Estás aquí
Inicio > Internacional > Allanan arquidiócesis de Costa Rica por abusos sexuales cometidos por sacerdote

Allanan arquidiócesis de Costa Rica por abusos sexuales cometidos por sacerdote

SAN JOSÉ, COSTA RICA

La Policía Judicial de Costa Rica allanó las oficinas del Tribunal Eclesiástico y de la Curia Metropolitana, en busca de información relevante para las causas abiertas contra dos sacerdotes por presuntos delitos sexuales contra menores de edad.

El exsacerdote Mauricio Víquez Lizano enfrenta nueve acusaciones por abusos contra menores de edad, así como una violación calificada.

A finales del mes pasado, el Tribunal Provincial Eclesiástico de Costa Rica decidió con aval del Vaticano expulsar a Víquez de la vida clerical, de por vida. El ahora exsacerdote se encuentra prófugo de la justicia.

Por otra parte, Guevara Fonseca, quien era párroco de Santo Domingo de Heredia, fue detenido el 28 de febrero, luego de que un joven de 23 años lo denunciara de haber abusado sexualmente de él cuando tenía 12 años.

La fiscalía detalló que “en las acciones operativas participan tres fiscales y se llevan a cabo en las sedes del Tribunal Eclesiástico, en Barrio México, y de la Curia Metropolitana, en San José, y tienen como objetivo recabar prueba documental relevante para ser aportada a las causas, las cuales se encuentran en la fase preparatoria de la investigación”.

El exsacerdote Víquez Lizano fue durante un tiempo vocero de la Iglesia en Costa Rica y, según Maikol Rodríguez Solera y Anthony Venegas Abarca, abusó de ellos cuando tenían 13 y 14 años respectivamente.

Ambos acusaron al Arzobispo de San José, Mons. Rafael Quirós, de haber encubierto a Víquez por supuestamente no haber actuado cuando recibió las primeras denuncias en 2003.

El Arzobispo de San José ha negado las acusaciones de encubrimiento y dijo que la denuncia formal canónica contra el exsacerdote se presentó en 2018.

En 2003, cuando recibió las acusaciones contra Víquez por primera vez en su calidad de Vicario, el entonces padre Quirós “informó al Arzobispo de San José, Mons. Hugo Barrantes Ureña. Respondiendo a esta queja y solicitud de quienes la interpusieron, el sacerdote Víquez Lizano fue removido del oficio de párroco y se decidió no iniciar ninguna acción que lesionara la buena fama de los menores afectados como en la conversación fue solicitado. A partir de ese momento nunca más tuvo oficios parroquiales”, señala un comunicado de la Arquidiócesis del 14 de febrero.

El texto indica además que quienes acusaron a Víquez pidieron 200 mil dólares cada uno, una solicitud “que fue rechazada por el Arzobispo”.

En enero Víquez fugó de Costa Rica y el 25 de febrero fue expulsado del estado clerical. Actualmente tiene orden de captura internacional.

En declaraciones recientes a Radio Fides, el obispo Auxiliar de San José, Mons. Daniel Blanco, negó que la Iglesia conozca el paradero de Víquez y le pidió que regrese a Costa Rica para enfrentar a la justicia.

De otro lado, el religioso Manuel Guevara Fonseca, también acusado de abusos sexuales contra una persona menor de edad, fue detenido el 28 de febrero, tras lo cual la Arquidiócesis de San José lo removió de su cargo de párroco.

Deja una respuesta

Top