HomeEditorialOpinionCampañas políticas

Campañas políticas

(Por Lenin Alfaro) A menos de cincuenta días de las elecciones estilo Honduras y los políticos aspirantes a una chamba en el gobierno, se van poniendo más inquietos y desesperados, pues por aquello de la Ley de Financiación de las Campañas Políticas, les ha tocado dejar por un lado lo de pagar en “cash” publicidad en los medios de comunicación corporativos y manipuladores de la verdad, así que se las han tenido que ver a palitos y hacer camino al andar, pero como el noventa y nueve por ciento de los “líderes” de todos los partidos en contienda, solo los motiva la posibilidad de volverse burócratas, las propuestas de gobierno solo son eslóganes ridículos y carentes de seriedad y verdad.

La realidad de nuestros “brillantes” políticos es revelada cada vez que abren la boca y así queda al descubierto el mayor secreto: son descerebrados.

Todavía y en pleno siglo XXI vemos políticos valiéndose de la ignorancia, supersticiones y miseria de las mayorías, para asegúrese el tan anhelado puesto público, porque de eso se trata todo este circo barato de las campañas políticas, energúmenos, enajenados, falsos, mentirosos, hipócritas que buscan una chamba de gobierno.

Aspirantes a diputadas que sonrientes y campantes responden erróneamente preguntas tan “mameras” como : ¿cuál es la extensión superficial de Honduras? O el caso de otra “diputable“ que queriendo hacerse pasar como gran luchadora y emprendedora, afirmó: los pobres son pobres porque son haraganes y punto.

También andan de pueblo en pueblo y de barrio en barrio matando zancudos o regalando pelotas de fútbol, otros como un candidato “revolucionario “ en La Ceiba regalando sandwiches con calendarios con su imagen o ahí mismo en la novia de Honduras, otro “alcaldable” pero del partido oficialista, repartiendo bolsas con una “mano” de guineos verdes y una librita de arroz.

¡Ay Honduras! Que cantidad de malos hijos haciéndose pasar por buenos tenes ¡Ay Honduras! Cuanto te falta por sufrir todavía.

Y en las grandes ligas vemos al “presidenciable” que ocupa la casa de gobierno, tratando de ocultar lo inocultable (ya lo publicó el New York Times) subiendo presos con uniformes color naranja en buses, para llevarlos de una prisión a otra y de vuelta a la misma y después a otra y así engañar bobos, por cierto ayer domingo vimos a este “indómito” personaje arrodillado junto a su esposa y otros tantos “extraditables” en San Pedro Sula y a decenas de sus activistas pagados con fondos públicos “expulsando demonios” del vetusto y ahora vacío presidio sampedrano.

Y todo esto pasa en frente de nosotros, como una burla, como un desprecio y seguimos siendo cómplices de esta casta política, de líderes cabezas huecas y mal intencionados, y en lugar de combatirlos, los apoyamos con el silencio cómplice primero y después con nuestro voto.

Y nunca hay que olvidar las palabras celebres de un “diputable” capitalino referentes a que el Dios Hebreo hizo el mundo en siete días y que Juan Orlando necesita otros cuatro años más para transformar Honduras.

Pan y circo en la antigua Roma, bolsas solidarias y cincuenta Lempiras a cambio del voto en plancha en la Honduras de la actualidad.

FOLLOW US ON:
Identifican a supues
Codeh solicitará qu
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT