Caída en desgracia de exjefe policial fue por desarticular narcolaboratorio de Tony

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El desbaratamiento del narcolaboratorio operado por Juan Antonio Tony Hernández le costó el cargo al actual comisionado de Policía en retiro Leandro Osorio.

El hecho de haber tocado el eslabón débil de la cadena de la delincuencia organizada, fue separado hace unos años de la fuerza pública de Honduras.

El exfuncionario comentó a este periódico que luego de que procediera a desarticular el laboratorio clandestino en la comunidad de La Iguala, en el occidental departamento de Lempira, entregó los informes para que la fiscalía anticrimen y la unidad antinarcóticos del Ministerio Público procedieran con la causa y que hasta la fecha permanecen archivados.

“Hice los reportes al general (Ramón) Sabillón y al exsecretario de Seguridad Arturo Corrales. Ellos reportaron a otros superiores…la fiscalía y antinarcóticos tuvieron que dar seguimiento; no creo que procedieran y estas personas (operadores del narcolaboratorio) salieron rápido”, rememoró.

En enero de 2014, prosiguió, encontraron una plantación de marihuana y precursores para la fabricación de cocaína y amapola y detuvieron a dos colombianos Rubén Dario Pinilla y Hernán Roldan Jiménez con equipo de alta tecnología y fueron puestos a la orden de la fiscalía “pero no estuvieron ni dos meses en prisión” porque fueron liberados por una persona que en la actualidad ostenta un alto cargo.

Ese personaje “era un fiscal que estaba encargado de fiscales en esa ocasión y estaba vinculado con esa estructura que estaba en ese tiempo”, dijo y agregó que habrían conexiones políticas con la narcoactividad -y el laboratorio de La Iguala- y luego “se pudo inferir que era de Tony Hernández y posteriormente se pudo constatar que era de esa persona que está (detenida) en EE.UU.”.

“Siempre hay una conexión. Los narcotraficantes están conectados políticamente y se puede analizar por las personas que han sido extraditadas a EE.UU.”, afirmó Osorio.

Negó que haya tenido presiones para desistir de proceder contra el ilícito, por lo que hizo los informes para que los operadores de justicia continuaran con la causa y “hasta ahí llegó mi responsabilidad”.

Su caída en desgracia se originó desde ese operativo que calificó de “exitoso” ya que logró desbaratar una de las estructuras criminales que operan en Honduras.

“Nunca pude determinar (las causas) y aún me sigo preguntando del porqué no convenía que estuviera en la Policía”.

La salida del exjefe de la Dirección Nacional de Investigación Criminal “jamás tuvo argumentos” porque “estábamos trabajando de manera honesta”.

FRACASO EN SEGURIDAD. Respecto a la alta inseguridad, lamentó que el Ejecutivo “está cometiendo grandes errores al no tocar las causas” que está provocando la incidencia delictiva.

Consideró que la falta de seguridad jurídica, masivo desempleo y “que los obliga a marcharse hacia EE.UU. y no concuerda con lo que suele decir el gobierno”.

Sobre el informe emitido por una oenegé mexicana sobre la reducción de cifras de delincuencia en Honduras, dijo que no lo compartía porque ha podido observar que han aumentado los delitos y “las medidas que está tomando el gobierno son erróneas”.

“No tenemos una investigación criminal efectiva. Debemos fortalecer la ATIC, DPI y otras instancias para fortalecer la institucionalidad”, externó.

El papel que está jugando las Policía Militar, añadió, es para blindar al presidente Hernández, y manda un mal mensaje a la sociedad.

 

Related

JOIN THE DISCUSSION