13.4 C
Tegucigalpa
sábado, febrero 24, 2024
spot_img

La pobreza en el país se redujo de 73.6 por ciento a 64.1, es decir nueve puntos, asegura Eugenio Sosa, director del INE

spot_img

TEGUCIGALPA, HONDURAS.

El titular del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), Eugenio Sosa presentó este martes unas cifras de medición de la pobreza que reflejan una reducción del 73.6% al 64.1% a nivel nacional, la que según sus declaraciones indican que entre medio millón y 800 mil hondureños dejaron de ser pobres.

“La presidenta (Xiomara Castro) encontró el tema de pobreza en 73.6 % y nuestra medición más reciente de junio de este año 2023, está en 64.1 %, lo cual un 9 % en promedio”, declaró el funcionario, quien además es sociólogo.

Cabe señalar que, Castro tomó posesión de la presidencia del país el 26 de enero de 2022.

Al detallar el número de personas que dejaron el umbral de la pobreza, Sosa dio dos estimaciones en diferentes medios de comunicación.

“Mas o menos estamos hablando de unas 200 mil familias, podría hablar de más de medio millón de hondureños”, dijo a un medio radial, aunque en declaraciones a otra radioemisora estimó que ese 9.5 % de reducción se reflejaría en 800 mil hondureños, al usar como referencia el promedio de 4 miembros por cada familia.

Sosa detalló que la pobreza llegó a niveles extremos por el tema «de corrupción del país, la destrucción de la institucionalidad y el encierro de pandemia que llevó a la economía a -9 % y también los huracanes, todo eso se conjuntó y disparó la pobreza”.

Recuperación de la economía

No obstante,  el jefe del Departamento de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Henrry Rodríguez indicó que no se puede desconocer que la economía se ha venido recuperando después de la pandemia, destacó que esto ha ocurrido “a un ritmo muy lento, todavía no se recuperan los puestos de trabajo que se perdieron”.

Pero el director del INE apunta a que estos empleos sí se recuperaron, aseveró que “probablemente lo que ha pasado ahora es que alguna gente que no estaba en situación de pobreza, producto de la crisis entró en esa situación de pobreza, pero que tiene condiciones para buscar empleo y ha vuelto a salir”.

Sosa además acredita esta reducción de los niveles de pobreza a la reactivación de la economía y a los “miles de millones invertidos en bonos tecnológicos, transferencias condicionadas”.

Si bien Sosa afirma la recuperación de empleos y destaca los subsidios gubernamentales para controlar la inflación, reconoce que el desafío de erradicar la pobreza persiste.

Este cambio de paradigma socioeconómico trae consigo desafíos importantes.

La disminución de la pobreza representa un avance significativo, pero también pone de manifiesto la necesidad de estrategias sostenibles y políticas a largo plazo para abordar la desigualdad persistente y consolidar los logros alcanzados.

El desafío inminente radica en sostener esta tendencia positiva, garantizando un crecimiento económico inclusivo que no solo eleve los índices, sino que proporcione oportunidades y una base sólida para el bienestar general de la población hondureña.

spot_img
spot_img