HomeExclusivasArmando el rompecabezas: Popa, Cosem y Reytel, los preferidos del orlandismo (PARTE II)

Armando el rompecabezas: Popa, Cosem y Reytel, los preferidos del orlandismo (PARTE II)

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Las empresas Cosem, Grupo Popa y Reytel vinieron a desplazar a los proveedores tradicionales del Estado de Honduras: hicieron a un lado a potentados grupos económicos y empresas que se esforzaron o aplicaron técnicas poco ortodoxas para vender productos o bienes y servicios.

Licitaciones sin cumplir las normas exigidas por la Ley de Contratación del Estado, el favoritismo de la cúpula gubernamental y la intervención directa de cuadros de confianza del presidente Juan Orlando Hernández, más nexos con parientes del jefe de Estado, se convirtieron en la carta de presentación del nuevo grupo económico que lo llevó agenciarse de multimillonarias ganancias sufragadas por los impuestos del público.

Grupo Popa o el consorcio Indra-SASA logró colarse en la “fiesta grande” al recibir jugosos contratos de prestación de servicios, como la plasmada en la licitación pública internacional PROMEF-LPI-004-2012 del 21 de febrero de 2013 por 12 millones 987 mil 316 dólares (305 millones 922 mil 722 lempiras al cambio del 14 de febrero de 2017) para el suministro de recursos empresariales, comerciales y otros para la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

Los fondos para realizar el proyecto fueron otorgados por el Banco Mundial y es curioso que la licitación no tuviera firma o cumpliera con las mínimas garantías para la entrega de multimillonarios proyectos a empresas cuyos nombres son desconocidos para la población hondureña. El crédito proviene de la línea de préstamo IDA-4536-HN fue otorgado por el organismo financiero internacional y publicado en 2014 en el diario oficial La Gaceta.

CONAPIDAYUDAN A COSEM.  La Compañía de Servicios Múltiples (Cosem), propiedad de Óscar Laínez y Jorge Herrera los Tetos se enriquecieron con negocios hechos en la administración pública.

A pesar que no solían presentar la documentación que ya establece la Ley de Contratación del Estado para participar en la prestación de bienes y servicios a las instituciones gubernamentales, solían “recibir una mano” para terminar agenciándose de las licitaciones en las que participaban.

Es más, en una revisión de documentos hecho por este periódico, se refleja que algunas licitaciones eran entregadas a Cosem sin que cumplieran los requisitos de ley. “Ellos no eran nuevos licitando en las dependencias del Estado, así que no presentar documentación completa era parte de la trama”, explicó uno de los conocedores del tema.

La resolución de una adjudicación revela por qué Cosem fue descalificada del proceso ya que presentaba varias inconsistencias, entre ellas, que no contaba en el país con una casa que facilitara el servicio técnico para equipos de oficina e informáticos. Tampoco presentó cartas respecto al representante de una empresa que ya tiene varios años de operar en el país, a fin de respaldar la provisión y mantenimiento de equipos.

FIESTA GRANDE. Aunque las inconsistencias eran frecuentes en las ofertas de Cosem, explicó la fuente con base a documentación de Honducompras, casi siempre calificaba y se agenciaba de la licitación, ya fuera local o internacional.

La protección de los socios de Cosem y Grupo Popa por altos funcionarios se convirtió en una “ley de la República” ya que a la fecha no han sido sujetos de persecución judicial por sus nexos en tramas que, en el caso de Cosem, llegó al extremo de pagar sobornos a exfuncionarios del Instituto Hondureño de Seguridad Social, para “agilizar” pagos por fallidos sistemas informáticos.

Tanto los Tetos y Popa, han sido protegidos por altos funcionarios del gobierno del expresidente Porfirio Lobo y el actual que dirige Juan Orlando Hernández. Basta saber cómo Vilma Morales, en su condición de presidenta de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) favoreció a Cosem con la compra de un programa antivirus por un estimado de un millón 073 mil lempiras. La firma del convenio fue en marzo de 2010.

El 30 de diciembre de 2013, Morales hizo una extensión al contrato suscrito con Cosem respecto a los sistemas antivirus, al aprobar un adendum por 254 mil 461 lempiras, cuando en el país hay una considerable cantidad de empresas que han ofrecido servicios de seguridad digital y que no suelen ser tomados en cuenta.

Morales también favoreció al Grupo Popa, al otorgarle un contrato cuyo monto fue de 192 mil 134 dólares, o más de cuatro millones de lempiras de la época, de acuerdo a la documentación que tiene en su poder ConfidencialHN.

Los negocios de Laínez y Herrera se extendieron a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE);  Dirección Nacional de Desarrollo Rural Sostenible (Dinaders) bajo el contrato 003-2010, Comisión Nacional pro Instalaciones Deportivas (Conapid), con registro 001-2010, de los cuales obtuvo casi 16 millones de lempiras en la entrega de equipo informático y el engramillado de la cancha de fútbol el Birichiche que costó más de 14 millones de lempiras.

Los tentáculos de Cosem se propagaron por la estructura gubernamental. Casi todas las entidades cayeron en las manos de los Tetos.

Al respecto, el informe de auditoría 19/2011 DSP de septiembre de 2011, practicado por el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) revela que Cosem no presentó documentación ante la Oficina Normativa de Contrataciones y Adquisiciones del Estado (ONCAE) sobre la reclasificación y clasificación a fin de ser beneficiada con el contrato suscrito entre el actual secretario de la presidencia Reinaldo Sánchez y Jorge Herrera, socio de la cuestionada empresa.

collage-tetosVILMA, EL HADA MADRINA. La expresidenta del Poder Judicial e interventora del IHSS y otras entidades estatales, Vilma Morales, ha sido una acérrima defensora –al trasluz de los jugosos contratos– de los Tetos, principales testigos protegidos contra exdirectivos de la entidad.

Sin embargo, Morales ha tratado de desmarcarse de la sociedad al asegurar que “no son sus amigos” y en ningún momento ha tenido algún tipo de relación con ellos justificando que los contratos  que en su momento fueron firmados, todo fue dentro del “marco de la ley”.

“Lamento profundamente que se quiera distorsionar situaciones que en su momento concretizamos, pero lo hicimos en el marco de la ley, tanto en la Corte Suprema de Justicia como en la Comisión de Bancos mi voto es uno, porque es un órgano colegial todas las personas tomamos una decisión así como lo manda la Ley”, dijo a este periódico Morales.

Añadió la funcionaria, respecto a los beneficios concedidos a los Tetos que “veamos las calificaciones, no distorsionemos las cosas, en su momento se evaluaron las condiciones y estaban precisas en ese momento  y de acuerdo a los requerimientos de bases de licitación”.

Morales supo utilizar su posición para proteger a sus predilectos contratistas, aprovechando los huecos legales para favorecerlos. La jurista, como una auténtica estudiosa de la ley, supo sacar provecho de los vacíos en las normativas de contratación para llenar las arcas de Cosem.

POST TAGS:
FOLLOW US ON:
Ejecutan a dos jóve
Muerte en directo: a
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT