HomeNacionalRodríguez administraría fondos ilegales de especulador financiero para reformar el Vaticano

Rodríguez administraría fondos ilegales de especulador financiero para reformar el Vaticano

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El bando ultraconservador del Vaticano y la denominada ala progresista que lidera Jorge Mario Bergoglio -nombre de pila del papa Francisco- están inmiscuidos en una pugna por el control de la iglesia católica y en el centro de esta polémica está el controvertido y cuestionado cardenal Óscar Andrés Rodríguez, señalado uno de ser uno de los principales conspiradores de tal trama.

¿Cuál es el papel de Rodríguez, querido entre las élites y repudiado por aquellos que han denunciado sus atrocidades en el proceso de reforma de la curia que inició Francisco en 2013? Según la publicación Monitor Católico del 6 de junio anterior, bajo el título  ¿Es el Vaticano de Francisco una operación de Estado Profundo de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU.) de Soros y Obama?, precisa que el miembro del Instituto de Guerra Económica del Centro Estadounidense para la Democracia (ACD, en inglés), Ganesh Sahathevan, que el colaborador más cercano del papa argentino estaría recibiendo dinero procedente de un fondo ilegal del multimillonario George Soros.

Este polémico personaje, de ascendencia húngara y naturalizado estadounidense, es considerado uno de los grandes especuladores financieros del mundo (con cargos criminales pendientes por acceso a información privilegiada), patrocinador de la caída de gobiernos en Europa del Este, la quiebra histórica del Banco de Inglaterra, padrino de organizaciones que buscan la preservación del neoliberalismo y gran evasor del fisco al aparecer en los Panama Papers y cuya fortuna asciende a 24 mil 200 millones de dólares -según la lista de Forbes-, sería el principal responsable de presionar para un cambio en el Vaticano y cuyo operador sería el mismo Rodríguez.

Monitor Católico informa que «el cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, el llamado ‘vicepapa’ dada su estrecha asociación con el papa Francisco, se ha negado a responder preguntas sobre su trabajo con una serie de oenegés financiadas por el multimillonario George Soros».

«Parece que el vicepapa está en una campaña para cambiar el Vaticano desde adentro y que lo está haciendo con lo que equivale a un fondo ilegal financiado por George Soros», indica el portal noticioso, basado en publicaciones hechas por Sahathevan, quien se identifica como especialista en guerra económica, injerencias en asuntos de infraestructura civil, incluidos los mercados financieros, organizaciones criminales y terroristas transnacionales.

Este individuo, de ascendencia malasia, mencionó que el funcionario más poderoso en el Vaticano, o sea, el secretario de Estado Pietro Parolin, aparentemente supo que los fondos no aparecían en “los balances oficiales” y que los mismos podrían ser ilegales, por lo que podría estar encubriendo esos fondos para el pago de sobornos, por lo que se le pidió que «aclare».

Asimismo, Sahathevan llegó a la conclusión que Rodríguez Maradiaga «parece estar a cargo de un fondo para sobornos financiado por Soros, destinado a ser utilizado para los fines que considere adecuados, que pueden incluir el financiamiento de una primavera católica (o una revolución que pueda trastocar los cimientos históricos de la iglesia)».

«Si bien esa historia fue el resultado de una investigación independiente… Parece que el (ex) prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano, el cardenal George Pell, pudo haber descubierto la existencia de estructuras financieras similares, incluso si no tenía la comprensión de lo que halló», destaca Monitor Católico.

George Soros, un reconocido especulador financiero, habría trasladado fuertes sumas de dinero al cardenal Rodríguez para subvertir la iglesia católica para sus intereses, según denunció Ganesh Sahathevan, del Centro Estadounidense para la Democracia (ACD).

EL CARDENAL CALLA. Unos correos divulgados en el blog personal de Sahathevan indican que «las consultas (sobre los fondos ilegales) fueron enviadas al cardenal Óscar (Rodríguez) como resultado de (la aparición de) su nombre en las comunicaciones por correo electrónico entre el exgerente de campaña de (expresidente William Jefferson o Bill) Clinton, John Podesta, y las oenegés católicas con sede en EE.UU. respaldadas en parte por George Soros».

Tales mensajes, reza el escrito, «incluyen este párrafo: Es por eso que nos reunimos en el Vaticano a mediados de junio (posiblemente de 2016), alentados por el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, a menudo referido como el vicepapa y un firme defensor de (programa) PICO, que nos había instado a compartir nuestras historias, nuestra perspectiva, y nuestras esperanzas por el impacto de la visita del Papa Francisco a EE.UU., con funcionarios del Vaticano».

Los correos electrónicos, explica el denunciante, también contienen discusiones sobre una primavera católica. «Es necesario que haya una primavera católica, en la que los católicos mismos exijan el fin de una dictadura de la edad media y el comienzo de un poco de democracia y respeto por la igualdad de género en la iglesia», precisa la comunicación electrónica.

La publicación añade que «si bien el tema de los correos electrónicos de la primavera católica de Podesta se discutió ampliamente en  EE.UU. antes de las elecciones presidenciales del año pasado (2016), no hay constancia de que el cardenal sea cuestionado sobre su papel en el asunto. Ahora ha sido interrogado y no ha podido aclarar las cosas».

