20.4 C
Tegucigalpa
jueves, marzo 23, 2023
spot_img

El Vaticano espera los acontecimientos mientras investiga al cardenal Rodríguez y la Universidad Católica de Honduras

Más leído

CIUDAD DEL VATICANO 

Artículo del 2 de diciembre de 2022

Por Edward Pentin para The National Catholic Register – Una investigación del Vaticano sobre uno de los asistentes más cercanos del Papa Francisco y el rector de la Universidad Católica de Honduras por la supuesta mala gestión de las finanzas y el personal de la universidad se ha estancado mientras el Vaticano espera más información, según ha podido saber el The National Catholic Register.

El Papa ordenó la investigación el año pasado luego de que se presentaran repetidas denuncias contra el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga de Tegucigalpa y el rector, el diácono Elio Alvarenga Amador, luego de su intento de quitarle a la Iglesia la propiedad de la Universidad Católica de Honduras Nuestra Señora Reina de la Paz, y convertirlo en una organización no gubernamental independiente.

La investigación canónica, dirigida por Monseñor Guy-Réal Thivierge, consultor franco-canadiense en el Dicasterio para la Educación Católica, tuvo lugar del 29 de mayo al 5 de junio de 2021.

Durante ese tiempo, Thivierge interrogó a una variedad de personas en Honduras relacionadas con la universidad, incluido el cardenal y el rector, para conocer más sobre la situación de primera mano. Como visitante frecuente de Honduras cuando se desempeñó como secretario ejecutivo de la Federación Internacional de Universidades Católicas, fue considerado un funcionario apropiado para dirigir la investigación canónica.

Pero los funcionarios dicen que la investigación se estancó posteriormente y que hasta el 30 de noviembre el Vaticano no había podido comunicarse con el cardenal Rodríguez Maradiaga y el diácono Alvarenga. Posteriormente, el cardenal llegó a Roma el 1 de diciembre para una estadía de dos semanas.

The National Catholic Register le envió un correo electrónico al cardenal para preguntarle si respondería a las acusaciones en su contra por mala gestión y corrupción, pero no había respondido al cierre de esta edición.

Según el sitio web católico español InfoVaticana , que fue el primero en revelar la investigación del Vaticano en mayo, la universidad despidió a muchos miembros del personal a principios de 2021 para preparar la transferencia de propiedad, sin previo aviso ni investigación previa y con el permiso del cardenal.

The National Catholic Register se enteró de que no se dio ninguna explicación, excepto por una llamada de Zoom unos días antes en la que se le dijo al personal que la universidad se convertiría de inmediato en una organización no gubernamental de desarrollo.

Uno de los supuestos objetivos del traspaso de propiedad, que una fuente vaticana calificó peyorativamente de “revolución” de la universidad, es que el cardenal Rodríguez Maradiaga pueda seguir percibiendo importantes ingresos de la institución tras su jubilación a finales de diciembre cuando cumple 80.

Fundamentos y Preguntas Financieras

The National Catholic Register ha obtenido una copia de las escrituras públicas que muestran la transferencia de la propiedad de la universidad de la arquidiócesis a una entidad de nueva creación, la Fundación de la Universidad Católica de Honduras.

El cardenal Rodríguez Maradiaga no aparece en las escrituras porque, como actual arzobispo de Tegucigalpa y representante legal de la arquidiócesis, actúa meramente como otorgante en la transferencia de propiedad a la fundación.

Pero los documentos muestran que el presidente de la nueva entidad es el diácono Alvarenga, rector de la Universidad Católica de Honduras desde su fundación en 1993.

Otros miembros de la junta directiva de la nueva fundación incluyen a Misael Arguijo Alvarenga y Lourdes Guadalupe Fortín Rivera, respectivamente, prima hermana y esposa del diácono Alvarenga. .

Una fuente dijo a Infovaticana que el proceso de traspaso “se llevó a cabo bajo el más hermético secreto, de tal manera que esta valiosa propiedad de la Iglesia fue traspasada a manos de particulares sin que el pueblo (feligreses) lo supiera, y no hubo obstáculo alguno. que pudiera poner en peligro sus fines maliciosos, que no es más que apropiarse ilegalmente de los bienes de la Iglesia Católica”.

Las sospechas de malas prácticas financieras relacionadas con la universidad han circulado durante años, y una visita apostólica anterior a la arquidiócesis de Tegucigalpa en mayo de 2017 encontró irregularidades relacionadas con la institución.

