Monday, Nov 18, 2019
HomeArticles Posted by Redacción ConfidencialHN (Page 4008)

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Varios extraditados hondureños han sido condenados por la justicia estadounidense por nexos con la criminalidad organizada y cárteles de la droga.

Información publicada este lunes por la Oficina Federal de Prisiones de EE.UU. señala que los hermanos Valle Valle y otros capos del narcotráfico ya recibieron condenas; asimismo, otros implicados en narcoactividad han recibido sentencias que oscilan entre los ocho y 20 años de cárcel.

Entre los condenados se encuentra Digna Valle, quien fue condenada a siete años y tres meses de prisión, por lo que saldrá del Correccional Federal de Ciudad de Oklahoma el 8 de mayo de 2024.

En tanto, José Inocente Valle Valle, miembro del cártel de los Valle, recibirá su libertad el 19 de junio de 2023. Por ahora, se encuentra recluido en el Instituto Correccional de McRae, Georgia.

Su esposa, Marlen Amaya Argueta, fue condenada a tres años de cárcel y su liberación está prevista para el 30 de mayo de 2020. En la actualidad, guarda prisión en el Instituto Correccional Federal de Hazelton, Virginia Occidental. Es la condena mínima que ha recibido hasta el momento un miembro del narcotráfico.

Otro de los condenados a guardar prisión en una cárcel de EE.UU. se encuentra José Amaya Argueta, cuñado de José Inocente Valle. Se desconoce cuántos años permanecerá tras las rejas.

Quienes recibieron duras condenas por haber introducido drogas al país del norte, se encuentran Carlos Emilio Arita Lara, quien deberá a una pena de 20 años de prisión y su excarcelación está prevista para 2037.

En el caso de Juving Suazo Peralta «Chancleta», fue condenado a 12 años de prisión, por lo que se espera que esté libre en 2029. Suazo Peralta fue extraditado en 2014 a EE.UU., meses despúes que las autoridades hondureñas entregaran a Arnoldo «Negro» Lobo, quien era su socio y se encuentra privado de libertad en el Instituto Correccional Federal de Beaumont Low, Texas.

Respecto a Lobo, éste permanecerá 14 años encarcelado luego que se comprobara que era transportista de drogas y de haber trabajado para los cárteles de Sinaloa y los Cachiros, de los hermanos Rivera Maradiaga. En la actualidad, está encarcelado en el Centro Metropolitano de Detención de Brooklyn, Nueva York y accederá a la libertad en 2031.

El expolicía Wilmer Carranza Bonilla, operador de los Valle Valle, quedará en libertad en 2015, luego que un juez federal determinara condenarlo a unos ocho años de prisión. Permanece preso en el Instituto Correccional Federal de Oakdale, Luisiana.

En tanto, Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo, espera sentencia en el Centro Metropolitano de Detención de Manhattan, en Nueva York.

 

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Un juez determinó este lunes enviar a la cárcel a uno de los supuestos autores materiales del asesinato del fiscal antimafias Orlan Chávez, ocurrido en abril de 2013 en Honduras.

El togado sometió a la figura de la “detención judicial” a Wilmer Samuel Álvarez Paguada, sospechoso de haber participado en la ejecución participar en el asesinato de Chávez, más conocido como el “Fiscal de oro”.

El también abogado fue capturado la mañana de hoy en la populosa colonia Tiloarque de Tegucigalpa por efectivos de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) tras varios meses de seguimiento.

En tanto, el Ministerio Público ha pedido que Álvarez sea enviado al penal de ultra alta seguridad “el Pozo”, en Ilama, Santa Bárbara, pero fue negado por el juez, por lo que el imputado permanecerá en la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto.

La audiencia inicial se realizará este viernes a las 10 de la mañana, informaron portavoces de los tribunales.

SANTIAGO DE CHILE, CHILE

(Spútnik Mundo) La Corte de Apelaciones de Santiago condenó a cinco agentes de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) por su responsabilidad en el secuestro de un profesor de música desaparecido desde 1974, cuyo nombre apareció en los listados de la denominada Operación Colombo.

«En fallo unánime, la primera sala del tribunal de alzada condenó a penas de siete años de presidio a los agentes César Manríquez Bravo, Pedro Espinoza Bravo y Raúl Iturriaga Neumann; a cinco años y un día de presidio al agente Orlando Manzo Durán, y a tres años y un día de presidio al agente Luis Pavez Parra, con el beneficio de la libertad vigilada», señaló el Poder Judicial en un comunicado.

La justicia estableció que Arturo Barría Araneda, profesor de música y militante del Partido Comunista, fue citado a reunión el 28 de agosto de 1974 por el cuerpo militar establecido en el recinto educacional donde él trabajaba.

El motivo de la cita era por haber participado supuestamente en manifestaciones políticas junto a dos profesoras y un alumno, durante el funeral de un estudiante de dicho plantel.

Tras concurrir a la Escuela de Suboficiales del Ejército, en compañía de testigos, Barría es detenido y enviado a un recinto clandestino de detención de la policía secreta de Pinochet, la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), denominado «Cuatro Álamos», ubicado en el sector sureste de Santiago.

En el lugar, Barría fue interrogado y permaneció sin contacto con el exterior, hasta su desaparición en septiembre de 1974, fecha en que fue visto por última vez.

El 25 de junio de 1975, el nombre del afectado apareció en un listado de 119 personas, publicado en la prensa local, donde se decía que Barría había muerto en Argentina, junto a otras 58 personas vinculadas a grupos de izquierda, a causa de rencillas internas.

Este plan formó parte de la denominada Operación Colombo, llevada a cabo por agentes de la DINA en el exterior, para desinformar a la población y ocultar los asesinatos y torturas ejercidos por el régimen dictatorial de Pinochet.

En la sentencia de este 13 de febrero, se dictó además la absolución de los agentes de la dictadura Manuel Avendaño González, Alejandro Astudillo Adonis y Demóstenes Cárdenas Saavedra, y se ratificó la absolución de otros 56 miembros de la DINA.

Durante la dictadura de Pinochet, más de 3.000 personas resultaron muertas por el terrorismo de Estado, mientras aún se desconoce el paradero de 1.192 detenidos.