Rodríguez, al verse asediado por las interrogantes hechas por su supuesta administración del controvertido fondo y las posibles revueltas dentro de la iglesia, decidió consultar con sus homólogos en EE.UU., antes de llamarse al silencio.

«Parece que el vicepapa está en una campaña para cambiar el Vaticano desde adentro, y eso lo está haciendo con lo que equivale a un fondo ilegal, financiado por George Soros», sostiene Sahathevan.

A finales de 2014, el secretario de Economía de la Santa Sede, el cardenal Pell, anunció que había descubierto varios millones de euros «que estaban escondidos en cuentas seccionales particulares (de departamentos dentro del Vaticano) y que no aparecían en el balance… Lo que fue aún más interesante es que esa revelación provocó la reacción del director de la oficina de prensa, el padre (jesuita) Federico Lombardi, presumiblemente actuando bajo instrucciones» de la cúpula de la ciudad-Estado.

Al respecto, el secretario Parolin se limitó a decir que «debe observarse que el cardenal Pell no se ha referido a fondos ilegales, ilícitos o mal administrados, sino a fondos que no aparecen en los balances oficiales y que fueron divulgados a la Secretaría de Economía durante el proceso actual de examen y revisión de la administración del Vaticano».

No obstante, Sahathevan, señaló que «esta declaración fue curiosa porque Pell no dijo realmente que las cuentas eran ‘ilegales’. Si algo parecía no comprender es que las entidades financieras de cualquier tipo a menudo tienen reservas secretas, de hecho, Pell concluyó con cierta satisfacción que su descubrimiento significaba que el Vaticano podía financiar sus actividades».

Entre líneas, el proceso de reforma emprendido por Francisco -a través del C9, o el grupo de cardenales de extrema confianza tendría su propio talón de Aquiles, es decir, Rodríguez, pues «existe cierta preocupación en el Vaticano de que los fondos para sobornos como los que parecen estar controlados por el cardenal (hondureño), que deberían haber sido reportados y contabilizados según lo exige la ley canónica, permanecen en secreto».

En su momento, el miembro del ACD, pronosticó que el principal asesor de Francisco podría ser acusado de corrupción, al trasluz de las investigaciones efectuadas por el periodista del National Catholic Register Edward Pentin: «Uno de los principales asesores del papa Francisco sobre la reforma de la iglesia ha rechazado las acusaciones de corrupción financiera hechas en una publicación italiana, pero aún quedan dudas sobre los procedimientos contables diocesanos».

«Los documentos, que National Catholic Register ha obtenido, muestran cifras generales que denotan ingresos brutos para la arquidiócesis del cardenal Óscar Rodríguez y gastos que llegan a varios millones de dólares, pero sin detalles. Una fuente con un conocimiento detallado del tema le dijo al Register que la documentación omite 1.3 millones de dólares que el gobierno hondureño dio a la arquidiócesis del cardenal Oscar Rodríguez para gastar en proyectos de la Iglesia», explica la publicación de Pentin sobre la presunta corrupción del prelado.

DIVISIONES Y ESCÁNDALOS EN SEGUIDORES DE FRANCISCO. Las divisiones y peleas de poder dentro de la curia romana también ha llevado a que Paroli y Pell, ambos conocidos del cardenal Rodríguez, sostuvieran en fuertes roces a fin de quedar bien con Francisco; en el caso de Pell, había iniciado una campaña anticorrupción hasta que la justicia australiana lo obligo volver a su país para hacer frente a las denuncias de abuso sexual.

Este conflicto sorprendió a Sahathevan, quien no había visualizado cómo los escándalos en las altas esferas del Vaticano perjudicarían a Pell, quien buscaba acabar con la corrupción de la Santa Sede, incluyendo las finanzas del secretario de Estado Parolin.

«El auditor general Libero Milone dijo que él y el cardenal Pell estaban tratando de acceder a información sobre APSA (Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica), tradicionalmente entre los actores financieros más oscuros del Vaticano. En la lucha de poder de Pell, un empleado de Parolin (el arzobispo Angelo Becciu) tomó medidas sospechosas respecto a Pell mientras que el auditor, que sospechaba que lo estaban espiando, trajo a un contratista externo que determinó que su computadora estaba infectada con software espía», se hace constar en los escritos.

Estos conflictos entre los inmovilistas (que buscan mantener el carácter conservador de la iglesia católica) y la facción de Francisco, cuyo operador financiero, o sea, Rodríguez con los fondos ilegales trasladados por Soros están buscando crear un  segundo gran cisma como el ocurrido en 1054 cuando el papa León IX y el patriarca de Constantinopla (Miguel I Cerulario), se excomulgaron mutuamente.

A la fecha, el cardenal hondureño, conocido por llamarse al silencio cuando penden sospechas de ilícitos en su contra, no ha respondido a las interrogantes en cuanto a la posible administración de las fuertes sumas de dinero que le habría transferido el multimillonario húngaro-estadounidense que buscan emprender una revolución en favor de los intereses de Soros y que perjudicarían los ideales de la mayor organización religiosa en la historia de la humanidad.

FOLLOW US ON:
Extienden alerta roj
Personal de enfermer
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.

Confidencial HN