trasladar a migrantes.

César viajará sin dinero, pero dice que como son muchos si en un momento siente mucha hambre pedirá comida a algún otro integrante de la caravana, y que tiene «fe en Dios que pueda encontrar un trabajo y sobrevivir».

«Yo no quisiera dejar mi país, si aquí es hermoso, pero no nos queda otra manera que irnos, no se puede hacer nada aquí, la mayoría queremos irnos a superarnos, a ser alguien en la vida», indicó César, quien contó que hasta ahora no ha podido acceder a ningún trabajo formal en su país.

La caravana que saldrá este 31 de octubre se armó a través de la página de la red social Facebook llamada «El Salvador emigra por un futuro mejor» y por mensajes de Whatsapp entre los interesados en emigrar, contó César.

Indicó que él lleva su pasaporte y su partida de nacimiento para no tener problemas con las autoridades.

Sin embargo, la directora de Migración informó que «para viajar a EEUU de manera regular se debe gestionar una visa a través de la Embajada de Estados Unidos en El Salvador».

Al ser consultado qué espera que ocurra al llegar a la frontera entre EEUU y México, César dijo que «es más grande el pueblo y con esto no estoy diciendo que se armará una guerra, pero digo que si ese presidente (Donald Trump, EEUU) quiere atentar contra nuestras vidas sería ya demasiado como para que todo el mundo no haga algo y lo quiten de la presidencia».

El lunes 29, el Departamento de Defensa estadounidense anunció que enviará más de 5.200 soldados a la frontera suroeste con México para proteger la zona del ingreso de una caravana de migrantes y, al momento, 800 tropas se dirigen a Texas (sureste).

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El Parlamento de Honduras pidió al fiscal general Óscar Chinchilla que gire instrucciones a la fiscalía de DDHH para que deduzcan responsabilidades penales a los miembros de la Policia Nacional y Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) por no cumplir la ley al seguir exhibiendo a sospechosos de haber cometido delitos.

En un oficio girado el pasado 23 de octubre al titular del Ministerio Público sobre la disposición emanada por la asamblea de hacer cumplir el precepto constitucional de presunción de inocencia, derecho a la intimidad y honor personal, según la moción presentada por el vicepresidente Denis Castro Bobadilla, extremo que no se ha cumplido.

La carta, firmada por el secretario del órgano legislativo, Salvador Valeriano, indica que el fiscal autorice la investigación de oficio por el incumplimiento de la norma, a fin de que haya sanción contra los jefes de las fuerzas de seguridad y defensa que en los últimos días han mostrado a los medios a los suspuestos malhechores.

Cabe recordar que Castro Bobadilla mocionó en este mes que la fuerza pública tiene que acatar las disposiciones respecto a la exhibicion de personas acusadas por ilícitos, ya que el Estado hondureño suscribió acuerdos que blindan las garantías individuales de la población.

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO

(Spútnik) Altos funcionarios de los gobiernos de México y tres países del llamado Triángulo del Norte centroamericano, analizaron las «inéditas» y «atípicas» caravanas migratorias de varios miles de personas hacia EEUU, para acordar acciones conjuntas inmediatas con «responsabilidad compartida», informó la Cancillería mexicana.

Vicecancilleres responsables de temas consulares y migratorios de El Salvador, Guatemala, Honduras y México se reunieron «con el fin de abordar el estado que guardan los flujos migratorios recientes de ciudadanos centroamericanos, intercambiar perspectivas sobre el tema y acordar un curso de acción conjunto e inmediato», informaron en un comunicado conjunto.

Los responsables de la diplomacia regional coincidieron en que el flujo que se registra desde mediados de octubre a la fecha, «es un flujo inédito y atípico de migrantes», reconocieron los cuatro gobiernos.

Los cancilleres analizaron al menos tres caravanas más o menos definidas. La primera, de más de cinco mil personas, cruzó el viernes 19 de octubre la frontera sur mexicana, entre conatos de violencia, tras partir una semana antes del norte de Honduras, un día después de una conferencia de dos días sobre seguridad y prosperidad celebrada en Washington, convocada por México y EEUU.

