HomeInternacionalAdvierten fallas metodológicas y sesgo en el informe de OEA sobre la elección boliviana

Advierten fallas metodológicas y sesgo en el informe de OEA sobre la elección boliviana

LA PAZ, BOLIVIA

(Spútnik) El informe final de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre las elecciones bolivianas de octubre tiene adolece de problemas metodológicos, es tendencioso y no demuestra un fraude en favor del presidente Evo Morales, afirmó el experto argentino Rodrigo Quiroga.

«No queda mucha explicación más que el hecho de que la comisión [que auditó las elecciones] se prestó al uso político que Luis Almagro hizo desde un principio con la misión electoral de OEA», dijo a Sputnik en una entrevista vía internet el informático Quiroga, docente de la Universidad Nacional de Córdoba (centro).

El investigador asistente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina, hizo la declaración al día siguiente de que el Gobierno de facto de Bolivia y la OEA, cuyo secretario general es Almagro, divulgaran el informe final de una auditoría electoral solicitada por Morales.

El reporte definitivo sobre los comicios del 20 de octubre siguió la línea del informe preliminar del 10 de noviembre, que señaló un presunto fraude electoral sin presentar pruebas, aunque eso bastó para que, en medio de protestas ciudadanas, los militares bolivianos sugirieran y lograran la renuncia del presidente.

«El informe final de la OEA tiene graves problemas metodológicos y tampoco demuestra que haya habido fraude», remarcó Quiroga, cuyas observaciones a la investigación electoral tenían coincidencias con las efectuadas previamente esta misma semana por más de un centenar de otros expertos mundiales.

En un tuit paralelo a su declaración, el experto argentino apuntó entre las debilidades que en su criterio tiene el informe final de la OEA, es que éste se refiere principalmente a un sistema de transmisión rápida de resultados (TREP) que no tiene validez legal.

En la investigación se encontraron «irregularidades» en 226 mesas y «si se anulan los votos del MAS (Movimiento Al Socialismo de Morales) en esas mesas la diferencia sigue siendo mayor al 10%», que es la ventaja que necesitaba el presidente depuesto para ganar en primera vuelta sin mayoría absoluta, señaló Quiroga.

Anotó también que el informe final comete el error de proyectar las irregularidades al conjunto de las actas de votación, sin considerar que las mesas analizadas no eran una muestra aleatoria representativa del conjunto sino solo un conjunto de mesas con sospechas de irregularidades.

Según Quiroga, esta y otras proyecciones erróneas constituyen «errores estadísticos y matemáticos muy graves» que muestran que «al igual que el informe preliminar, el informe final es poco riguroso y no demuestra fraude sistemático y planificado».

«Un análisis de una muestra no representativa de las actas no sirve para sacar ningún tipo de conclusiones sobre las actas no analizadas», advirtió.

Añadió que «queda muy clara la intencionalidad política del informe, evidenciada además por las abundantes declaraciones de Almagro antes de conocer los resultados finales», como había quedado en evidencia en la divulgación «apurada» del informe preliminar, en la madrugada del 10 de noviembre y sin notificar a observadores internacionales.

El pasado 3 de diciembre, matemáticos y expertos internacionales en estadística criticaron la evaluación de la OEA sobre las elecciones en Bolivia, citando también inconsistencias e intencionalidad política.

«Hacemos un llamado a la OEA para que retire sus declaraciones engañosas sobre las elecciones», dijo un comunicado de esos expertos, entre ellos Ha-Joon Chang, de la Facultad de Economía de la Universidad de Cambridge, James Galbraith, de la Universidad de Texas, en Austin, y Oscar Ugarteche, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Los académicos denunciaron el «golpe militar» contra Morales, quien tras dimitir se asiló en México.

El estadounidense Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, sigla en inglés) publicó también en el último mes una serie de informes de investigaciones que niegan la posibilidad de fraude en los resultados oficiales de las elecciones de octubre en Bolivia.

Esas elecciones fueron anuladas por una ley surgida de un acuerdo político tras el golpe contra Morales y el país pasa actualmente por la fase inicial de un nuevo proceso electoral, en el cual el presidente depuesto ya no podrá ser candidato.

FOLLOW US ON:
Conductor arranca po
Incineran más de 88
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT