Tuesday, Dec 10, 2019
Home2019diciembre

MOSCÚ, RUSIA

(Sputnik) La Fuerza Aérea de Chile comunicó que se perdió contacto radial con un avión C-130 Hércules que se dirigía a una base en la Antártida con 38 personas a bordo y lo declaró siniestrado en la primera hora del 10 de diciembre.

«La Fuerza Aérea de Chile informa que esta tarde una aeronave C-130 Hercules del Grupo de Aviación Nº 10 de la Institución, despegó a las 16:55 horas y perdió contacto radial a las 18:13 hrs. mientras se dirigía desde la Base Aérea Chabunco de la ciudad de Punta Arenas, hacia la Base Aérea Antártica Presidente Eduardo Frei Montalva», informó el Ejército del Aire chileno.

Precisó que a bordo de la aeronave «viajan 38 personas, de las cuales 17 son tripulantes de la aeronave y 21 pasajeros».

Según el manifiesto publicado por el Ministerio de Defensa, entre los 21 pasajeros hay 15 efectivos de la Fuerza Aérea de Chile (Fach) y tres del Ejército, así como dos representantes de la empresa de servicios Inproser y uno, de la Universidad de Magallanes.

​Ante la desaparición del avión se declaró el estado de alerta y se activaron «medios aéreos de la Fuerza Aérea, basados en la Región de Magallanes y en la ciudad de Santiago, junto a un equipo multidisciplinario de búsqueda y salvamento», se añade en la nota de prensa correspondiente.

De acuerdo con el comunicado, la aeronave cumplía tareas de apoyo logístico, «trasladando para ello personal para la revisión del oleoducto flotante de abastecimiento de combustible de la Base» y «para realizar tratamiento anticorrosivo de las instalaciones nacionales en la zona».

El comandante en jefe de la IV Brigada Aérea de la Fach, general Eduardo Mosqueira Cruz, citado por el canal 24horas, señaló que las 00:40 (GMT-3) marcaban el último minuto «para determinar que a la aeronave se le acabó el combustible y tuvo que aterrizar en alguna parte».

«Al avión ya se le acabó el combustible y tuvo que haber efectuado algún amarizaje o alguna acción por falta de combustible», reconoció el general.

En la madrugada del 10 de diciembre, transcurridas más de siete horas desde que se perdiera el contacto radial, la Fuerza Aérea de Chile declaró como siniestrada la aeronave.

Mosqueira agregó que «cuatro buques están yendo hacia el área de búsqueda».

«Calculamos aproximadamente un radio de acción de 60 millas (…) desde el punto del último contacto que tuvimos. Por el planeo que efectúa el avión y por la última coordenada que se va actualizando cada cierto tiempo», aclaró.

En cuanto a los medios aéreos implicados en la operación de búsqueda, el general mencionó un British Aerospace de Aerovías DAP, dos AF5 y una CASA C-295 Persuader de la Armada, dotado de sistema de radar para hacer búsquedas hacia la superficie.

También dijo que a primera hora de la mañana se desplegará un P11 y dos F16, además de un Lockheed C-130B Hércules ofrecido por Uruguay.
El director de operaciones de la Fuerza Aérea de Chile, Francisco Torres, dijo que no se activó ninguna radiobaliza de emergencia (ELT, por las siglas en inglés de Emergency Locator Transmitter).

«No ha habido ninguna señal que se haya activado de algún ELT», declaró Torres a los periodistas desde la base aérea de Los Cerrillos.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, se trasladó con el ministro de Interio y Seguridad Pública, Gonzalo Blumel, a la base aérea de Los Cerrillos, en Santiago, para realizar el seguimiento de la operación de búsqueda y rescate.

«Vamos con ministro @gblumel rumbo a Cerrillos. Consternados con desaparición de avión Hércules de la @FACh_Chile que viajaba con 38 pasajeros rumbo a la Antártica desde Punta Arenas. Desde ahí,junto a Ministro @mindefchile monitorearemos búsqueda y despliegue de equipos de rescate», publicó en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el titular de Defensa chileno, Alberto Espina Otero, aseguró que no se escatimarán los esfuerzos para localizar la aeronave.

«Apenas se perdió contacto con el avión C-130 de la @FACh_Chile, desde el puesto de mando ubicado en Cerrillos dispusimos junto al CJ de la Fach el apoyo de las FFAA para hacer todo lo necesario hasta encontrarlo. Seguiremos trabajando incansablemente hasta lograr ese objetivo», tuiteó.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Días antes de la muerte de Magdaleno Meza o Nery Orlando Lòpez Sanabria, habría sostenido contactos con funcionarios antidroga de EE.UU., con quienes estaba dispuesto a colaborar a fin de esclarecer cuáles fueron sus nexos con Tony Hernández y Juan Orlando Hernández en el trasiego de drogas rumbo a la nación del norte.

En una serie de audios, el fallecido socio de Tony narró còmo fue el encuentro que sostuvo con el investigador privado Chase Lalani, quien lo visitó mientras estuvo recluido en el penal de ultra alta seguridad santabarbarense de el Pozo, en donde fue asesinado por miembros de una pandilla en octubre anterior, ya que poseía suficiente información que comprometía al inquilino del palacio José Cecilio del Valle.

En las grabaciones que realizó el ahora occiso, compromete a un reconocido abogado, quien -según él- «por error» lo tenía en ese presidio.

En las notas de voz que tuvo acceso este periódico, señalan que Lalani pretendió sustraer información sin garantías de seguridad o de trasladarlo a otro penal donde pudiera estar a salvo de las amenazas que recibía de manera constante. «Vino un investigador privado de la USA (EE.UU.) que quería todo lo que sabía de TH, si no me está beneficiando en nada, a mí me traés un acuerdo en qué me vas a ayudar y te diré lo que sé y se molestó…», dijo Meza.

