Wednesday, Sep 18, 2019
Home2019 (Page 1104)

CARACAS, VENEZUELA

(Spútnik) El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que además del golpe de Estado en marcha contra su Gobierno, hay un «golpe mediático» lanzado por las grandes cadenas de noticias del mundo.

«Hay un golpe mediático internacional contra Venezuela para desfigurar la situación real y para llenarle presión a un país e imponer el modelo de intervención que se pretende desde Washington», dijo en conferencia de prensa televisada desde el Palacio de Miraflores (sede del Gobierno).

El mandatario señaló que, de la misma forma, el golpe de Estado encabezado por el empresario Pedro Carmona en 2002 contra el entonces presidente Hugo Chávez, «lo dieron las televisoras mundiales».

Asimismo, Maduro, afirmó que el líder opositor Juan Guaidó, quien se autoproclamó mandatario «encargado» de esta nación caribeña, es un agente preparado por EEUU para incursionar en la política y seguir sus intereses.

«Yo lo conozco, es un agente de los gringos en Venezuela, que lo formaron y lo metieron en la política, no tiene capacidad de pensar y de decidir por él», dijo Maduro en conferencia de prensa, al recordar el momento en que el diputado opositor se contactó con el Gobierno con la intención de dialogar.

Sin embargo, seguró que su administración está abierta a mantener un diálogo con la oposición, luego de que el diputado Juan Guaidó se autoproclamara «presidente encargado» de la nación caribeña.

«Siempre ha habido y habrá canales de diálogo promovidos por nosotros, siempre en todas las circunstancias», afirmó en conferencia de prensa en el Palacio de Miraflores [sede del Gobierno], y añadió: «Hoy, mañana y siempre estaré listo» a hablar con Guaidó.

El presidente venezolano también señaló que no se materializan ninguna de las causales previstas en el artículo 233 de la Constitución para declarar la ausencia absoluta de la presidencia y nombrar a un «presidente encargado».

«Estoy vivo, estoy sano y estoy habilitado y no me han revocado el mandato», dijo Maduro en referencia a algunos de los puntos del artículo 233 de la carta magna, invocado por la Asamblea Nacional [parlamento unicameral] para proclamar al diputado Juan Guaidó como «presidente encargado».

El artículo 233 dice: «Serán faltas absolutas del Presidente o Presidenta de la República: su muerte, su renuncia, o su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia; su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional; el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato».

El texto añade: «Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional».

Según Maduro, un escenario de guerra como el que vive Libia desde 2011 no es posible en Venezuela.

«¿Libia?, No, jamás. Aquí se va a imponer el escenario de Venezuela», dijo Maduro en respuesta a una pregunta sobre el posible estallido de un conflicto armado al estilo del que estraga al país del norte de África.

El mandatario planteó que «si se presentara el caso de un conflicto armado de bajo nivel, o de mediano nivel (…) ¿nos vamos a rendir?» Y se contestó: «Plan de defensa, de acción, de combate y de victoria».

Maduro dijo asimismo que le parece muy bien discutir la crisis venezolana en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), tal como planteó Estados Unidos.

«Se me adelantó [el secretario de Estado de EEUU] Mike Pompeo; gracias Mike, porque iba a proponer debatir el caso de Venezuela en el Consejo de Seguridad, porque vamos a poder llevar toda la realidad del golpe de Estado», dijo el mandatario.

El Consejo de Seguridad de la ONU sesionará el 26 de enero, a pedido de EEUU, para discutir la situación venezolana.

El mandatario reiteró que EEUU debe cumplir con la orden dada por su Gobierno de remover a todo el personal diplomático de la nación caribeña

«Vamos a esperar las 72 horas. EEUU tiene que cumplir plenamente», subrayó.

Sin embargo, aseguró que Venezuela seguirá exportando petróleo a Estados Unidos.

«Seguiremos vendiendo el petróleo que nos demanden de los EEUU y creciendo en nuestra producción con inversiones estadounidenses en Venezuela», manifestó.

Maduro explicó que rompió las relaciones políticas y diplomáticas «con el Gobierno de EEUU, no con los estadounidenses».

«Las relaciones con las universidades, los sindicatos, los movimientos sociales de EEUU seguirán reverdeciendo», aseguró.

Maduro anunció el 23 de enero la ruptura de las relaciones con EEUU, país al que acusa de respaldar un golpe de Estado en su contra liderado por el líder opositor venezolano Juan Guaidó, quien se autoproclamó esta semana «presidente encargado» de la nación caribeña.

El mandatario le dio el un plazo de 72 horas al personal de la embajada estadounidense para que abandonara el territorio venezolano.

El presidente de Venezuela subrayó que su Gobierno mantiene una relación de cooperación «profunda» con Rusia, y auguró un incremento de la cooperación bilateral en varios campos.

«Rusia con nosotros, como gran potencia que es, tiene una relación de amistad, de cooperación y de respeto», dijo.

El 24 de enero, el Kremlin informó en un comunicado que el mandatario ruso Vladímir Putin le expresó a Maduro su respaldo a las autoridades legítimas de Venezuela.

«El presidente de Rusia expresó su apoyo a las autoridades legítimas de Venezuela ante la escalada de la crisis política interna provocada desde el exterior», dice el texto.

Putin enfatizó que la injerencia externa en Venezuela quebranta las bases del derecho internacional.

