Tuesday, Sep 17, 2019
Home2019 (Page 172)

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

«En el caso de Honduras, ha sido una agenda muy ocupada. Queríamos enfocarnos en asuntos de prioridad y es escuchar a las personas y no precisamente a él (Juan Orlando Hernández)».

Así reaccionó hoy la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, en su visita relámpago a Honduras, a fin de recabar información respecto al desempeño del la gestión del actual jefe del régimen nacionalista Juan Orlando Hernández.

Y es que la número tres del gobierno norteamericano realizó una gira por los países del Triángulo Norte de Centroamérica para conocer de primera mano la crisis que vive la región y sólo se reunió con el presidente salvadoreño Nayib Bukele; en cambio, se resistió a sostener encuentros directos con el guatemalteco Jimmy Morales y el hondureño Juan Orlando Hernández ya que están sindicados en casos de corrupción.

Desmintió los dichos del secretario de Relaciones Exteriores, Lisandro Rosales, sobre los «logros» alcanzados por el actual Ejecutivo en los dos mandatos de Hernández y fustigó la masiva corrupción que existe en la administración nacionalista.

«Tuvimos conversaciones muy francas, compartimos las preocupaciones con los funcionarios sobre la falta de justicia e impunidad en Honduras», reprochó la lideresa demócrata en una rueda de prensa, en la que estuvo acompañada por la legisladora Norma Torres, una feroz crítica de Hernández y sus vínculos con el narcotráfico.

El comentario surgió luego de escuchar al jefe de la diplomacia hondureña sobre algunos avances relacionados con  la gobernabilidad y cómo sacar de la pobreza a millones de personas.

Dejó claro que «todos los países que visitamos, nos aseguramos de enfatizar el punto de que no puede haber seguridad hasta que acabe la corrupción, no puede haber prosperidad hasta que se promueva la justicia, por lo tanto una buena gobernanza es lo principal para la prosperidad».

Asimismo, enfatizó que los recursos aportados por EE.UU. a Honduras deben ser destinados a programas de educación, fortalecimiento de las escuelas y no para otros propósitos destinados por el régimen nacionalista.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El abogado y dirigente social Fredín Fúnez, afirmó que los señalamientos de la fiscalía de Nueva York contra Juan Orlando Hernández y algunos expresidentes hondureños sólo refleja la inoperancia de la justicia en el país.

“Esto retrata de cuerpo entero el papel inoperante de la justicia hondureña, donde a los criminales se les protege y a los inocentes se les manda a la cárcel”, expresó el letrado.

Resaltó que a esto hay que agregarle la indiferencia de los representantes de los órganos encargados de velar por el respeto y cumplimiento de los derechos humanos, así como los de investigación, ya que «solamente se dedican a decir lo que se debería hacer, pero ellos no hacen nada».

Asimismo, prosiguió Fúnez, a los procesos judiciales con resoluciones parciales en las cuales se aplica la ley a los ciudadanos comunes, pero favorece a los funcionarios que “se pasean como grandes honorables”.

Recordó, que son cuatro los exmandatarios señalados por la justicia estadounidense y no tres como algunos quieren deja ver.

“Acá muchos criminales que están señalados, no solamente acá, sino que están señalados en los juicios de Nueva York, acá son intocables”.

NUEVA YORK, EE.UU.

(Spútnik) El multimillonario inversor estadounidense Jeffrey Epstein que enfrentaba cargos por tráfico sexual, se suicidó el 9 de agosto por la noche en la cárcel en Manhattan donde esperaba el juicio, informaron los medios locales.

Epstein fue arrestado el 6 de julio. Dos días después, la justicia de EEUU le imputó formalmente de trata con fines de explotación sexual y conspiración por presuntamente abusar de decenas de adolescentes menores de edad entre el año 2002 y 2005.

La acusación sostenía que Epstein había creado una red de jóvenes mujeres, a algunas de las cuales les pagaba para que reclutaran adolescentes menores de edad.

El multimillonario se enfrentaba a cadena perpetua y su arresto podría perjudicar a toda la arena política estadounidense.

Entre sus clientes se mencionaban políticos como Bill Clinton, Tony Blair, Michael Bloomberg, el ex primer ministro israelí Ehud Barak, Henry Kissinger, el abogado de Harvard Alan Dershowitz, el príncipe británico Edward, y el Duque de York, entre otros.

Tras la primera investigación del caso, entre los años 2005-2008 el multimillonario cerró un trato con los fiscales del estado de Florida y se declaró culpable de los cargos de solicitar servicios sexuales, por los que pasó 13 meses en prisión. En julio, el caso se reabrió bajo el pretexto de la violación de los derechos de las víctimas, que no sabían del acuerdo.

Epstein fue confinado en el Centro Correccional Metropolitano de Manhattan mientras apelaba la negativa de un juez de distrito a permitirle vivir bajo vigilancia las 24 horas del día en su casa en Upper East Side.

A finales de julio, Epstein fue encontrado semiconsciente en su celda con lesiones en el cuello. Desde entonces, estaba bajo vigilancia por presunto suicidio.