«Si te transfiero de centro penal, me dijo, voy a volver a hablar contigo… y con mis abogados americanos presentes y con un agente de la DEA -le dije yo-, y eso no le gustó porque quiere que le dé toda la información sin nada a cambio», dijo.

Añadió que fue poco lo que le dijo al investigador privado y que estaba en prisión «por un error de un abogado» a quien identificó como Marlon Duarte «un abogado famoso» y que fue a parar a el Pozo porque, supuestamente, le habrìa dado dinero a funcionarios del sistema pentenciario.

Escuche las confesiones de Magdaleno Meza meses antes de ser ultimado: 

«Me preguntó por qué me habían enviado para acá y le dije que por dinero y cuanto le diste, tanto, y ¿por qué te mandaron para acá?, porque (Duarte) le dio tanto a la gente del instituto Penitenciario y me mandaron para acá y porque se le hace más fácil a ellos mandarme a este lugar que pagarme mi dinero», reza la conversación que Meza sostuvo con Lalani unas semanas antes de ser eliminado.

Lo que pretendía el investigador -añadió- era obtener información sin garantías de seguridad, ya que solamente buscaba obtener datos que ayudaran a salvar a Hernández de una larga condena en prisión y que las pocas promesas estaban orientadas a cambiarlo de prisión y quitarle el régimen de confinamiento al que estaba sometido, «no tengo por qué darte explicaciones a vos si no sos un agente de la DEA o me traés un acuerdo firmado por la fiscalía de allá (Nueva York) y por mis abogados presentes».

No obstante, su interlocutor lo amenazó al decirle que no podría ayudarlo a «quitarle el régimen de castigo» que estaba padeciendo. «Si querés que hablemos, transferime de este centro penal a otro», le exigió el difunto a Lalani, quien estaba colaborando con la defensa de Tony en el juicio que se realizó en octubre anterior.

«El hijo de puta me amenazó y me dijo que iba ir ‘donde los otros muchachos’, ¿sabés quién te puso el dedo (acusó) a vos? Sí, sé. ¿Sabés cuánto tiempo tenían de investigación? Sí sé, meses atrás. ¿Sabés quién te puso el dedo a vos?, y me mencionó a los que estaban presos y yo sé por qué venis, no me hago el pendejo, ¿querés ayudar a Tony o hundirlo y me dijo que quería ayudarlo, porque venía de parte del defensor y si lo querés ayudar, transferime de centro penal y hablamos. Me dijo que iba a hablar con los otros muchachos que están presos y si ellos me dicen otra cosa, no respondo, así como amenazándome», señala otro audio al que tuvo acceso Radio Globo ConfidencialHN. 

Ambos medios revelaron en mayo anterior que la cabeza del presunto narcotraficante estaba tasada en 10 millones de lempiras; en su momento, el apoderado Carlos Chajtur consideró como «grave» la muerte de su cliente, ya que era sujeto de investigación por la justicia de EE.UU. por sus nexos con el narcotráfico.

De hecho, reafirmó que desde hace varios meses venía pidiendo el traslado de su cliente a una prisión militar donde pudiera estar seguro ya que su vida corría peligro.

Asimismo, advirtió que la esposa de Meza, Julissa Bandy García «está en extremo peligro» ya que esta recluida en la cárcel de mujeres de Támara, en la periferia norte capitalina.

Chajtur dijo “el único responsable es el gobierno de Honduras ya que habíamos solicitado el traslado en más de una ocasión; el juez que conoce la causa no tuvo el valor de autorizar el traslado”.

De acuerdo a investigaciones el narcotraficante, tres años atrás fingió su muerte y preparó su entierro al que pocas personas asistieron, además se mostró una fotografía de un cadáver en el ataúd que supuestamente había sido sepultado.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Uno de los abogados del fallecido Magdaleno Meza fue asesinado la tarde del lunes en el occidental departamento de Copán a manos de sujetos desconocidos.

La víctima, identificada como José Luis Pinto, quien era apoderado legal de Meza o Nery Orlando López Sanabria, recibió varios disparos cuando se encontraba en un establecimiento comercial, según imágenes.

El cuerpo de Pinto quedó tendido en el suelo y un charco de sangre, por lo que fue ultimado con saña por sus verdugos, quienes se dieron a la fuga con rumbo no determinado.

El litigante también era abogado de los padres de Meza, según informaciones proporcionadas por los allegados a la víctima.

Esta muerte ocurre días después que se filtraran unos audios donde López Sanabria se mostraba dispuesto a colaborar con las autoridades de EE.UU. respecto a sus vínculos con el exjefe narco Tony Hernández, quien espera recibir una larga pena de prisión tras ser declarado culpable por un tribunal federal de Nueva York.

Este crimen también se suscita a menos de dos meses de la muerte violenta de Meza dentro del penal de ultra alta seguridad de Ilama, en Santa Bárbara, a manos de pandilleros, quienes fueron procesados por el asesinato del extraditable.

Este periódico reveló en mayo anterior que por la muerte del socio de Tony se estaba pagando unos 10 millones de lempiras ya que tenía suficiente información sobre los vínculos de Juan Orlando Hernández con el narcotráfico y delincuencia organizada.

Otro de sus abogados, Carlos Chajtur, denunció que el régimen nacionalista de Hernández busca imputarle delitos a fin de enviarlo a una prisión a fin de ser liquidado.

El ahora occiso fue el autor de las narcolibretas que involucran directamente a Tony y su hermano en el trasiego de cocaína rumbo a la nación del norte y por el que recibieron fuertes sumas de dinero.