HomeInternacionalBolivia, acéfala y semiparalizada tras la caída de Evo Morales

Bolivia, acéfala y semiparalizada tras la caída de Evo Morales

LA PAZ, BOLIVIA

(Spútnik) Bolivia despertó acéfala y semiparalizada, tras una noche de caos y violencia que siguió al golpe que derrocó al presidente indígena Evo Morales y el vacío emergente de la renuncia sucesiva los tres primeros en la línea de sucesión constitucional.

«Si tengo las condiciones, asumiré la Presidencia, lo haré por el país y por todos los bolivianos, pero si se decide otro camino que decidan los movimientos que llevaron adelante todo esto, también lo aceptaré», dijo la parlamentaria opositora Jeanine Áñez, segunda vicepresidenta del Senado.

Áñez saltó al primer lugar en la línea de sucesión por las renuncias del vicepresidente Álvaro García, anunciada junto con la de Morales, y de la presidenta y el primer vicepresidente del Senado, Adriana Salvatierra y Rubén Medinaceli, respectivamente, los tres del partido que salió del Gobierno.

Para una solución constitucional de la acefalía, es imprescindible la participación del Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales, que tiene más de dos tercios en ambas Cámaras de la Asamblea Legislativa Plurinacional (parlamento).

«Es una situación sin precedentes en la que el partido derrocado tiene la clave de la solución institucional, porque otra vía de sucesión sería simplemente inconstitucional», dijo a Sputnik el analista Vicente Guardia, sociólogo del centro privado de formación e investigación política Comunidad Cívica.

Áñez dijo este 11 de noviembre desde la ciudad amazónica de Trinidad que llegaría a La Paz en cuestión de horas en procura de un acuerdo que le dé el mando del país, «solamente para dictar lo necesario para llamar a elecciones transparentes», reportó la radio católica Fides.

Pero admitió que su asunción a la Presidencia no dependía solo de un acuerdo parlamentario sino de la posición del movimiento cívico nacional, conductor de las tres semanas de protestas ciudadanas que siguieron a las elecciones del 20 de octubre, ganadas por Morales según el cómputo oficial.

«Si no tengo el acompañamiento de las personas que han llevado adelante este movimiento, yo respetaré lo que digan. Si no hay las condiciones, si no se puede, pues se verá otra vía, estoy dispuesta a ceder», dijo Áñez.

Al celebrar la caída de Morales, el líder del movimiento cívico, Luis Fernando Camacho, demandó en la tarde del 10 de noviembre la renuncia de «toda la cadena de sucesión presidencial» para dar paso a una «Junta Provisional de Gobierno» que convocaría nuevas elecciones, y llamó a continuar las protestas hasta lograr ese objetivo.

Horas después, una ola de vandalismo, que los medios y vecinos en las redes sociales atribuyeron a «hordas del MAS», golpeó a varios barrios de La Paz y El Alto, donde se denunciaron ataques y quema de una docena de viviendas de líderes de la insurrección, incluida la casa del rector de la universidad pública de La Paz, Waldo Albarracín.

También se registraron saqueos a locales comerciales de la zona residencial de La Paz y un ataque incendiario que destruyó al menos 15 buses del servicio municipal de transporte a un estacionamiento.

Previamente, grupos opositores habían incendiado las casas de un ministro y tres gobernadores departamentales del partido de Morales.

A los paros cívicos en las mayoría de las ciudades bolivianas, que seguían parcialmente bloqueadas, este 11 de noviembre se sumó la paralización de casi todo el transporte urbano y de larga distancia, dispuesto según los dirigentes del sector —la mayoría afines a Morales— por razones de seguridad.

La Plaza Murillo de la capital, frente a la cual están los palacios de Gobierno y Legislativo, seguía sin protección policial y tomada por parte de los movimientos cívicos que encabezaron la insurrección.

En La Paz tampoco funcionaba la red de teleféricos, paralizada «hasta nuevo aviso» debido a «falta de garantías y el potencial riesgo de seguridad», de acuerdo con lo que explicó la empresa estatal en un comunicado.

Casi todas las vías entre La Paz y la ciudad vecina de El Alto estaban bloqueadas, secuela de las últimas manifestaciones de vecinos alteños en respaldo a Morales, mostraron canales de televisión.

Los aeropuertos internacionales estaban operando, pero con actividad reducida por cancelaciones de vuelos decididos por las aerolíneas, informó la Dirección de Aeronáutica Civil.

FOLLOW US ON:
México denuncia gol
Honduras: Anuncian f
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT