Wednesday, Jul 24, 2019
HomeEditorial

(Por: Ruy Díaz, PhD) Los presos políticos son rehenes del régimen de JOH en su búsqueda por controlar al movimiento social y la virulencia con que German McNeal (sub director del Instituto Nacional Penitenciario) despotrica en su contra no es más que un indicador del odio que el régimen tiene hacia la oposición a su dictadura. Imaginamos que McNeal asumirá que los gendarmes que ingresan violentamente a centros escolares a golpear estudianes son héroes.

El tema de los presos políticos une a toda la oposición vinculada con Mel, con Salvador Nasralla, con Luis Zelaya, con la plataforma, con las antorchas y representa uno de los tópicos de cohecion en los hechos para la lucha en contra del régimen de JOH. Concientes de ello, el Comité Para La Liberación de los Presos Políticos organiza ayunos frente al Ministerio Público que concluirán con un concierto en el Parque Central de Tegcigalpa, actividades en las que participarán todos los sectores que se oponen a la dictadura.

Mientras tanto, en Puerto Rico, Ricky Martin, Daddy Yankee, René Pérez, conocido como Residente (excantante de Calle 13) generan condiciones para que ordas vandálicas, según las denomina McNeal, actúen en contra del denunciado como corrupto gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló (El confidencial, Julio 19, 2019).

Por su parte, el Dow Yones baja levemente (Expansión, Julio 20, 2019) en la semana recién pasada de 27,332 a 27,154 puntos, producto que se agudiza el problema con Irán (debido a la mutua retención de buques entre Iran e Inglaterra) a que aun no se ha dado la rebaja de los intereses de referencia de la FED y finalmente a declaraciones no alenadoras de Trump sobre la guerra comercial con China.

Trump, después de haber impuesto sanciones económicas y financieras contra Cuba, Irán, Rusia, China, Siria, Venezuela, Nicaragua y Corea del Norte; enfiló cañones contra la construcción del gasoducto Nord Stream 2  (López Blanch, Junio 29, 2019) que tiene un trazado que va desde Rusia hasta Alemania a través del Mar Báltico (en su contruccion están involucrados la empresa rusa Gazprom, las firmas de energía alemana Wintershall y Uniper, la francesa Engie y la austriaca OMV)  y contra la adopción por parte de Turquia e India del sistema ruso de defensa S-400 que ofrece intercepción supersónica de misiles de corto a largo alcance,  de aviones y bombas a altitudes de 38 km y distancias de 400 km.

El surgimiento del S-400 y la nueva arquitectura de seguridad que viene con él se conoce como “Full Spectrum Defense” y es una de las transformaciones más importantes del orden mundial. (Ehret, Junio,  27, 2019). La adhesión de India y Turquía al S-400 representa un importante punto de inflexión en la batalla internacional, actualmente en curso, entre los dos paradigmas opuestos de los asuntos globales.

En Mayo  14, 2019 recuerda López Blanch (Junio 29, 2019) un grupo de senadores propuso al menos cinco tipos de sanciones contra aquellas empresas y personas que presten servicios de seguros a los buques involucrados en la construcción del Nord Stream 2 : Negativa a expedir licencias de exportación estadounidenses; Prohibición de préstamos por un total de más de $ 10 millones  durante el año; Impedir trabajar con la deuda estatal de EEUU o fondos federales; Invalidar pagos en el área de jurisdicción de EEUU y de transacciones de propiedad, con los empleados de la empresa que viole la prohibición y finalmene Impedir la entrada a EEUU y congelación de activos bajo su jurisdicción de cualquier persona involucrada en la venta, arrendamiento, suministro o facilitación de suministro de buques para el tendido de gasoductos rusos a profundidades de 30 metros o más en el mar.

El Nord Stream 2, con una longitud de 1,220 kilómetros, se extiende por el fondo del mar Báltico, desde la localidad rusa de Víborg hasta Greifswald, extremo nordeste de Alemania. El primer tramo (Nord Stream) fue puesto en explotación en 2012 con capacidad de 27,500 millones de metros cúbicos de gas al año. El segundo ramal permitirá aumentar el tránsito del gasoducto hasta 55,000 millones de metros cúbicos y pasará por las zonas económicas territoriales finlandesas, suecas y danesas.

EEUU alega que el Nord Stream 2 aumentará la dependencia de los países europeos del gas ruso y ha buscado el apoyo de Ucrania, Letonia, Lituania y Polonia para tratar  que no continúe su construcción. No obstante, el gobierno y compañías energéticas germanas apoyan el Nord Stream 2 porque ese país (con la mayor economía de Europa) requiere un suministro constante de gas a buen precio, en tanto que se encuentra en un cambio de modelo para dejar de producir energía con carbón y energía nuclear. (López Blanch, Junio 29, 2019).

