Estás aquí
Inicio > Internacional > 2020: año de desastres, incendios, polvo, ola de calor y plagas…

2020: año de desastres, incendios, polvo, ola de calor y plagas…

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO. 

2020 fue un año caracterizado por olas de calor, sequías, incendios forestales y huracanes devastadores. También un año que va camino a convertirse en el segundo más caluroso registrado de esta década, tan solo por detrás de 2016, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El calor extremo que se experimentó en diversos periodos de estos 12 meses no solo tuvieron efecto en la parte terrestre del planeta, en donde se vivieron grandes incendios como los de Australia; sino que también en la marina, en donde la temperatura del agua del mar a niveles récord, con más del 80% del océano global experimentando una ola de calor marina.

Al 2020 lo golpeó la pandemia y con ello la vida de millones de personas se transformó, pero hubo otros eventos que también afectaron a la humanidad. Aquí algunos de los principales episodios que golpearon a diferentes poblaciones:

Imagen

Apocalípticos incendios en Australia:

Desde septiembre de 2019, incendios sin precedentes ardieron en los bosques de Australia arrasando hasta 27 millones de acres para los primeros meses del 2020. La situación, casi apocalíptica, obligó a las autoridades a tomar acciones para contener los daños, por lo que el 2 de enero de 2020, la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, pidió un tercer estado de emergencia.

Miles de personas fueron evacuadas y durante días, los equipos de emergencias lucharon por extinguir las llamas en escenarios de hasta 104 grados con vientos feroces que complicaron aún más las acciones. Expertos aseguraron que el cambio climático empeoró el impacto de los incendios en el país y complicó mucho la situación para el gobierno del primer ministro Scott Morrison.

Durante los últimos días de enero, el gobierno australiano dio a conocer una lista de 113 especies de animales, entre koalas y ornitorrincos, que requerían de una “intervención de emergencia” para seguir adelante y superar los estragos causados por los incendios en sus hábitats.

Imagen

Polvo del Sahara llega al Caribe:

Durante el mes de junio, una densa nube de polvo llegó del norte de África hasta el Caribe afectando el aire de diversos territorios. La Organización Meteorológica Mundial señaló que a pesar de que el polvo africano sopla a través del Atlántico cada año, este 2020, el fenómeno alcanzó “proporciones históricas” al expandirse desde el sureste de la región, cerca de la costa norte de América del Sur y hasta el norte y el oeste de la península de Yucatán en México.

“Hemos visto las fotos de la llegada de la oscuridad en el día, y el agua contaminándose, es algo muy dramático. La tormenta de polvo oscurece los cielos, contamina el agua de lluvia y reduce enormemente la visibilidad. Pero sobre todo también plantea un peligro significativo para la salud”, explicó la portavoz de la OMM, Claire Nullis, durante una conferencia de prensa en Ginebra el 26 de junio.

Ante la tormenta de arena, que no solo puede provocar daños al medio ambiente, sino también a la salud, a las economías, al transporte y la agricultura, tres islas del Caribe pusieron al nivel máximo sus alertas de contaminación de aire, que alcanza niveles que no se habían visto en 20 años y puede causar enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Ola de calor en el Ártico:

Por segundo año consecutivo, el calor excepcional y prolongado en Siberia provocó incendios devastadores en el Ártico. El 24 de julio, la portavoz de la Organización Meteorológica Mundial Claire Nullis señaló que algunas partes de Siberia han vuelto a superar los 30 grados centígrados, una temperatura más cálida que en muchas partes de Florida, en Estados Unidos.

Con el aumento de temperatura en el Ártico se registró una rápida disminución de hielo marino a lo largo de la costa rusa. “Lo que sucede en el Ártico no se queda en el Ártico. Los polos influyen en el clima y las condiciones climáticas en las latitudes más bajas, donde viven cientos de millones de personas”, explicó la portavoz.

