Estás aquí
Inicio > Internacional > Canciller cubano denuncia que gobierno de Estados Unidos mantiene contra Cuba las políticas de Trump

Canciller cubano denuncia que gobierno de Estados Unidos mantiene contra Cuba las políticas de Trump

CUBA

A pesar de los efectos nocivos de esta irracional política, fuentes cercanas al presidente Biden, como la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, han dicho que un cambio de posición hacia Cuba continúa fuera de las prioridades de la política exterior del presidente de Estados Unidos.

Cuatro meses después de su llegada a la Casa Blanca, la política de bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, recrudecida hasta límites extremos por la anterior administración republicana del expresidente Donald Trump, continúa intacta y sin ninguna señal de cambio.

Tal enfoque hacia Cuba, contrasta con las ideas planteadas por la administración demócrata en materia de Derechos Humanos, liderazgo en enfrentamiento a la COVID-19 y rectificación de las políticas atroces del gobierno anterior, reconoció Bruno Rodríguez Parrilla, miembro del Buró Político del Partido y ministro de Relaciones Exteriores en un reciente tuit publicado en su cuenta oficial.

Más de 50 organizaciones instan a Biden a cambiar política con Cuba (+Video)

Como se conoce, la política de hostilidad del gobierno de Donald Trump contra Cuba registró medidas y acciones sin precedentes, de las que no escapó ninguna de las esferas de nuestra sociedad y la vida cotidiana de los ciudadanos, quienes sufrieron el impacto de ese diseño, acentuado en el contexto de la pandemia.

En total se contabilizan más de 240 medidas, que en su mayoría constituyeron acciones de recrudecimiento del bloqueo con el objetivo de asfixiar económicamente al país, subvertir el orden interno, crear una situación de ingobernabilidad y derrocar a la Revolución Cubana.

A pesar de las promesas electorales de revertir esa situación y de retomar algunas de las políticas de Obama hacia la Isla, el gobierno de Biden no ha eliminado una sola de esas medidas, las que despojan a las familias cubanas de sus relaciones normales y les imponen numerosas privaciones, además de los devastadores efectos en la economía del país.

Las disposiciones de Trump prohibieron viajes de cruceros, así como vuelos regulares y chárteres a todo el país, con excepción de La Habana, además de imposibilitar el envío de remesas mediante las firmas cubanas Fincimex y American International Services (AIS), las principales vías formales para efectuar las transacciones en la Isla.

De igual manera, Cuba no puede importar productos de cualquier país que contengan más de un 10 % de componentes estadounidenses, a la vez que el ron y tabaco de la Isla, principales rubros exportables, tienen prohibida su entrada a la nación norteña.

La persecución a las operaciones bancario-financieras de la Mayor de las Antillas escaló de forma significativa, y hay 231 empresas en la Lista de Entidades Cubanas Restringidas por el Departamento de Estado estadounidense, a la par que se tomaron otras medidas contra buques, navieras y compañías vinculadas al transporte de combustibles.

Pocos días antes de finalizar su mandato, el inquilino de la Casa Blanca dio un nuevo paso en su obstinación, al catalogar a Cuba como un supuesto estado patrocinador del terrorismo, decisión ampliamente rechazada a nivel internacional.

millones de dólares, según declaraciones de Johana Tabalada, segunda jefa de la dirección de Estados Unidos en la cancillería.

A pesar de los efectos nocivos de esta irracional política, fuentes cercanas al presidente Biden, como la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, han dicho que un cambio de posición hacia Cuba continúa fuera de las prioridades de la política exterior del presidente de Estados Unidos.

La portavoz manifestó que la política estadounidense hacia la Isla se regirá por lo que Washington denomina como apoyo a la democracia y a los derechos humanos, lo que se traduce en abierto sostén a los grupos contrarrevolucionarios que dentro y fuera de Cuba, buscan un cambio de gobierno en la Isla.

Asimismo, Juan González, asistente de Biden y director principal para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, subrayó que un acercamiento a Cuba será un proceso gradual y no se retomará la política del exmandatario Barack Obama (2009-2017).

FUENTE

Top