Según Emiliano Fittipaldi, reportero de investigación de la revista italiana L’Espresso que informó por primera vez sobre la corrupción en la arquidiócesis en 2017, los hallazgos de esa investigación sacaron a la luz pagos irregulares realizados por la Universidad Católica de Tegucigalpa.

La visita de ese año descubrió que el cardenal Rodríguez Maradiaga, quien es el coordinador del consejo de cardenales del Papa que lo asesora sobre la reforma de la Iglesia, había recibido pagos de casi un millón de lempiras por mes ($ 40,000), dinero que siempre ha insistido que se usó para pagar cuotas para los seminaristas y para ayudar a financiar la construcción y reparación de iglesias.

Otras fuentes informadas en Honduras le dijeron al The National Catholic Register esta semana que el cardenal recibió alrededor de $500,000 al año de la universidad de 2004 a 2015 “sin tener que presentar ninguna documentación que justifique el destino de esos fondos”.

“Solo se le pidió al cardenal su firma personal en un recibo en papel tipo bond, y eso fue todo”, dijo la fuente. “Hoy esta dotación debe ser mayor a un millón de lempiras cada mes”.

Martha Alegria Reichmann, quien ha escrito un libro llamado Traiciones Sagradas que alega una red de corrupción financiera y moral en la arquidiócesis, dijo a la publicación hondureña ConfidencialHN el 23 de noviembre que la universidad “nunca ha presentado informes financieros a la arquidiócesis pero los ha manejado en su propia conveniencia, tanto que destituyeron a un funcionario intachable que manejaba las finanzas y lo reemplazaron con un hermano del cardenal, un acto muy sospechoso que se presta para ocultar datos sucios”.

Reichmann sostiene que el cardenal y Alvarenga quitaron la universidad de las manos de sus fundadores poco después de su creación en 1993 y la pusieron a nombre de la arquidiócesis, pero ahora quieren ponerla a su propio nombre.

“No contentos con robarle los huevos de oro a la gallina de los huevos, ahora quieren robarle la gallina entera, pero el Vaticano los atrapó”, dijo.

La universidad se convirtió en una fuente sustantiva de efectivo para la arquidiócesis después de que comenzó a atraer muchas admisiones de estudiantes en la década de 2000 debido a una economía en crecimiento y porque la universidad estatal del país, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, introdujo una política de admisiones más estricta.

Esto llevó a los estudiantes a universidades privadas como la Universidad Católica de Honduras, lo que resultó en “enormes flujos de dinero”, así como una menor calidad de los estudiantes, según un ex empleado de la universidad.

Visita Apostólica

La visita apostólica de 2017, que convocó a más de 50 testigos, ya había arrojado una gran mala gestión financiera en la arquidiócesis y descubrió que el personal y los sacerdotes vivían una vida de lujo, autos caros y viajes en primera clase.

También condujo a la posterior destitución de uno de los amigos y asistentes más cercanos del cardenal Rodríguez Maradiaga, el obispo Juan José Pineda Fasquelle, quien era auxiliar de la diócesis. El obispo Pineda estuvo en el centro de las denuncias de abuso sexual de seminaristas y corrupción.

Cuando se le preguntó si el Vaticano impondría restricciones al cardenal y al diácono Alvarenga en algún momento con respecto a su apropiación de la universidad, una fuente del Vaticano dijo: “Es una operación delicada. Tenemos que seguir esto muy de cerca y estamos tratando de obtener más información; no tenemos ninguna información segura y específica en este momento”.

Presionada sobre si el Vaticano permitirá que la universidad se convierta en una organización no gubernamental de desarrollo, la fuente dijo que era “muy difícil responder a esa pregunta”.

Pero la frustración del Vaticano con el cardenal Maradiaga, quien durante años ha estado vinculado al escándalo, era tangible. Al señalar que el cardenal, y por implicación no el Papa, ya había prolongado su mandato como arzobispo más allá de la edad normal de jubilación de 75 años, la fuente dijo: “Ahora es absolutamente el final, el final. Él será terminado como arzobispo. Se sabe que presentará su renuncia justo antes de cumplir 80 años”.

El cumpleaños del cardenal es el 29 de diciembre y ya se han tomado medidas para encontrar un sucesor, un proceso que, según la fuente del Vaticano, ha sido “muy difícil”.

- Advertisement -spot_img

Más Articulos

Ultimas noticias