Para López Blanch, (Junio 29, 2019), el fondo de la preocupación de Washington se encuentra en el incremento de sus producciones de petróleo y gas mediante la técnica del fracking; cuya extracción es altamente dañina para el medio ambiente y las poblaciones; y quiere imponer a toda Europa la compra de gas estadounidense.

Por su parte, India y Turquía han soportando una presión inmensa de la alianza angloamericana, misma que ha estado trabajando desde 2007 en la construcción de una vasta infraestructura militar alrededor de Rusia, bajo la doctrina utópica de “Dominio de espectro completo” o creencia que una guerra nuclear se puede ganar con un primer monopolio de ataque. En tanto que Turquia compró el sistema de defensa S-400 EEUU suspendió la venda a ese país de aviones F-35. (EFE, Julio 18, 2019)

Este escudo de misiles norteamericano comenzó a atacar el flanco del Pacífico Sur de China y Rusia en 2011 cuando Obama reveló la rama militar del “Pivot para Asia” anti-chino. Sin embargo, para Ehret (Junio 27, 2019) al Turquía (que estaba destinada a participar en el cerco de Rusia y China) adoptar el sistema de radar / misiles defensivos de próxima generación S-400 de Rusia, toda la fórmula para el dominio unipolar se rompió.

Turquía recibió un simple ultimátum: acepte el plan de guerra anti-Rusia / anti-China para el Dominio del Espectro Completo como miembro leal de la OTAN y se garantizarán ciertas recompensas. (Ehret, Junio 27, 2019). No obstante, con la entrada de Rusia a Siria en Septiembre,  2019, todo cambió. En dos meses, Turquía se encontró en medio de una posible guerra nuclear entre la OTAN y Rusia después de que derribara un avión de combate ruso, asesinara a su piloto y mentía a los británicos (que luego presidían el Consejo de Seguridad de la ONU) y a la comunidad internacional asegurando que la aeronave rusa invadió el espacio aéreo soberano de Turquía.

Para Ehret (Junio 27, 2019) la tensión causada por esta confrontación militar no solo llevó al mundo extremadamente cerca de una guerra nuclear, sino que resultó en una bofetada de realidad para Erdogen, quien comenzó su largo camino hacia el arrepentimiento al escribir una carta de disculpa pública para Rusia en Junio 27, 2016. Esta carta era demasiado para ciertos traficantes de guerra en el oeste.

Finalmente, es posible concluir que el contexto internacional en el que se desenvuelve el Imperialismo Norteamericano (principal soporte del régimen de JOH) tiene aspectos delicados y no le es del todo favorable. Situación similar se puede afirmar del contexto interno en el que se desenvuelve el dictador hondureño. Desgraciadamente, mientras se esfuerza por sobrevivir, el principal peso de la represión del régimen recae sobre los presos políticos.

Referencias

EFE (Julio 18, 2019). EE.UU. suspende la venta de cazas F-35 a Turquía por comprar misiles a Rusia. Disponible en https://www.lavanguardia.com/internacional/20190717/463568239264/venta-cazas-f35-eeuu-suspension-turquia.html. Visita (Julio 19, 2019).

Ehret,  Matthew (Junio  27, 2019). El abrazo indio-turco del S400 de Rusia como un cambio a la nueva ruta de la seda. Disponible en https://kenzocaspi.wordpress.com/2019/06/27/el-abrazo-indio-turco-del-s400-de-rusia-como-un-cambio-a-la-nueva-ruta-de-la-seda/. Visita (Julio 18, 2019).

El confidencial (Julio 19, 2019). De Daddy Yankee a Bad Bunny: la rebelión de los reguetoneros sacude Puerto Rico.  Disponible en https://www.elconfidencial.com/mundo/2019-07-19/la-revolucion-de-los-reguetoneros-ricky-martin-y-bad-bunny-se-unen-a-las-protestas-en-puerto-rico_2132887/. Visita (Julio 20, 2019)

Expansión (Julio 20, 2019). Mercados. Disponible en http://www.expansion.com/mercados/cotizaciones/indices/dowjones_I.NY.html. Visita (Julio 20, 2019).

