Estás aquí
Inicio > Internacional > Casa del Migrante denuncia ejecución de salvadoreño durante una redada en México

Casa del Migrante denuncia ejecución de salvadoreño durante una redada en México

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO

(Spútnik) Un salvadoreño fue asesinado a balazos cuando trató de escapar con su hija de ocho años de una redada de policías federales mexicanos, agentes migratorios y judiciales de Coahuila, estado fronterizo con EEUU, relató Alberto Xicoténcatl, director de la Casa del Migrante de Saltillo, capital de ese estado norteño.

«Una decena de centroamericanos con niños y adolescentes salieron de la Casa del Migrante la noche del miércoles pasado (31 de julio), a esperar el tren que va hacia la frontera con EEUU, en una estación a un kilómetro y medio del refugio, donde encontraron a más migrantes, cuando alrededor de la 8.00 de la noche llegó un operativo conjunto antimigrantes», relató el responsable de la institución, creada hace 16 años.

La redada la comenzaron agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Policía Federal, según los testimonios.

«En el momento del operativo de detención todos los migrantes comenzaron a correr; y a los pocos segundos, mientras huían, vieron llegar otras camionetas negras de hombres armados, con pasamontañas, cascos y rodilleras, que comenzaron a dispararles», prosigue el relato basado en testimonios de cuatro sobrevivientes, que escaparon y regresaron a protegerse en la Casa del Migrante.

En la redada fue detenida una mujer que logró entregar a su bebé de dos años a otros migrantes, que lo rescataron y escondieron en una tienda.

Las primeras hipótesis apuntan a que las camionetas negras pertenecen al Grupo de Operaciones Especiales de la Fiscalía de Coahuila.

Esa unidad habría realizado el ataque a balazos en el marco del operativo, estima el responsable del refugio de migrantes, que es parte de una red que integran otros 15 albergues de la franja fronteriza del norte del país.

La cancillería envió una «tarjeta informativa» a la prensa extranjera acreditada en la cual señala que «los elementos de la Policía Federal y el personal del INM no participaron en ningún operativo relacionado con estos hechos».

La oficina del canciller Marcelo Ebrard asegura que «las investigaciones y el deslinde de responsabilidades estarán a cargo de la Fiscalía General del Estado de Coahuila».

Xicoténcatl afirma que el comunicado de la cancillería es ambiguo, porque al afirmar que agentes migratorios y federales «no detonaron armas, no quiere decir que no participaron en el operativo de detención, como relatan los sobrevivientes».

Activistas de la Casa del Migrante recogieron versiones de los vecinos de la zona cercana a la estación de ferrocarril, donde cruza el tren apodado «La Bestia», cuyos techos montan los migrantes para llegar hasta Piedras Negras, fronteriza con EEUU, a unos 400 kilómetros al norte.

Los lugareños dijeron que «los hombres de las camionetas negras eran elementos de la fiscalía de Coahuila».

La fiscalía emitió su versión, según la cual los migrantes insultaron verbalmente a los judiciales, y que un indocumentado sacó un arma de fuego, «realizó disparos y los oficiales repelieron la agresión con sus armas, por lo que el agresor cae abatido».

La secretaría federal de Seguridad y Protección Ciudadana reprobó «cualquier acción fuera de la observancia de la ley, así como fuera de los protocolos de actuación, y que los migrantes no dispararon».

El director del albergue dijo a esta agencia que «la teoría que se desprende de diversos testimonios es que el Grupo de Élite de la Fiscalía hizo los disparos, y que había dos operativos con dos sentidos diferentes en marcha, en el mismo punto, uno antidrogas y otro antimigrantes».

Existe la posibilidad de que convergieran cuando toda la gente corrió, por esa razón pidió que las autoridades deslinden responsabilidades.

«Queremos que cese la cacería humana, que termine esa política, que el Gobierno federal dé un giro de timón a la persecución, que origina arbitrariedades y gestione la migración sin el uso de la fuerza, sin detenciones ni deportaciones», enfatizó Xicoténcatl.

La fiscalía dijo que tiene en su poder a un menor, que fue puesto a disposición de la Procuraduría para Niños, Niñas y la Familia de Coahuila.

La oficina permanente de la Alta Comisionada de la Organización de Naciones Unidas (ONU) expresó que «lamenta profundamente la muerte de un migrante salvadoreño ocurrida en Saltillo, Coahuila, durante un operativo realizado por agentes de la Fiscalía estatal, el INM y la Policía Federal».

Asimismo, instó «fincar responsabilidades por medio de una investigación exhaustiva e imparcial conforme a los estándares internacionales».

La oficina en México de la alta comisionada Michelle Bachelet llamó a las autoridades mexicanas a «garantizar que la política migratoria se conduzca con absoluto respeto a los derechos humanos».

Un acuerdo migratorio de México con EEUU para evitar aranceles a sus exportaciones a ese país contempla el despliegue en la frontera sur con Guatemala de 6.000 efectivos de la Guardia Nacional.

El Gobierno mexicano agregó operaciones de 15.000 guardias en su franja fronteriza norte.

La cancillería mexicana informó que las autoridades migratorias de EEUU reportaron una reducción de 39% de la cantidad de arrestos de indocumentados durante julio, gracias a las acciones antimigrantes.

Deja una respuesta

Top