Monday, Jul 22, 2019
HomeArticles Posted by Redacción ConfidencialHN (Page 4007)

WASHINGTON, EE.UU.

(Spútnik Mundo) Hillary Clinton es «la candidata más deshonesta a la Presidencia de EE.UU. desde Richard Nixon», afirmó Mike Pence, candidato republicano a la Vicepresidencia de ese país, en una entrevista con la cadena de noticias NBC.

«Lo que resulta más evidente tras las revelaciones de las últimas semanas es que Hillary Clinton actuó de esta manera para mantener sus correos fuera del alcance del público, fuera de la responsabilidad pública, especialmente las interacciones con la Fundación Clinton mientras era la secretaria de Estado», añadió Pence.

El ‘número dos’ de Donald Trump reaccionó así a la publicación por parte del FBI, el pasado 2 de septiembre, de la transcripción del interrogatorio efectuado a Hillary Clinton con respecto al envío de emails oficiales e información de trabajo desde un servidor privado de correo electrónico durante la época en que era secretaria de Estado (2009-2013).

Aunque Clinton entregó 55.000 correos electrónicos a los investigadores, también quedó acreditado que destruyó cerca de 33.000, calificándolos como privados y violando las regulaciones norteamericanas.

RÍO DE JANEIRO, BRASIL

(Spútnik Mundo) La manifestación que el 4 de septiembre reunió a unas 100.000 personas, según los organizadores, en la Avenida Paulista de São Paulo para protestar contra el presidente Michel Temer acabó con una fuerte represión policial que está siendo objeto de polémica.

La marcha, convocada por el Frente Brasil Popular y Povo Sem Medo, reunió a miles de personas en el Museo de Arte de São Paulo (MASP) en un ambiente pacífico, con amplia presencia de jóvenes, familias y personas mayores.

A los tradicionales gritos de «Fora Temer» se unieron las pancartas cada vez más frecuentes de «Diretas já», que piden nuevas elecciones generales.

Los incidentes comenzaron al finalizar la marcha a última hora de la tarde en el Largo da Batata, cuando según varios testigos la Policía Militar empezó a usar bombas de gas lacrimógeno y disparos de pelotas de goma para dispersar a los manifestantes.

Según la Secretaría de Seguridad del Gobierno del Estado de São Paulo esa respuesta policial se explica por los intentos de algunos manifestantes de dañar los tornos de la estación de metro Faria Lima, aunque no hay pruebas de tales actos vandálicos.

Las críticas de los movimientos sociales de izquierda a la repuesta policial se acrecentaron este lunes al saberse que 12 personas se vieron afectadas por la represión policial. Hubo cinco intoxicados por el gas, cuatro heridos por impactos de artillería y tres por pelotas de goma, según un recuento del Grupo de Apoyo a la Protesta Popular.

Un periodista de BBC Brasil fue golpeado en varias ocasiones por agentes de la Policía Militar a pesar de haberse identificado previamente como periodista.

La manifestación de este domingo en São Paulo fue la más numerosa desde que Temer asumió la presidencia el pasado miércoles tras el proceso de «impeachment» que apartó a la presidenta Dilma Rousseff definitivamente del poder. También hubo manifestaciones en Río de Janeiro, Brasilia y otras capitales, aunque no tan masivas como la registrada en São Paulo.

La polémica también tiene que ver con las palabras de Temer minimizando la magnitud de las protestas que se fueron sucediendo a lo largo de la semana.

«Son pequeños grupos, parece que son grupos mínimos, ¿no? (…) No lo tengo numéricamente, pero son 40, 50, 100 personas, nada más que eso. Ahora, en el conjunto de 204 millones de brasileños creo que eso es inexpresivo», dijo este sábado desde China, donde participa en la cumbre del G-20.

Este lunes, horas después de la manifestación de São Paulo, el ministro de Economía y Hacienda Henrique Meirelles, también presente en China, reconoció que hubo «un número bastante sustancial de personas», aunque recordó que en Brasil ha habido manifestaciones mucho mayores.

MANILA, FILIPINAS

(Vía Actualidad RT) Este lunes, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha advertido a su homólogo estadounidense, Barack Obama, que cuando se reúnan en Laos este 6 de septiembre no le pregunte sobre las matanzas extrajudiciales que se están produciendo en su país en el marco de la campaña presidencial contra el tráfico de drogas, informa la agencia AP.

Antes de volar hacia Laos, Duterte ha afirmado a los periodistas que es el líder de un país soberano y solo debe dar explicaciones al pueblo filipino.

Por lo tanto, Obama debe ser respetuoso y no realizar ese tipo de preguntas o, de lo contrario, «hijo de puta, te insultaré en ese foro», ha aseverado el presidente filipino, conocido por sus polémicas declaraciones hacia quienes le acusan de violar los derechos humanos de sus compatriotas.

El mandatario filipino ha proferido este nuevo insulto durante la respuesta a la pregunta de un periodista, que quería saber cómo explicaría al presidente de Estados Unidos las ejecuciones extrajudiciales que tienen lugar en Filipinas.

La semana pasada, Rodrigo Duterte ya anunció que está dispuesto a discutir cualquier problema con Barack Obama cuando se encuentren en Laos, pero advirtió que el presidente de EE.UU. debe escucharle antes de tratar cualquier cuestión sobre derechos humanos.

Estas declaraciones se produjeron después de que Washington expresara su preocupación por la matanza masiva de narcotraficantes ordenada por Duterte, que ya ha dejado más de 1.900 muertos desde que llegó al poder este mayo.

Las relaciones entre Filipinas y EE.UU. se tensaron el 5 de agosto, cuando el líder asiático llamó «hijo de puta» y «gay» al embajador norteamericano en el país asiático, Philip Golberg, al que acusó de interferir en sus asuntos internos.

Tras ganar las elecciones en mayo, Rodrigo Duterte lanzó una macabra llamada a sus conciudadanos: «Si conocen a algún drogadicto, mátenlo, ya que sería demasiado doloroso pedir que lo hagan sus padres». Duterte asegura que las matanzas durarán «hasta el último día de mi mandato, si estoy vivo para entonces».

Desde el comienzo de su mandato y su campaña para acabar con las drogas, más de 1.900 personas —en su gran mayoría narcotraficantes y drogadictos— han muerto a manos de la Policía, las fuerzas de seguridad y las milicias ciudadanas que patrullan las calles.

Los métodos del presidente filipino han sido criticados por Naciones Unidas y EE.UU., que acusan a Manila de violar los derechos humanos y han amenazado con sancionar al país asiático e, incluso, expulsarlo de la ONU.

Duterte acusó a funcionarios gubernamentales de tener vínculos con el narcotráfico y tachó de «estúpida» a la ONU por criticar sus medidas para luchar contra el narcotráfico.