Tuesday, Sep 17, 2019
Home2018noviembre

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El operador clave de la trama corrupta Pandora, Fernando Suárez, en sus momentos de «gloria» como presidente de las oenegés Dibattista Todos Somos Honduras, mientras saqueaba recursos públicos para financiar la campaña de los partidos Nacional y Liberal, tenía entre sus aficiones codearse con los centros de poder que toman las decisiones sobre la vida política, económica y social de Honduras.

Suárez, quien permanece preso en la sede de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), aprovechó al máximo esos días donde firmaba y autorizaba multimillonarios giros de dinero -propiedad de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG)-, se sacaba instantáneas con altos personajes, en este caso, de la exembajadora de EE.UU., Lisa Kubiske, pieza clave durante los comicios generales de noviembre de 2013 que dieron una controvertida victoria al actual presidente Juan Orlando Hernández.

En esta imagen que obtuvo ConfidencialHN muestra al cerebro del masivo drenaje de dinero mientras degusta un puro de tabaco junto a Kubiske y dos personas más, cuya identidad permanece en el anonimato.

La fecha de la imagen no pudo ser precisada, no obstante, fue hecha en una reunión a la que llegó la diplomática a la base militar de Palmerola, ubicada a unos 72 kilómetros al norte de Tegucigalpa; ambos se ven contentos y posan para la cámara a fin de dejar para la posteridad tan preciado momento.

Sin embargo, Suárez era consciente de que sobre sus hombros cargaba la responsabilidad de movilizar cientos de millones de lempiras hacia la comisión de campaña de la formación oficialista y otra parte para el Partido Liberal, cuyo candidato fue Mauricio Villeda Bermúdez.

Radio Globo denunció en 2015 cómo fue el complejo entramado corrupto que logró sustraer unos 282 millones de lempiras de la SAG a fin de financiar la camapaña, el uso de oenegés para simular convenios de asistencia hacia segmentos sociales históricamente deprimidos, los cuales jamás se concretaron.

De hecho, Suárez utilizó parte del dinero robado para pagar tarjetas de crédito y otros gastos que no estaban relacionados con la capacitación de jóvenes de las áreas rurales, según documentación que aportó el director de Globo, David Romero, y que valió para que el Ministerio Público y la MACCIH nombrara el caso como Pandora y emitiera requerimientos fiscales contra un grupo de políticos nacionalistas y liberales y cuadros secundarios que habrían participado de la acción.

El imputado se entregó a finales de noviembre de manera voluntaria para someterse a la justicia por el controvertido acto de corrupción que involucró alrededor de 37 personas cuya mayoría están con medidas sustitutivas mientras prosigue la causa. No obstante, guardan prisión el exsecretario de la SAG, Jacobo Regalado Weinzenblut, Luis Fernando Urrutia y Claudia Noriega, ya que colaboraron en el acto corrupto y son considerados como los principales autores del hecho.

Por su parte, la exembajadora Kubiske sirvió en la legación estadonidense en la capital entre 2010, cuando sucedió a Hugo Llorens y 2014 tras ser sucedida por James Nealon.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El expresidente del Colegio de Abogados de Honduras Olvin Mejía Santos y otros exmiembros del gremio profesional acudirán a juicio oral del 13 de marzo al 1 de abril del 2019, informó el viernes el portavoz judicial Carlos Silva.

Se tiene previsto que los implicados se presenten ante el tribunal de sentencias que conocerá la causa por apropiarse de dinero del Instituto de Previsión del Abogado.

Junto a Mejía, acudirán Josué Argeñal y Héctor Andino, a quienes se les sindica, junto al delito de apropiación, por malversación de caudales.

Asimismo, serán juzgados Pastor Eliú Valladares, Rossell Euraque, Óscar Casco y Francisco Valladares por haberse quedado con recursos que eran aportados por sus colegas al órgano de previsión.

Cabe recordar que los acusados guardan prisión desde noviembre de 2017 por orden de un juez a petición del Ministerio Público.

MOSCÚ, RUSIA

(Spútnik) Pese a que en Occidente no todos se pueden permitir adquirir un ‘gadget’ de Apple, los usuarios de esta marca en China suelen ser pobres y tener un menor nivel educativo, según apunta un reciente estudio realizado por la agencia MobData.

De acuerdo con los resultados de la investigación, la mayoría de los usuarios de iPhone en el país asiático son mujeres solteras con edades comprendidas entre los 18 y 34 años, que solo se graduaron de la escuela secundaria y suelen ganar menos de 3.000 yuanes mensuales —430 dólares—. Asimismo, suelen optar por el iPhone 6, lanzado en 2014, y no por los teléfonos de última generación.

Los investigadores chinos calificaron a los usuarios de iPhone de «pobres invisibles», puesto que «no parecen tan pobres como lo son en realidad sus circunstancias financieras».

En cuanto a las personas con educación superior y mayores ingresos, prefieren adquirir teléfonos inteligentes de la marca Huawei. Según el estudio, en su mayoría, son hombres casados de edades comprendidas entre los 25 y los 34 años, que ganan unos 1.800 dólares al mes de media. Asimismo, a diferencia de los usuarios de Apple, tienden a ser propietarios de apartamentos y automóviles.

En lo que respecta a los usuarios que reciben un salario mensual de más de 2.800 dólares y los graduados universitarios, prefieren los teléfonos inteligentes Huawei y Xiaomi. Asimismo, más de la mitad de los usuarios de las marcas Oppo y Vivo ganan mensualmente entre 3.000 y 10.000 yuanes —entre 430 y 1.440 dólares—.

Pero, ¿cuál es la razón de este fenómeno social? Según los autores del estudio, el iPhone sigue siendo un símbolo de riqueza en el país asiático, de modo que las personas con ingresos bajos que intentan ocultarlo suelen adquirir los teléfonos inteligentes de esta marca.

Los investigadores recordaron que los estudiantes chinos a menudo obtienen préstamos para comprar iPhones, algo que a veces se convierte en una carga insoportable para algunas personas, que no son capaces de pagar sus deudas.

Según declaró a Sputnik el analista chino Liu Xingliang, «los bajos ingresos no necesariamente reflejan un bajo poder adquisitivo». De acuerdo con el especialista, algunos de los estudiantes chinos obtienen ayuda financiera por parte de sus padres, mientras que los que acaban de empezar a trabajar y no ganan mucho obtienen dinero de sus parejas, de modo que tienen la oportunidad de adquirir un celular más caro.

«Y en cuanto a las personas que reciben salarios de más de 800 dólares, también pueden tener que pagar la hipoteca o préstamos para automóviles, de modo que no se pueden permitir un teléfono inteligente demasiado caro, así que apuestan por un modelo más simple», explicó.

Al mismo tiempo, Liu Xingliang indicó que, pese a que la mayoría de los ciudadanos chinos —un 80%— opta por dispositivos de fabricación nacional, como Huawei, Oppo, Vivo y Xiaomi, Apple representa el 9% del mercado de ‘smartphones’ del país y va a «mantener sus posiciones» en el futuro próximo.