Esa migración masiva y organizada «requiere de una atención especial por parte de los gobiernos para garantizar el respeto de sus derechos humanos, proveer asistencia humanitaria, al tiempo de mantener una migración segura, ordenada y regular, con apego a las leyes migratorias de cada país», acordaron los cuatro gobiernos.

Una segunda caravana de unas dos mil personas cruzó el domingo pasado el río Suchiate que sirve de frontera natural de México con Guatemala, tras enfrentamientos a pedradas con fuerzas antimotines que lanzaron gases lacrimógenos, donde un joven hondureño murió por una bala de goma, según defensores de los derechos de migrantes; mientras que un tercer contingente de casi medio millar de salvadoreños partió hace dos días de Sonsonate, departamento del occidente de El Salvador.

Los cuatro países además acordaron «profundizar y agilizar el intercambio de información relevante», para atender las peculiaridades del flujo migratorio inédito.

Las acciones que los Estados emprendan «estarán basadas en el principio de la responsabilidad compartida», enfatiza el posicionamiento.

Los responsables diplomáticos revisaron las medidas para la atención de los ciudadanos centroamericanos en cada país y evaluaron las políticas migratorias vigentes.

En particular examinaron los recursos que México ha puesto a disposición de las poblaciones migrantes, para ofrecer el reconocimiento de la condición de refugiado, así como el plan «Estás en tu casa», que otorga visas de trabajo y empleo temporal, pero restringido a los sureños estados de Oaxaca y Chiapas, los más empobrecidos del país.

Ese plan es parte de las acciones de emergencia del Estado mexicano para casos de desastres naturales, como terremotos y huracanes, que se ha puesto por primera vez al servicio de los migrantes que buscan llegar a la frontera norte mexicana con EEUU.

Miles de migrantes han rechazado ese plan y avanzaron este martes 30 de octubre hacia la ciudad de Juchitán (estado de Oaxaca) en el istmo de Tehuantepec.

Desde esa ciudad costera, algunos centenares intentan avanzar desde las costas del Pacífico a la rutas del Golfo de México, hacia el noreste, en un intento por cruzar a EEUU por el estado de Texas, en vez de los estados de Nuevo México, Arizona o California, en el noroeste.

En cuanto a los organismos internacionales que desde el inicio del fenómeno migratorio han acompañado a México, destacaron el papel que a solicitud del gobierno mexicano juega en la crisis el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en el procesamiento de solicitudes de asilo que hasta la fecha las autoridades mexicanas han otorgado a casi un millar de personas.

Los cuatro países reafirmaron el compromiso de seguir trabajando de manera coordinada y en comunicación estrecha sobre la evolución del fenómeno migratorio regional, a través de mecanismos multinacionales como el Grupo de Concertación de Consulados del Triángulo Norte de Centroamérica y México en Estados Unidos (Tricamex).

Acordaron finalmente seguir promoviendo programas para «fomentar el desarrollo y generar arraigo en los países de origen», y lanzar campañas de información a la población que refleje «una visión realista de los riesgos que conlleva la migración irregular», al tiempo de informar sobre las ventajas de migrar de manera «ordenada, regular y segura», puntualiza el informe de acuerdos.

El Gobierno mexicano de Enrique Peña Nieto reafirmó su compromiso de atender las causas estructurales de la migración, a través de acciones que promuevan el desarrollo económico y social en la región, posición que comparte con EEUU y el próximo gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Entre esas acciones, mencionó los programas de «facilitación comercial, integración energética, infraestructura (Fondo de Yucatán) y educción de la desnutrición (Mesoamérica Sin Hambre)», entre otros.

Las delegaciones de los cuatro países compartieron información sobre las acciones de coordinación con las organizaciones de la sociedad civil defensoras de derechos de los migrantes, y los gobiernos provinciales y municipales.