Monday, Oct 14, 2019
Home2019septiembre

SAN SALVADOR, EL SALVADOR

(Spútnik) La Fiscalía General de la República (FGR) de El Salvador confirmó el arresto de 14 policías activos y cuatro retirados dentro de un grupo de exterminio dedicado al sicariato en esta nación centroamericana, el cual fue desmantelado durante la pasada madrugada en varios operativos conjuntos.

«Hemos desmantelado una red acusada de cometer 48 homicidios y de integrar asociaciones ilícitas en los departamentos de Morazán (este) y San Miguel (oeste), dentro de las cuales hay 14 agentes policiales activos y cuatro expolicías, todos debidamente capturados», informó en rueda de prensa el titular de la FGR, Raúl Melara.

El fiscal general precisó que los arrestados son acusados de haber cometido 48 homicidios, y entre ellos están el padre y el hermano del expolicía Josué «Samurai» Castillo, señalado como el asesino de la agente Carla Ayala, el 29 de diciembre de 2017, y prófugo de la justicia desde entonces.

«Todos estos delitos han sido cometidos por personas que debían proteger a la sociedad. Vamos a ser implacables en la persecución del delito por organizaciones terroristas. Al Estado se le respeta», enfatizó Melara al exponer a los detenidos ante los medios.

Los imputados utilizaban ropa militar o policial, y simulaban allanamientos para ingresar a las viviendas de las víctimas, las cuales eran privadas de libertad y asesinadas con armas de fuego y blancas, a veces en la misma morada.

Una investigación periodística de la Revista Factum denunció hace un par de años la existencia de estos grupos de exterminio dentro de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) y la Policía Nacional Civil (PNC), pero las autoridades del Gobierno anterior lo negaron.

«Estamos mandando un fuerte mensaje de que no vamos a permitir que operen grupos al margen de la ley, la institucionalidad del Estado se respeta», aseguró el actual ministro de Justicia y Seguridad Pública, Rogelio Rivas, al acompañar a Melara este lunes.

El titular de Seguridad insistió en el ultimátum lanzado por el presidente Nayib Bukele, quien advirtió que en su administración los criminales solo pueden optar por la cárcel o la muerte.

Los arrestos fueron realizados en el oriente de El Salvador por agentes de la División Élite contra Crimen Organizado y la Unidad Especializada Anti-Homicidios de la FGR.

Con estos operativos quedaron resueltos 20 homicidios individuales, uno quíntuple, uno cuádruple, dos triples y seis dobles, además de 18 homicidios agravados tentados y tres privaciones de libertad, todas contra miembros de estructuras criminales.

El Salvador es uno de los países más violentos de América Latina, herencia de la guerra civil que desangró al país entre 1980 y 1992 y acentuada por las pugnas territoriales de las «maras» (pandillas) Salvatrucha, 18 Sureños y 18 Revolucionarios, entre otras.

La administración Bukele lanzó el pasado 20 de junio el plan Control Territorial, que parte de un enfoque represivo y ya logró reducir la media diaria de homicidios, con varios días sin reportar asesinatos en El Salvador.

RÍO DE JANEIRO, BRASIL

(Spútnik) El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) rechazó pasar a régimen semi abierto, lo que implicaría cambiar la cárcel por la prisión domiciliar, según difundió a través de una carta.

«No cambio mi dignidad por mi libertad», dice el líder izquierdista en el texto manuscrito, en el que añade que los procuradores de la Operación Lava Jato «deberían pedir disculpas» al pueblo brasileño, a los millones de desempleados y a su familia por el daño que hicieron a la democracia, a la Justicia y al país.

El expresidente está preso desde abril de 2018, y la semana pasada la Fiscalía pidió que pasara a régimen semiabierto por haber cumplido ya un sexto de su condena total (ocho años y diez meses) en prisión.

En la carta, Lula asegura que ya demostró que las acusaciones que se hicieron contra él son falsas y que son los procuradores los que están «presos» a las mentiras que contaron a Brasil y al mundo.

«Ante todas las arbitrariedades cometidas por los procuradores y por Sérgio Moro, cabe ahora al Tribunal Supremo corregir lo que está equivocado, para que haya Justicia independiente e imparcial, como le corresponde a cualquier ciudadano», expresó Lula.

El expresidente cierra la misiva subrayando que está seguro de su estrategia: «Tengo plena conciencia de las decisiones que tomé en este proceso y no descansaré hasta que la verdad y la Justicia no vuelvan a prevalecer».

La jueza que se encarga de hacer cumplir la condena de Lula, Carolina Lebbos, respondió a la petición de la Fiscalía encargando a la Policía Federal un informe sobre la conducta del expresidente, así como una consulta a sus abogados, un paso protocolario previo a su paso al régimen semiabierto.

Con su decisión de este lunes, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) permanecerá en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba (estado de Paraná, sur de Brasil).

En entrevistas recientes a la prensa, Lula ya había dejado entrever que sólo aceptaría dejar la cárcel cuando se le absuelva de todos los cargos, e ironizó diciendo que no iba a ponerse una tobillera electrónica como si fuera una paloma.

Su defensa intenta que el Tribunal Supremo anule todo el proceso y lo declare inocente de todos los cargos en base al argumento de que fue víctima de una persecución orquestada entre los procuradores y el exjuez Sérgio Moro, actual ministro de Justicia de Jair Bolsonaro.

El expresidente fue condenado por delitos de corrupción pasiva y blanqueo de dinero relacionados con la recepción de un apartamento de manos de OAS, una de las contratistas de Petrobras implicadas en la trama destapada por la Operación Lava Jato.

SAN PEDRO SULA, HONDURAS 

Una mujer fue asesinada hoy al interior de un autobús de la ruta 7 durante un asalto perpetrado por desconocidos en un bulevar de San Pedro Sula.

Según testigos, la mujer se opuso y confrontó a los facinerosos al decirles que no les iba a dar nada «porque a mí me cuestan las cosas», por lo que uno de los malhechores le disparó en dos ocasiones en su pecho.

Luego del atraco, el ayudante del automotor 1271 trasladó a la víctima hasta el hospital Mario Catarino Rivas, pero falleció cuando iba a ser atendida por personal sanitario.

Miembros de la Policía Nacional acordonaron la escena del crimen para recabar informaciones en torno al hecho.

El cadáver de la fémina, de identidad desconocida, fue llevado a la morgue del Ministerio Público para los análisis científicos correspondientes.