En aquel entonces, los impactantes incendios podían ser vistos desde el espacio. Imágenes de satélite mostraron que para el 22 de julio se habían registrado 188 puntos de incendios probables en Siberia, uno de los más extensos a tan solo ocho kilómetros del océano Ártico. “Esto no debería estar sucediendo y resalta la necesidad de una acción climática urgente, así como un mayor compromiso con el Acuerdo de París”, aseguró Nullis.

Imagen

Plaga de langosta amenaza a AL:

Para el 28 de junio, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) notificó que una plaga de langosta del desierto, procedente de Paraguay, se había instalado en el noreste de Argentina amenazando con avanzar hasta Brasil. Según la organización, la plaga arribó un mes antes por la provincia de Formosa y poco a poco se extendió hacia las provincias de Chaco y Santa Fe, impulsadas por el viento procedente del norte.

La FAO considera a la langosta del desierto la plaga migratoria más destructiva del mundo y puede trasladarse hasta 150 kilómetros en un día, por lo que recomendaron que la mejor manera de combatir la plaga es con fumigación aérea. Una nube de un kilómetro cuadrado de estos insectos puede consumir la misma cantidad de alimentos que 35,000 personas.

Aunque es una plaga rural, puede convertirse en urbana llegando a pueblos y ciudades. De todas maneras, es un insecto que no afecta a la salud de las personas ni los animales, pero impacta en la actividad agrícola de forma directa y en la actividad ganadera de forma indirecta.

Imagen

Más de 400 elefantes muertos en Botswana:

A principios de julio, el gobierno de Botswana se enfrentó a un duro escenario en el que al menos 275 elefantes murieron, de aparentes causas desconocidas, en menos de 2 semanas. Los primeros elefantes muertos fueron hallados hace meses en la región de Okavango Panhandle, y las autoridades dicen que desde entonces han estado tratando de descubrir la causa.

Desde las primeras investigaciones, la caza furtiva se ha descartado como el motivo de la muerte, ya que los cadáveres se encontraron intactos. Elefantes sin Fronteras (EWB), una organización de conservación, informó que sus propios estudios aéreos mostraron que los elefantes de todas las edades parecían estar muriendo. El grupo contó 169 elefantes muertos el 25 de mayo y otros 187 el 14 de junio.

Dos meses más tarde, el 21 de septiembre, las autoridades locales aseguraron que la muerte de cientos de elefantes de la región se debían a las toxinas en el agua, producidas por cianobacterias.

Las cianobacterias son organismos microscópicos comunes en el agua y hallados a veces en la tierra. No todas producen toxinas, pero los científicos dicen que las tóxicas están apareciendo con más frecuencia por el cambio climático, que eleva las temperaturas a nivel mundial.

Una desastrosa temporada de huracanes:

Este 2020, la temporada de huracanes en el océano Atlántico no sólo rompió récord al ser el periodo más activo en los últimos 170 años, de acuerdo con la directora general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Blanca Jiménez Cisneros, sino que a su paso dejó un sombrío panorama en la región. Trece de las 30 tormentas con nombre de este año llegaron a tener fuerza de huracán, lo que significa que se presentó con vientos máximos sostenidos de 119 km/h o más.

En el caso de México, la tormenta tropical Cristóbal tocó territorio el 2 de junio cerca de la ciudad de Atasta después de formarse en el sur del Golfo de México. Fue hasta el 7 de junio tocó tierra en Louisiana. El huracán Hanna, a finales de julio dejó severos daños en Tamaulipas a su paso como categoría 1 rumbo a Texas en donde tocó tierra en Isla Padre.

Debido al huracán Laura, registrado en agosto, el Caribe resultó muy lastimado, en especial República Dominicana y Haití, por donde cruzó hasta convertirse en categoría 4. El 31 de octubre, la tormenta Eta cruzó por Centroamérica como categoría 4. Mientras que Iota, que se formó en el Caribe, cobró la vida de personas en Nicaragua, Guatemala, Honduras y Colombia. (Aristegui Noticias)

 

Top