El mandatario ruso llamó a «superar las discrepancias en la sociedad de Venezuela a través del diálogo político».

Maduro, a su vez, «dio sus evaluaciones respecto a los recientes acontecimientos en Venezuela y agradeció a Rusia su postura de principio».

También agradeció el apoyo de Rusia, China, Turquía y otros Estados al Gobierno legítimo del país bolivariano.

«Agradezco a Rusia, China, Turquía y a todos los Gobiernos y pueblos del mundo por sus manifestaciones firmes y contundentes en respaldo del Gobierno legítimamente constituido que presido. Gracias por el apoyo decidido, Venezuela no está sola», dijo Maduro en una rueda de prensa en el palacio presidencial.

Nicolás Maduro también rechazó las declaraciones del canciller español Josep Borrell y tachó a España de racismo y discriminación.

«Nos plantamos frente a España, frente a su racismo y su discriminación y los vamos a derrotar», dijo ante una pregunta por las declaraciones de Borrell.

El jefe de la diplomacia española dijo más temprano este 25 de enero que España se encuentra trabajando en la Unión Europea para que esta reconozca a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela si no se marca un límite temporal para la celebración de unas elecciones «libres» en el país.

«Si se constatara que no existe voluntad del régimen venezolano de acudir a una convocatoria de elecciones nos plantearíamos otras medidas, entre las que se incluye el reconocimiento de presidente interino para que esas elecciones puedan ser convocadas desde la Asamblea Nacional», dijo Borrell en rueda de prensa.

Maduro añadió que «los diplomáticos españoles pueden irse de Venezuela cuando quieran».

Venezuela entró en una nueva espiral de tensión a partir del 10 de enero, cuando Maduro asumió su nuevo mandato hasta el año 2025.

El jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, se proclamó el 23 de enero «presidente encargado» del país, acto seguido EEUU señaló que lo reconocía como tal.

El mandatario en ejercicio, Nicolás Maduro, declaró ser el presidente constitucional y calificó al opositor jefe del Parlamento como una «marioneta de EEUU».

Hasta ahora, Argentina, Brasil, Bahamas, Haití, República Dominicana, Canadá, Chile, Colombia, EEUU, Ecuador, Paraguay, Panamá, Perú, Costa Rica, Honduras y Guatemala, además de Albania y Georgia, han reconocido a Guaidó.

México y Uruguay dijeron que el Gobierno está aún en manos del mandatario Maduro, pero instaron a hallar una salida pacífica a la crisis, mientras que Rusia, Turquía, Cuba y Bolivia expresaron su respaldo al presidente venezolano.

TEGUCIGAPA, HONDURAS

El secretario de la presidencia Ebal Díaz manifestó que el expresidente Manuel Zelaya “ya no tiene argumentos” para seguir instando a la violencia con comandos de insurrección ya que el partido Libre mostró la noche del jueves su capacidad para llegar a acuerdos con el Partido Nacional y Liberal

“Ayer el congreso dio el primer paso”, explicó tras enaltecer el acuerdo entre el tripartidismo para reformar la Constitución de la República y crear el Consejo Nacional Electoral y un Tribunal de Justicia Electoral, demostrando que “el sistema sí funciona”.

“Esperamos que no llamen la violencia, denunciamos el llamamiento de Zelaya por los comandos y sacar armas, no hay necesidad, ayer su mismo partido dio una muestra al pueblo que el diálogo da resultados”, destacó.

En sus declaraciones Díaz expresó que si de 128 diputados 112 se pronunciaron a favor, sería innecesario continuar llamando a las personas paralizar las carreteras y el país.

En cuanto al diálogo abalado por la ONU de donde no surgió ningún consenso en temas torales, el funcionario anunció su complacencia porque el presidente del Poder Legislativo reconoció el trabajo que durante meses realizó el Partido Nacional, la facción liberal que dirige Luis Zelaya y el equipo del ingeniero Salvador Nasralla.  

“Lo que se hizo en la ONU, no fe en vano, lo hicimos llegar (los consensos) al Congreso y sirvió de insumo, pero aún falta trabajar más para que el próximo proceso no sea descalificado y que la palabra fraude desaparezca”.

WASHINGTON, EE.UU.

(Spútnik) Los estadounidenses que actualmente residan o estén de visita en Venezuela deben considerar abandonar el país, dijo la Embajada de EEUU en Caracas en un alerta de viaje.

«Los ciudadanos de EEUU que residan o estén de viaje en Venezuela deben considerar seriamente abandonar Venezuela; los vuelos comerciales siguen disponibles», señaló la sede diplomática.

Venezuela entró en una nueva espiral de tensión a partir del 10 de enero, cuando el presidente Nicolás Maduro asumió su nuevo mandato hasta el año 2025.

El 23 de enero, el diputado opositor y presidente de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral, de mayoría opositora) de Venezuela, Juan Guaidó, se proclamó «presidente encargado» del país.

Maduro calificó la declaración de Guaidó de un intento de golpe de Estado y responsabilizó a EEUU de haberlo orquestado.

Varios países de la región reconocieron a Guaidó como presidente interino, mientras que la Unión Europea llamó a iniciar un proceso político con elecciones libres.

México y Uruguay dijeron que el Gobierno está aún en manos de Maduro pero instaron a hallar una salida pacífica a la crisis, mientras que los líderes de Cuba y Bolivia expresaron su respaldo al presidente bolivariano.