López Blanch, Hedelberto (Junio 29, 2019). El Nord Stream 2 y las sanciones imperiales. Disponible en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=257731&titular=el-%3Ci%3Enord-stream-2%3C/i%3E-y-las-sanciones-imperiales-. Visita (Julio 19, 2019)

(Por Edmundo Orellana) Lo que ocurre en el Congreso Nacional es una manifestación de la cultura hondureña del siglo xxi. Son nuestros representantes porque son expresión auténtica nuestra. El desenfreno verbal soez, es la cualidad más sobresaliente de nuestros representantes porque coloquialmente el hondureño es proclive a ese lenguaje. No nos extrañe, pues, escuchar una voz femenina que, imponiéndose a una ruidosa bronca en una turbulenta sesión del Congreso, vocifera vulgaridades como si se dirigiese a su esposo, hermano o vecino. Patética expresión de la decadencia de nuestra sociedad.

Quien lo dude que le de una probadita a las redes. Entre, estimado lector, a Facebook, Twitter y demás, y repare en el lenguaje usado y los temas que preocupan a los usuarios de estas redes. Nada que envidiarle a la jerga de los diputados hondureños, que no hacen más que repetir lo que sus representados, seguramente, les dicen, justificadamente, por supuesto, ya que este es uno de los peores congresos de la historia. Atrás- con la sensación de que se pierde en la oscuridad de los tiempos- quedaron aquellos ejemplos de elocuencia culta, elegante, seductora y convincente que tanto nos enorgullecen y engalanan nuestra historia parlamentaria, como Ramon Villeda Morales, Modesto Rodas Alvarado, Abraham Williams Calderón, Oscar Flores, Pedro Pineda Madrid, entre otros, y cuyas piezas oratorias todavía vibran desde las actas legislativas del periodo 57-63.

Tampoco es de espantarse por las tumultuosas sesiones que protagonizan nuestros diputados, porque ese es el comportamiento social del hondureño. Adonde vamos nos distinguimos por el desorden que provocamos, prueba de ello es nuestro comportamiento en los estadios, en los conciertos y en cualquier evento multitudinario, nacional o internacional. En el pasado también hubo ejemplos de sesiones legislativas tumultuarias. La diferencia radica en que las contemporáneas son incontinencias imperiosas de vulgaridad extrema para exigir cuotas de poder, mientras las del pasado fueron reacciones de dignidad republicana a los ataques de gobiernos despóticos y protagonizadas por repúblicos en defensa de la democracia humillada, como el caso del fundador del PL, Dr. Policarpo Bonilla, apresado en plena sesión del Congreso Nacional por sus filípicas en contra del dictador de turno, por cierto, el fundador del PN.

Habrá quien reproche estos comentarios, considerándolos injustos porque no se ve en ese espejo que refleja nuestra realidad. Si ese es el caso, usted forma parte de los que constituyen la excepción. No se olvide que toda regla tiene su excepción.

Lo que debe sorprendernos y hasta repugnarnos es lo que no hacen y es su deber hacer, cumplir con su función de legislar. Mientras unos provocan la molotera para que les satisfagan sus caprichos, otros la aprovechan, emitiendo leyes en medio del bochinche, para satisfacer los suyos. Nadie, sin embargo, presenta iniciativas encaminadas a atender los problemas que enfrenta el país, que son muchos y de gravedad extrema.

La deportación masiva de hondureños ordenada por el orate de Trump pronto se convertirá, en el país, en una tragedia humanitaria y no forma parte de la agenda legislativa; tampoco preocupa a los “Honorables Diputados” la precariedad criminal en la que se prestan los servicios de salud y educación que motiva los reclamos de los gremios docente y médico, ni la deplorable situación de los pueblos cuyos recursos son saqueados y explotados irracionalmente; igualmente, el desempleo masivo, la pobreza extrema, la desenfrenada corrupción, el narcotráfico, la captura de los espacios urbanos por las maras, la represión política y un largo etc. de urgencias.

Estos vacíos en la agenda legislativa son los que debemos repudiar y condenar enérgicamente. Lo demás es circo, para distraer al que llora la muerte de su ser querido por el crimen organizado, al que cierra su negocio por no satisfacer la voracidad de los extorsionadores, al que huye por no encontrar futuro en el país, ha sido expulsado de su colonia o barrio por las maras o está amenazado de muerte por el crimen, al profesional universitario que no logra insertarse en el mercado laboral y a los desesperados porque su país ha sido capturado por las redes de corrupción coludidas con el crimen organizado.

De todas estas movilizaciones, la legislativa es la única que controla efectivamente el gobierno. Le conviene, entonces, que continúe indefinidamente mientras la movilización popular siga en las calles, porque los reclamos de éstos no pueden ser satisfechos, como los de aquellos, con acuerdos concertados en secreto, reconociendo privilegios, compartiendo espacios de poder y concediendo chambas o subsidios.

La movilización popular debe seguir al margen de lo que ocurra en el legislativo para que sus reclamos se escuchen e impongan por sobre el vulgar espectáculo que nos ofrecen los legisladores. Por eso, debemos seguir diciendo sin vacilaciones: ¡BASTA YA!

Y usted, distinguido lector, ¿ya se decidió por el ¡BASTA YA!?

(Por Víctor Meza) Así, de una manera genérica y global, hablamos de “repatriados” para referirnos a los miles de compatriotas que son retornados, a veces en forma voluntaria, aunque generalmente forzosa, al territorio nacional, una vez que han fracasado en su aventura migratoria, buscando mejores oportunidades de vida para ellos y los suyos.

Son los compatriotas que regresan a la patria que los recibe, pero no los acoge, la tierra que les resulta familiar, pero que saben ajena. Son los retornados, los que regresan. Sobre sus hombros traen una carga de frustración e impotencia, una incómoda sensación de fracaso, el ácido sabor de la derrota. Muchos de ellos solo piensan en volver a intentarlo, regresar de nuevo por la peligrosa ruta migratoria para probar suerte otra vez, intentarlo por segunda, tercera o cuarta ocasión, hasta que la suerte les acompañe y puedan lograr su objetivo principal e inmediato: entrar al territorio de los Estados Unidos.

En las dos últimas décadas del siglo pasado, cuando empezaban a florecer los estudios académicos sobre el fenómeno de la migración regional, era muy común centrar el énfasis en los migrantes nacionales que se iban y, un poco menos, en los migrantes extranjeros que pasaban por nuestros territorios. Casi nadie pensaba o se acordaba de los migrantes que regresaban, los que ahora llamamos “repatriados”.

Ellos estaban ausentes, invisibles, como si no existieran, como si fueran una masa gelatinosa de fantasmas que llegaban a los puntos aduaneros terrestres para luego esfumarse, retornando a sus comunidades de origen o refugiándose en el peligroso e incierto mundo de la marginalidad urbana. En la medida que los flujos migratorios aumentaban, al mismo ritmo que se intensificaba la convulsión política y militar en la región centroamericana, se incrementaba también el número de los repatriados y, por lo mismo, cada vez era más evidente su silenciosa presencia y la urgencia social de convertirlos también en actores claves del drama migratorio.

De esa forma, los repatriados pasaron a convertirse en migrantes retornados, en actores vitales en el escenario de la creciente migración regional hacia el norte. Hoy nadie puede ni debe ignorarlos. Cada día son centenares los compatriotas que llegan a los aeropuertos de San Pedro Sula y Tegucigalpa en calidad de repatriados. Al final del año suman miles, sin olvidar que otros tantos, los que llegan por tierra, no son registrados en las bases de datos con el rigor y profesionalismo que requiere la estadística confiable. Entre más suman los que se van a diario, mayor es el número de los que regresan con el fracaso a cuestas.

Algunos vuelven a sus aldeas y caseríos, a los municipios rurales de donde la mayoría ha salido. Retornan con cierta pena, temerosos de sufrir la burla o el reclamo de los que no se han ido, contentos o apenados al volver a ver a sus seres queridos. Son la imagen del fracaso momentáneo, la estampa del desencanto y la frustración. A pesar de la dimensión del fenómeno, el país carece de una política migratoria adecuada. A lo sumo existen algunos documentos oficiales que se limitan a desaconsejar la migración o a informar sobre los riesgos de la travesía.

Ha habido políticos que, entre sus promesas de gobierno, ofrecían la enseñanza del inglés a los migrantes para que pudieran encontrar mejor y más fácil empleo en tierras norteamericanas. Las élites políticas y empresariales han visto la migración como si fuera una solución y no un problema, una vía de escape de la presión social y una fuente segura de divisas a montones.

Las estadísticas oficiales, siempre ansiosas por maquillar los hechos, celebran una supuesta reducción de la pobreza, sin saber que son los pobres los que se reducen cada vez que se marchan al extranjero. No hay menos pobreza, pero sí hay menos pobres, reconvertidos de pronto en emigrantes.

De alguna manera, la historia de los emigrantes fracasados, reciclados como repatriados involuntarios, reproduce con matices siniestros la historia de la nación entera, una cadena de sueños inconclusos, de reformas a medias, de titánicas empresas nunca terminadas, una espiral invertida de tropiezos y frustraciones. “Es un pino errabundo el emigrado”, escribió una vez el poeta Jacobo Cárcamo mientras sufría en México el desarraigo doloroso del emigrante.